Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Espiritualidad » Evangelio » Comentario al Evangelio »
Comentario al Evangelio

Incluso en la hora de la aparente derrota, el Sumo Bien siempre vence

Publicado 2013/04/01
Autor : Mons. João Scognamiglio Clá Dias, EP

A las alabanzas de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén le siguieron enseguida los dolores de la Pasión. ¿Cómo explicar esta paradoja?

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Entrada triunfal del Señor

En aquel tiempo 28 Jesús caminaba delante de sus discípulos, subiendo hacia Jerusalén. 29 Al acercarse a Betfagé y Betania, junto al monte llamado de los Olivos, mandó a dos discípulos, 30 diciéndoles: “Id a la aldea de enfrente; al entrar en ella, encontraréis un pollino atado, que nadie ha montado nunca. Desatadlo y traedlo. 31 Y si alguien os pregunta: ‘¿Por qué lo desatáis?', le diréis así: ‘El Señor lo necesita'”. 32 Fueron, pues, los enviados y lo encontraron como les había dicho. 33 Mientras desataban el pollino, los dueños les dijeron: “¿Por qué desatáis el pollino?” 34 Ellos dijeron: “El Señor lo necesita”. 35 Se lo llevaron a Jesús y, después de poner sus mantos sobre el pollino, ayudaron a Jesús a montar sobre él. 36 Mientras Él iba avanzando, extendían sus mantos por el camino. 37 Y, cuando se acercaba ya a la bajada del Monte de los Olivos, la multitud de los discípulos, llenos de alegría, comenzaron a alabar a Dios a grandes voces por todos los milagros que habían visto, 38 diciendo: “¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor! Paz en el Cielo y gloria en las alturas”. 39 Algunos fariseos de entre la gente le dijeron: “Maestro, reprende a tus discípulos”. 40 Y respondiendo, dijo: “Os digo que, si éstos callan, gritarán las piedras” (Lc 19, 28-40).

A las alabanzas de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén le siguieron enseguida los dolores de la Pasión. ¿Cómo explicar esta paradoja?

Mons. João Scognamiglio Clá Dias, EPMons. João Scognamiglio Clá Dias, EP

I - La inexorable lucha entre el bien y el mal

Remontémonos con la imaginación hasta la eternidad, cuando todavía no existía el tiempo, porque Dios no había creado aún el universo. Tenía ante sí la posibilidad de crear infinitos mundos diferentes a éste en que vivimos, pero por libre elección de su voluntad no quiso hacerlo. 1 Muchos de ellos, a nuestros ojos de meras criaturas, podrían haber sido mejores al existente, tal vez alguno sin pecado y sin luchas...

Sin embargo, ¿qué creó Dios? Un universo cuyas criaturas son buenas y el conjunto de ellas es “muy bueno” (Gn 1, 31). Desde el principio, no obstante, todo este bien creado empezó a coexistir con el mal, en el momento en que la tercera parte de los espíritus angélicos se unió a Lucifer en una rebelión contra Dios (cf. Ap 12, 4). Al grito de San Miguel, los ángeles fieles se levantaron contra los rebeldes y “factum est prælium mágnum in Cælo —hubo un gran combate en el Cielo” (Ap 12, 7). Precipitado en las tinieblas eternas, el demonio intentó desfigurar la belleza del plan de la Creación, como una forma de manifestar su obstinada oposición a Dios.

Por envidia a la criatura humana, que aún se mantenía inocente y disfrutaba de las delicias del Paraíso y de la amistad con Dios, Satanás se empeñó “a engañar a los hombres para que no sean ensalzados al La resurrección de Lázarolugar de donde cayó él”.2 Tomando el aspecto de una encantadora serpiente, astuta y habilidosa para exacerbar las pasiones humanas, fue al encuentro de Eva y le propuso la desobediencia a Dios. Eva cedió y llevó a Adán a seguirla por el mismo camino.

¿Por qué la serpiente entró en el Paraíso?

