Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Oraciones » A Jesús »
A Jesús

Oración del alma desamparada

Publicado 2010/03/01
Autor : Santa Bernadette Soubirous

¡Oh Jesús!, luz de mi alma, iluminad mis ojos interiores en el tiempo de la tribulación; y ya que me es útil sufrir, no tengáis en cuenta mis temores ni mi flaqueza.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

 

 
1.jpg

“Cristo caído con la cruz a cuestas” -
Iglesia de San Ginés, Madrid

Oh Jesús!, desolado y a la vez refugio de las almas desoladas. Vuestro amor me enseña que es de vuestros abandonos de donde debo sacar las fuerzas que necesito para soportar los míos. Estoy persuadida de que el abandono más temible en el que pudiera caer sería no participar del vuestro. Pero como Vos me disteis la vida con vuestra muerte, y me librasteis, por vuestros sufrimientos, de aquellos que me eran debidos, también merecisteis, por vuestro desamparo, que el Padre celestial no me desamparase y que nunca estuviese más cerca de mí, por su misericordia, que cuando estoy más unida (a Vos) por la desolación.

Santa Bernadette Soubirous

¡Oh Jesús!, luz de mi alma, iluminad mis ojos interiores en el tiempo de la tribulación; y ya que me es útil sufrir, no tengáis en cuenta mis temores ni mi flaqueza.

Os conjuro, ¡oh Dios mío!, por vuestros desamparos, no que no me aflijáis, sino que no me abandonéis en la aflicción, que me enseñéis a buscaros en ella como mi único consolador, que sustentéis en ella mi Fe, que en ella fortifiquéis mi esperanza, que purifiquéis en ella mi amor; concededme la gracia de reconocer en ella vuestra mano, y de no desear en ella otro consolador sino Vos.

Humilladme cuanto queráis, y consoladme solamente a fin de que pueda sufrir y perseverar hasta la muerte en el sufrimiento. Ya que las gracias que os pido son fruto de vuestros desamparos, haced que su virtud se manifieste en mi flaqueza, y glorificaos en mi miseria, ¡oh Jesús mío!, único refugio de mi alma.

¡Oh Madre Santísima de mi Jesús, que visteis y sentisteis la extrema desolación de vuestro querido Hijo, asistidme en el tiempo de la mía!

Y vosotros, santos del Paraíso, que pasasteis por esta probación, tened compasión de aquellos que sufren y obtenedme la gracia de ser fiel hasta la muerte. ²

 

(Extraída del libro Bernadette Soubirous , del P. André Ravier. São Paulo: Loyola, 1985, p. 81-82)

 

Su voto :
0
Resultado :
3.7
- Votos : 7

Artículos Recomendados

Obispo en Ecuador deja todo para ser monje

Mons. Lorenzo Voltolini, de origen italiano, estará retirado en vida contemplativa en el Monasterio Trapense de Santa María del Paraíso en Salcedo. ...Más

Cristo Pantocrátor

De todas las enseñanzas del Divino Maestro, en el Sermón de la Montaña, la más sublime fue el Padre Nuestro, llamada oración dominical, o sea, del Señor...Más

"Con Jesús Niño a la Misión": proyecto misionero para niños que ponen en marcha en España

Se trata de una iniciativa cuatrienal que propone una nueva forma de enseñar a los niños a ser amigos de Jesús, siguiendo el ejemplo de los misioneros....Más

Propuesta de ley para reintroducir cruces en lugares públicos

Propuesta de ley para reintroducir cruces en lugares públicos...Más

2018-09-15 - Evangelio según San Juan 19,25-27

Pero yo confío en ti, Señor, te digo: "Tú eres mi Dios." En tus manos están mis azares: líbrame de los enemigos que me persiguen....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.