Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Oraciones » Vía Crucis »
Vía Crucis

VII Estación - Jesús cae por la segunda vez

Publicado 2009/04/17
Autor : Mons. João Scognamiglio Clá Dias

Fue ofrecido en sacrificio porque Él mismo lo quiso; y no abrió su boca para quejarse; conducido será a la muerte sin resistencia.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

V/. Nosotros os adoramos, o Cristo, y os bendecimos

R/. Que por vuestra Santa Cruz redimisteis el mundo.

Lectura:

ViaCrucis8.jpgComo ovejas descarriadas hemos sido todos nosotros: cada cual se desvió de la senda del Señor para seguir su propio camino, y a Él solo le ha cargado el Señor sobre las espaldas las iniquidades de todos nosotros.

Fue ofrecido en sacrificio porque Él mismo lo quiso; y no abrió su boca para quejarse; conducido será a la muerte sin resistencia suya, como va la oveja al matadero; y guardará silencio, sin abrir siquiera su boca, como el corderito que está mudo delante del que lo esquila. (Is. 53, 6-7).

El Señor afirma los pasos del hombre, y aprueba su camino; aunque cayere, no queda postrado, porque el Señor sostiene su mano. (Sal. 36, 23-24)

Meditación:

Nada le pasa a Jesús sin un profundo significado. Todo en Él es simbólico y tiene su razón de ser. Esa segunda caída acentúa aún más la noción de cuánto pesan, sobre sus sagrados hombros nuestros pecados. Sus fuerzas se van debilitando a cada paso y, a pesar del auxilio del Cirineo, la cruz se vuelve cada vez más aplastante. Al caer por segunda vez en aquellas circunstancias, ¿quién no se quedaría en el suelo? Habría llegado la oportunidad para desistir. ¡Cómo eran suaves aquellas piedras del camino en comparación con los sufrimientos que vendrían más adelante!

Quiso además Jesús, mostrarnos cuál debe ser la extensión de nuestra confianza, por más que recaigamos en nuestras faltas. El Salvador está siempre dispuesto a perdonarnos y para esto es fundamental nunca desanimar. Habiendo Él asumido nuestras culpas nunca dejará de reerguirnos. Dudar de la infinita misericordia de Dios, tan deseoso de perdonarnos y de salvarnos, es una ofensa peor aún que el propio pecado, según lo enseña san Agustín.
(Breve pausa para reflexión)

Oración:

Una segunda caída, ¡Oh Jesús! Veo bien cuan to os pesan mis crímenes. Las piedras del camino son menos duras que mi corazón. Seguramente ellas os prestaron algún apoyo en esta aflicción. Si ellas fuesen dotadas de inteligencia y voluntad, comenzarían a sollozar de compasión al acompañar de cerca vuestros pasos.

¡Ah, Señor Jesús!, ¡compadeceos de mi pobre alma! Tocadla con vuestra gracia, concediéndole una viva experiencia de vuestro dolor. ¡Que yo jamás me deje llevar por el desánimo.

Por los méritos infinitos de vuestra segunda caída, confirmadme en vuestra gracia; por la intercesión de María Santísima yo os lo imploro.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

V/. Sagrado Corazón de Jesús, víctima de los pecadores,

R/. Ten piedad de nosotros.

V/. Que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios descansen en paz.

R/. Amen.

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

El deseo de todos los Pontífices: Jesucristo, Rey del Universo

El recordado Papa Pío XI, a inicios de su Pontificado (1922-1939), analizaba en su primera Encíclica las causas de las supremas calamidades que abrumaban y afligían al género humano......Más

Cardenal Cañizares exhorta a orar por el don de la lluvia

El llamado del Arzobispo de Valencia es en repuesta a la fuerte sequía que en los últimos meses ha afectado diversas zonas de España, entre ella la Comunidad de Valencia. ...Más

Panameños se unirán en Jornada de Oración por la Patria

La iniciativa es animada por la Arquidiócesis de Panamá con ocasión del mes de las fiestas patrias. La jornada tendrá lugar a las 3:00 de la tarde del jueves 23 de noviembre....Más

2017-11-22 - Evangelio según San Lucas 19,11-28

Señor, escucha mi apelación, atiende a mis clamores, presta oído a mi súplica, que en mis labios no hay engaño....Más

2017-11-21 - Evangelio según San Lucas 19,1-10

Pero tú, Señor, eres mi escudo y mi gloria, tú mantienes alta mi cabeza. Si grito invocando al Señor, él me escucha desde su monte santo....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.