Ahora bien, ¿por qué Dios dejó que la serpiente entrara en el Paraíso y permitió que el mal se estableciese en la faz de la tierra? Entre otras, resaltamos tres razones: en primer lugar, para enviarnos a un Salvador que obrase la Redención; por eso, en la Liturgia de la Vigilia Pascual se canta “¡Feliz culpa que mereció tal Redentor!”.3 En segundo lugar, para evitar el ablandamiento y la tibieza de los justos; la existencia de los malos es el mejor adiestramiento para los buenos, que pueden, en defensa del bien, practicar el heroísmo de la virtud para la gloria de Dios y mérito propio. Por último, porque al permitir el mal, Dios quiere un bien superior que resulta de éste accidentalmente; 4 por ejemplo, después del pecado el infierno fue creado para los ángeles que habían ofendido a Dios y para los hombres pecadores que, permaneciendo impenitentes, también irían allí después de su muerte. Así, en el universo brilla la justicia infinita del Creador, que premia a los buenos y castiga a los malos. Sin eso, Él no manifestaría su justicia punitiva,5 ni transferiría al universo el poder de castigar el mal que es practicado.

Una lucha establecida por Dios

Por lo tanto, a partir del momento en que los ángeles y los hombres desobedecieron los preceptos divinos, se inició una lucha entre el bien y el mal, entre los que buscan servir a Dios y los que se rebelan contra Él, entre los que quieren satisfacer sus pasiones desordenadas y los que anhelan vivir del influjo de la gracia. Esta batalla es sin cuartel, porque ha sido establecida por el mismo Creador: “Pongo enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y su descendencia” (Gn 3, 15). Lucha tremenda que atraviesa los siglos con el enfrentamiento constante de dos razas: la bendita estirpe de Jesús y María y el linaje maldito de Satanás.

Desde la expulsión del hombre del Paraíso, vemos, pues, cómo la dinastía del mal parecía triunfar, ya que el imperio del pecado en la faz de la tierra, a lo largo del Antiguo Testamento, era casi universal. A través de los hilos que tejen la Historia Sagrada, se hace patente, incluso entre el pueblo elegido, la acción deletérea de esa cepa de malos que, como denuncia el Señor, está involucrada en los crímenes cometidos desde la muerte de Abel hasta la llegada del Mesías (cf. Lc 11, 47-51). Ahora bien, ese aparente dominio del poder infernal terminaría con el cumplimiento de la promesa que Dios hizo a nuestros primeros padres: “Ella te aplastará la cabeza” (Gn 3, 15).

II – Domingo de Ramos, el comienzo de los dolores

Con la Encarnación del Verbo la obra de las tinieblas conoció su ruina. Y el enfrentamiento entre el bien y el mal encontrará su arquetipo, hasta el final de los tiempos, en la lucha implacable del Señor contra los escribas y los fariseos, narrada ampliamente por todos los evangelistas. La maldita veta del mal se encontró de frente con un Varón que fundó una Institución para combatirlo, el Hombre Dios ante el cual fue obligado a oír las verdades más contundentes y penetrantes, al punto de serle arrancada a los ojos de todo el pueblo la máscara de la hipocresía.

En la Liturgia del Domingo de Ramos asistiremos al desenlace de esa lucha. Ese día la Iglesia conmemora, al mismo tiempo, las alegrías de la entra da triunfal de Jesucristo en Jerusalén y el comienzo de su Vía Crucis, con la proclamación de la Pasión en el Evangelio de la Misa. Se abre así la Semana Santa, tal vez el período del Año Litúrgico más cautivante, durante el cual las celebraciones más importantes se suceden, invitándonos a considerar con especial fervor los acontecimientos que constituyen el núcleo de nuestra Redención.

Entrada triunfal en Jerusalén

Entre los numerosos milagros realizados por el divino Maestro, ninguno produjo tanta conmoción en Israel como el de la resurrección de Lázaro (cf. Jn 11, 1-44). A una simple orden, el muerto de cuatro días salía de la tumba andando, en perfecto estado de salud. Al evidenciarse de un modo tan grandioso el poder divino de Jesús, el prodigio ocasionó un fuerte brote de fervor popular y muchos judíos empezaron a creer en Él. En contrapartida, tal hecho exasperó en extremo a los pontífices y fariseos. El sanedrín se reunió para deliberar sobre la manera de detener la creciente fama del Señor y “aquel día decidieron darle muerte” (Jn 11, 53).

