Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » El Rosario » Meditaciones del Rosario » Misterios Dolorosos »
Misterios Dolorosos

En el segundo Misterio Doloroso contemplamos la Sangrienta Flagelación de Jesús

Publicado 2009/03/20
Autor : Mons. João Clá – Libro el Rosario la Oración de la Paz

Pilatos entró al pretorio, llamo a Jesús y le preguntó: eres tú el rey de los judíos? Jesús le respondió: Dices esto por ti mismo, o fueron otros los que te lo han dicho?

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

2MisterioDoloroso.jpg

 

En este misterio Pilatos manda a flagelar a Jesús por temor a las autoridades judías. Esta es la actitud frecuente de todos los que buscan una posición neutra entre el bien y el mal: en situaciones críticas prefieren de cierta manera sacrificar algo del bien, en busca de un ablandamiento del mal. Como Pilatos no encontró crimen alguno en Jesús, lo mandó flagelar.

Por este Misterio, pidamos la intercesión de la Santísima Virgen para obtener la gracia de siempre atender con entusiasmo y perfección a los llamados de Dios, a fin de no seguir jamás el ejemplo de Pilatos, mandando flagelar a Jesús.

 

(Pausa para meditación)

 

Padre Nuestro, 10 Ave Marías, Gloria, Oh Jesús mío...

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

2018-07-19 - Evangelio según San Mateo 11,28-30

Las naciones temerán tu Nombre, Señor, y los reyes de la tierra se rendirán ante tu gloria: cuando el Señor reedifique a Sión y aparezca glorioso en medio de ella; cuando acepte la oración del desvalido y no desprecie su plegaria....Más

2018-07-18 - Evangelio según San Mateo 11,25-27

¡Entiendan, los más necios del pueblo! y ustedes, insensatos, ¿cuándo recapacitarán?...Más

2018-07-17 - Evangelio según San Mateo 11,20-24

El Señor es grande y digno de alabanza, en la Ciudad de nuestro Dios. Su santa Montaña, la altura más hermosa, es la alegría de toda la tierra....Más

2018-07-16 - Evangelio según San Mateo 10,34-42.11,1

El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí. ...Más

Admirar todo cuanto es santo, noble y elevado

En el Sermón de la Montaña, Nuestro Señor no habló apenas para los judíos de aquella época, sino a los hombres de todos los tiempos...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.