Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Oraciones » Vía Crucis »
Vía Crucis

IV Estación - Encuentro de Jesús con su Madre

Publicado 2009/04/20
Autor : Mons. João Scognamiglio Clá Dias

¡Oh vosotros cuantos pasáis por este camino! Atended y considerad si hay dolor como el dolor mío.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

V/. Nosotros os adoramos, oh Cristo, y os bendecimos.

R/. que por vuestra santa cruz redimisteis al mundo.

Lectura:

Y Simeón los bendijo, y dijo a María, su madre: “Éste está destinado para ruina y resurrección de muchos en Israel, para signo de contradicción. Y una espada ViaCrucis5.jpgatravesará tu propia alma. Para que se descubran los pensamientos de muchos corazones. (Lc. 2, 34-35).

¡Oh vosotros cuantos pasáis por este camino! Atended y considerad si hay dolor como el dolor mío. (Lam. 1, 12).

Meditación: 

“Su Madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón” (Lc, 2, 51). Debía Ella recordarse con exactitud de las palabras del arcángel San Gabriel durante la Anunciación: “Él será grande y se llamará Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre. Reinará en la casa de Jacob por los siglos y su reinado no tendrá fin (Lc. 1, 32-33).

“¿Pero cómo serían ese trono y ese reino –debería pensar Ella- si mi Hijo es una sola llaga de la cabeza a los pies, sin fuerzas bajo el peso de la cruz?”

María, por su sabiduría, conocía perfectamente la inmensa gravedad del pecado. ¿Pero sería necesario llevar las cosas hasta ese punto? ¿Quién podría imaginar escena más trágica? Una espada de dolor penetró su alma purísima y allí depositó un sufrimiento lancinante.
(Breve pausa para reflexión)

Oración:

Oh Virgen Dolorosa, perdón. Perdón por la gran culpa que tengo en este paso de la Pasión. Reconozco mis faltas y os agradezco por haberos asociado a los tormentos de vuestro divino Hijo para redimirme. ¡Oh Celestial corredentora, invoco ese sagrado cambio de miradas entre Madre e Hijo, en circunstancias tan dramáticas, para implorar perdón. Sumando el amor de todos los ángeles y santos hasta el fin del mundo, en nada se compararía al amor de un Dios a su Madre, o el de la Madre a su Hijo Dios. Bastaría esa relación de miradas para restaurar mi inocencia perdida. Es el momento, ¡oh María Santísima: restauradme en mi inocencia!

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

V/. Sagrado Corazón de Jesús, víctima de los pecadores,

R/. Ten piedad de nosotros.

V/. Que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios descansen en paz.

R/. Amen.

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

2018-02-18 - Evangelio según San Marcos 1,12-15

El Señor es bondadoso y recto: por eso muestra el camino a los extraviados; él guía a los humildes para que obren rectamente y enseña su camino a los pobres....Más

2018-02-17 - Evangelio según San Lucas 5,27-32

Tú eres mi Dios: ten piedad de mí, Señor, porque te invoco todo el día; reconforta el ánimo de tu servidor, porque a ti, Señor, elevo mi alma....Más

2018-02-16 - Evangelio según San Mateo 9,14-15

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado!...Más

2018-02-15 - Evangelio según San Lucas 9,22-25

"El Hijo del hombre, les dijo, debe sufrir mucho, ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser condenado a muerte y resucitar al tercer día"....Más

2018-02-14 - Evangelio según San Mateo 6,1-6.16-18

Contra ti, contra ti sólo pequé Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.