Entrada en Jerusalén El Redentor, que lo sabía todo, ya había tomado conocimiento de esa decisión oficial del sanedrín cuando emprendió su viaje de regreso a la Ciudad Santa, en la víspera de las conmemoraciones de la Pascua. Durante el camino advirtió a sus discípulos al respecto, anunciándoles por tercera vez la Pasión: “Mirad, estamos subiendo a Jerusalén, y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas; lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles” (Mc 10, 33). No obstante, nada impedía la afluencia de la gente que acudía a su encuentro y pasaba a seguirlo en el trayecto. La mayor parte eran israelitas que también se dirigían al Templo para celebrar la Pascua, de forma que cuanto más se acercaban a la ciudad, más grande era el número de los que lo acompañaban. San Mateo, por ejemplo, registra que saliendo de Jericó “le siguió una gran muchedumbre” (20, 29) y San Juan menciona otra “muchedumbre de judíos” (12, 9) que se concentró en Betania al saber que Jesús había llegado allí. Toda esta gente fue con Él a Jerusalén, por lo que “bien puede suponerse que formaban el cortejo varios centenares y aun millares de personas”,6 dice Fillion. Precisamente a esa altura del recorrido, en las cercanías de Betania y Betfagé, es donde comienza el pasaje de San Lucas reflejado en el Evangelio de la Procesión del Domingo de Ramos del Año C.

Las alabanzas empezaron una vez que el Señor subió a lomos de un jumentillo, aún en el camino. A su paso el pueblo iba extendiendo sus mantos en el suelo y esta improvisada alfombra era completada con ramas de árboles (cf. Mt 21, 8; Mc 11, 8). Cuando ya se podía divisar el Templo —lo que corresponde a las cercanías de “la bajada del Monte de los Olivos”, como precisa San Lucas—, la multitudinaria procesión irrumpe en exclamaciones y gritos de alegría: “¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor! Paz en el Cielo y gloria en las alturas”. Tal movimiento alborotó la ciudad, que rebosaba de peregrinos venidos de todas las regiones de Palestina, los cuales con ramos de palmeras salieron al encuentro de Jesús y se unieron a la caravana para aclamarlo también (cf. Jn 12, 12-13).

Este cortejo triunfal —¡pero cuán modesto para quien es el Rey y Creador del universo!— realizaba literalmente la profecía mesiánica de Zacarías: “¡Salta de gozo, Sión; alégrate, Jerusalén! Mira que viene tu rey, justo y triunfador, pobre y montado en un borrico, en un pollino de asna” (9, 9).

Entera conformidad con la voluntad del Padre

Hasta entonces el Señor había evitado siempre cualquier ostensivo homenaje a su realeza, imponiendo silencio a los que reconocían en Él al Salvador. Cuando el pueblo quiso aclamarlo rey después de la primera multiplicación de los panes, lo esquivó retirándose a la montaña Él solo (cf. Jn 6, 15). Pero en la entrada en Jerusalén, al contrario, aceptó con total naturalidad los honores y aplausos. Esta actitud, además de permitir que las personas beneficiadas por Él manifestasen su gratitud de una manera formal, también tenía por objetivo la Pasión, pues era necesario que quedase patente y atestiguado por el mismo pueblo que el Crucificado era el descendiente de David por excelencia, el Mesías esperado.

Vemos destacada aquí la plena conformidad de Jesús con la voluntad del Padre. Cuando le fue pedido un eclipse de su persona, el divi no Redentor lo abrazó por completo: nació en una gruta de la pequeña Belén y recibió tan sólo la adoración de los pastores y de los Magos que llegaron de tierras lejanas. La única reacción de Jerusalén a la noticia de su nacimiento fue el sobresalto (cf. Mt 2, 3), y ninguno de sus habitantes salió en busca del rey de los judíos recién nacido para rendirle homenaje. Sin embargo, llegado el momento propicio de que los hombres lo glorificaran, acogió con benevolencia los gritos que le proclamaban Rey de Israel, así como había aceptado, durante años, ser llamado “el hijo del carpintero” (Mt 13, 55). En respuesta a la insolente interpelación de los fariseos que le pedían censurara a sus aclamadores, Jesús les dejó bien claro que ese triunfo era la realización de un designio divino, el cual se cumpliría incluso si los hombres se negasen a alabarlo: “Os digo que, si éstos callan, gritarán las piedras”".

