Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » La Palabra de los Pastores »
La Palabra de los Pastores

Dos objeciones reiteradas al celibato sacerdotal

Publicado 2011/07/25
Autor : Cardenal Mauro Piacenza

No debemos dejarnos condicionar o intimidar por quien no comprende el celibato sacerdotal. Al contrario, debemos recuperar la motivada conciencia de que es un desafío a la mentalidad del mundo.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share
 

Residuo preconciliar y mera ley eclesiástica. Éstas son, en definitiva, las principales y más dañinas objeciones que vuelven a aflorar al renovarse periódicamente el debate sobre el celibato sacerdotal. Y, sin embargo, nada de esto tiene fundamento real, tanto si se miran los documentos del Concilio Vaticano II, como si se consulta el magisterio pontificio. El celibato es un don del Señor que el sacerdote está llamado a acoger libremente y a vivir en plenitud.

1.jpg
Cardenal Mauro Piacenza.

Prefecto de la Congregación para
el Clero.
Radical continuidad entre el Magisterio pre y post conciliar

De hecho, si se examinan los textos, se nota ante todo la radical continuidad entre el Magisterio anterior al Concilio y el Magisterio sucesivo.

Aun con énfasis a veces sensiblemente diferentes, la enseñanza papal de los últimos decenios, desde Pío XI hasta Benedicto XVI, concuerda en fundar el celibato en la realidad teológica del sacerdocio ministerial, en la configuración ontológica y sacramental con el Señor, en la participación en su único sacerdocio y en la imitatio Christi que implica. Así pues, sólo una incorrecta hermenéutica de los textos del Vaticano II —comenzando por el decreto Presbyterorum ordinis — podría inducir a ver en el celibato un residuo del pasado del que conviene liberarse. Y esa posición, además de ser errónea desde el punto de vista histórico, teológico y doctrinal, también es perjudicial bajo el aspecto espiritual, pastoral, misionero y vocacional.

Exigencia intrínseca de la configuración con Cristo

A la luz del Magisterio pontificio es preciso superar también la reducción del celibato, muy generalizada en algunos ambientes, a mera ley eclesiástica. En efecto, el celibato es una ley sólo porque es una exigencia intrínseca del sacerdocio y de la configuración con Cristo que el sacramento del Orden determina.

En ese sentido, la formación para el celibato, además de cualquier otro aspecto humano y espiritual, debe incluir una sólida dimensión doctrinal, pues no se puede vivir aquello cuya razón no se comprende.

Precioso don dado por Dios a su Iglesia

En cualquier caso, el debate sobre el celibato, que se vuelve a encender periódicamente a lo largo de los siglos, ciertamente no favorece la serenidad de las generaciones jóvenes para comprender un dato tan decisivo de la vida sacerdotal. Juan Pablo II en la Pastores dabo vobis (n. 29), refiriendo el voto de la asamblea sinodal, afirma: “El Sínodo no quiere dejar ninguna duda en la mente de nadie sobre la firme voluntad de la Iglesia de mantener la ley que exige el celibato libremente escogido y perpetuo para los candidatos a la ordenación sacerdotal en el rito latino. El Sínodo solicita que el celibato sea presentado y explicado en su plena riqueza bíblica, teológica y espiritual, como precioso don dado por Dios a su Iglesia y como signo del Reino que no es de este mundo, signo también del amor de Dios a este mundo, y del amor indiviso del sacerdote a Dios y al Pueblo de Dios”.

No podemos rebajar el nivel de la propuesta de fe

El celibato es cuestión de radicalidad evangélica. Pobreza, castidad y obediencia no son consejos reservados de modo exclusivo a los religiosos.

Son virtudes que es preciso vivir con intensa pasión misionera. No podemos rebajar el nivel de la formación y, de hecho, de la propuesta de fe. No podemos defraudar al pueblo santo de Dios, que espera pastores santos como el Cura de Ars. Debemos ser radicales en el seguimiento de Cristo sin temer que disminuya el número de los clérigos. De hecho, ese número disminuye cuando baja la temperatura de la fe, porque las vocaciones son “asunto” divino y no humano. Siguen la lógica divina, que es necedad ante los ojos humanos.

Algunos de los caminos más eficaces para superar la secularización

Obviamente, soy consciente de que en un mundo secularizado resulta cada vez más difícil comprender las razones del celibato. Pero debemos tener la valentía, como Iglesia, de preguntarnos si queremos resignarnos a semejante situación, aceptando como ineludible la progresiva secularización de las sociedades y de las culturas, o si estamos dispuestos a una obra de nueva evangelización profunda y real, al servicio del Evangelio y, por eso, de la verdad sobre el hombre.

En este sentido, creo que el motivado apoyo al celibato y su adecuada valorización en la Iglesia y en el mundo pueden constituir algunos de los caminos más eficaces para superar la secularización.

2.jpg
“El celibato es una exigencia intrínseca del sacerdocio y de la configuración con Cristo que el sacramento del Orden determina”.

Ordenación sacerdotal en el altar de la Cátedra de San Pedro, 9/10/2010.

Centralidad de la dimensión ontológica y sacramental

La raíz teológica del celibato, por consiguiente, ha de buscarse en la nueva identidad que se da a quien recibe el sacramento del Orden. La centralidad de la dimensión ontológica y sacramental, y la consiguiente dimensión eucarística estructural del sacerdocio, representan los ámbitos de comprensión, desarrollo y fidelidad existencial al celibato. La cuestión, entonces, atañe a la calidad de la fe. Una comunidad que no tuviera en gran estima el celibato, ¿qué espera del Reino o qué tensión eucarística podría vivir?

Así pues, no debemos dejarnos condicionar o intimidar por quien no comprende el celibato y quisiera modificar la disciplina eclesiástica, al menos abriendo brechas. Al contrario, debemos recuperar la motivada conciencia de que nuestro celibato es un desafío a la mentalidad del mundo, pues pone en crisis su laicismo y su agnosticismo, y grita a lo largo de los siglos que Dios existe y está presente.

 

(L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 27/3/2011)

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

2017-10-16 - Evangelio según San Lucas 11,29-32

Los confines de la tierra han contemplado el triunfo de nuestro Dios. Aclame al Señor toda la tierra, prorrumpan en cantos jubilosos....Más

2017-10-15 - Evangelio según San Mateo 22,1-14

Tu bondad y tu gracia me acompañan a lo largo de mi vida; y habitaré en la Casa del Señor, por muy largo tiempo....Más

Papa renovó el ministerio de los "Misioneros de la Misericordia"

El Pontífice ha valorado los frutos espirituales del ministerio de estos misioneros para la renovación del decreto...Más

Buscan en Perú 20 mil jóvenes voluntarios para que sean la "Guardia del Papa"

La visita apostólica del Papa Francisco a Perú ocurrirá del 18 al 21 de enero del próximo año. "Unidos por la esperanza" será su tema....Más

En el Centenario de Fátima, recen el rosario por la paz en el mundo, pide el Papa

Como se recuerda, en las apariciones la Virgen siempre recomendaba la recitación diaria del Santo Rosario...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.