Evangelio de la Santa Misa

Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas [versión abreviada]. En aquel tiempo, 1 levantándose toda la asamblea, lo llevaron a presencia de Pilato. 2 Y se pusieron a acusarlo, diciendo: “Hemos encontrado que éste anda amotinando a nuestra nación, y oponiéndose a que se paguen tributos al César, y diciendo que Él es el Mesías Rey”. 3 Pilato le preguntó: “¿Eres tú el rey de los judíos?”. Él le responde: “Tú lo dices”. 4 Pilato dijo a los sumos sacerdotes y a la gente: “No encuentro ninguna culpa en este hombre”. 5 Pero ellos insistían con más fuerza, diciendo: “Solivianta al pueblo enseñando por toda Judea, desde que comenzó en Galilea hasta llegar aquí”. 6 Pilato, al oírlo, preguntó si el hombre era galileo; 7 y, al enterarse de que era de la jurisdicción de Herodes, que estaba precisamente en Jerusalén por aquellos días, se lo remitió. 8 Herodes, al ver a Jesús, se puso muy contento, pues hacía bastante tiempo que deseaba verlo, porque oía hablar de Él y esperaba verle hacer algún milagro. 9 Le hacía muchas preguntas con abundante verborrea; pero Él no le contestó nada. 10 Estaban allí los sumos sacerdotes y los escribas acusándolo con ahínco. 11 Herodes, con sus soldados, lo trató con desprecio y después de burlarse de Él, poniéndole una vestidura blanca, se lo remitió a Pilato. 12 Aquel mismo día se hicieron amigos entre sí Herodes y Pilato, porque antes estaban enemistados entre sí. 13 Pilato, después de convocar a los sumos sacerdotes, a los magistrados y al pueblo, 14 les dijo: “Me habéis traído a este hombre como agitador del pueblo; y resulta que yo lo he interrogado delante de vosotros y no he encontrado en este hombre ninguna de las culpas de que lo acusáis, 15 pero tampoco Herodes, porque nos lo ha devuelto: ya veis que no ha hecho nada digno de muerte. 16 Así que le daré un escarmiento y lo soltaré”. 18 Ellos vociferaron en masa: “¡Quita de en medio a ése! Suéltanos a Barrabás”. 19 Éste había sido metido en la cárcel por una revuelta acaecida en la ciudad y un homicidio. 20 Pilato volvió a dirigirles la palabra queriendo soltar a Jesús, 21 pero ellos seguían gritando: “¡Crucifícalo, crucifícalo!” 22 Por tercera vez les dijo: “Pues ¿qué mal ha hecho éste? No he encontrado en Él ninguna culpa que merezca la muerte. Así que le daré un escarmiento y lo soltaré”. 23 Pero ellos se le echaban encima, pidiendo a gritos que lo crucificara; e iba creciendo su griterío. 24 Pilato entonces sentenció que se realizara lo que pedían: 25 soltó al que le reclamaban (al que había metido en la cárcel por revuelta y homicidio), y a Jesús se lo entregó a su voluntad. 26 Mientras lo conducían, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, que volvía del campo, y le cargaron la cruz, para que la llevase detrás de Jesús. 27 Lo seguía un gran gentío del pueblo, y de mujeres que se golpeaban el pecho y lanzaban lamentos por Él. 28 Jesús se volvió hacia ellas y les dijo: “Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos, 29 porque mirad que vienen días en los que dirán: ‘Bienaventuradas las estériles y los vientres que no han dado a luz y los pechos que no han criado'. 30 Entonces empezarán a decirles a los montes: ‘Caed sobre nosotros', y a las colinas: ‘Cubridnos'; 31 porque, si esto hacen con el leño verde, ¿qué harán con el seco?” 32 Conducían también a otros dos malhechores para ajusticiarlos con Él. 33 Y cuando llegaron al lugar llamado “La Calavera”, lo crucificaron allí, a Él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. 34 Jesús decía: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Hicieron lotes con sus ropas y los echaron a suerte. 35 El pueblo estaba mirando, pero los magistrados le hacían muecas, diciendo: “A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si Él es el Mesías de Dios, el Elegido”. 36 Se burlaban de Él también los soldados, que se acercaban y le ofrecían vinagre, 37 diciendo: “Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo”. 38 Había también por encima de Él un letrero: “Este es el Rey de los Judíos”. 39 Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo: “¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros”. 40 Pero el otro, respondiéndole e increpándolo, le decía: “¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en la misma condena? 41 Nosotros, en verdad, lo estamos justamente, porque recibimos el justo pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha hecho nada malo”. 42 Y decía: “Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino”. 43 Jesús le dijo: “En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso”. 44 Era ya como la hora sexta, y vinieron las tinieblas sobre toda la Tierra, hasta la hora nona, 45 porque se oscureció el Sol. El velo del Templo se rasgó por medio. 46 Y Jesús, clamando con voz potente, dijo: “Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu”. Y, dicho esto, expiró. 47 El centurión, al ver lo ocurrido, daba gloria a Dios, diciendo: “Realmente, este hombre era justo”. 48 Toda la muchedumbre que había concurrido a este espectáculo, al ver las cosas que habían ocurrido, se volvía dándose golpes de pecho. 49 Todos sus conocidos y las mujeres que lo habían seguido desde Galilea se mantenían a distancia, viendo todo esto (Lc 23, 1-49).

Triunfo que prenuncia la Pasión

Un detalle de la ceremonia litúrgica nos indica otro aspecto del Domingo de Ramos, sin el cual no nos sería posible entender su significado más profundo: el sacerdote celebra revestido de los ornamentos rojos, color propio a la conmemoración de los mártires.

Debido a su personalidad divina, para el Señor todo es presente, tanto el pasado como el futuro. Por consiguiente, veía que en poco tiempo resonaría nuevamente el clamor de la gente por las calles de Jerusalén, pero serían unos gritos muy diferentes de los que por entonces lo habían reconocido como Hijo de David. Ante Pilato, el populacho vociferaba pidiendo su crucifixión y la liberación de un vulgar bandido, Barrabás. A este respecto, el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira observa: “Los pintores católicos que reprodujeron la escena representan al Señor recibiendo con cierto buen grado ese homenaje, pero con un fondo de tristeza y al mismo tiempo de severidad, porque Él comprendía lo que aquello tenía de vacío, y que el pueblo que lo aclamaba, sin pensar en ello, reconocía su propia culpa. […] Desfila bondadoso y triste; sabe lo que le espera”.7

Ecce Homo
"Ecce Homo", pelo Mestre d'Oeillet de Baden -
Museu de Belas Artes, Dijon (França)
El triunfo de Jesús en Jerusalén no era sino el prenuncio de su martirio en la Cruz. Los evangelistas, siempre muy sintéticos, tuvieron especial diligencia al consignar la Pasión de Cristo, acontecimiento de importancia sin igual en la Historia. Por eso, el Evangelio de la Misa de este domingo excede en extensión a lo habitual, lo que imposibilita comentar cada uno de sus versículos en el exiguo espacio de un artículo. Entonces, hagamos una reflexión que nos ponga en la adecuada perspectiva para contemplar las maravillas que la Liturgia del Domingo de Ramos nos ofrece, con vistas a conseguir los mejores frutos para nuestra vida espiritual.

III - El mal se alió para matar al Señor

En la narración de la dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, uno de los aspectos más sobresalientes es la unión de todos los malos al encontrarse con el Sumo Bien encarnado.

El Evangelio refiere, por ejemplo, que “aquel mismo día se hicieron amigos entre sí Herodes y Pilato, porque antes estaban enemistados entre sí” (Lc 23, 12), lo que provoca un espontáneo movimiento de sorpresa e indignación. Antiguas riñas personales por cuestiones políticas concluyeron en función de la condenación del Salvador. Esto es una regla en la Historia que aquí encuentra su paradigma: los malos, aunque sean hostiles entre ellos, siempre aunarán sus fuerzas cuando se trata de hacer frente al bien.

Es verdad que Pilato no actuaba motivado por odio a Jesús y no lo trató con vulgar desprecio, como hizo Herodes, sino por recelo de desagradar al César; y que en Herodes, mezclado con la curiosidad, predominaba el sentimiento de envidia. No obstante, es cierto que se unieron contra el Hombre Dios cuando sus caminos se cruzaron. De la misma forma, voluntaria o involuntariamente, se aliaron al sanedrín, contra el cual ambos alimentaban aún antiguos desacuerdos y enemistades.

Esto nos enseña que las desavenencias entre los malos no alcanzan, por lo general, gran profundidad de alma, circunstancia, por cierto, puesta de relieve por el famoso comentario de Clemenceau, el astuto y anticlerical estadista francés de finales del siglo XIX, principios del XX: dos hombres, por muy enemigos que sean, se unen en la complicidad si frecuentan las mismas casas de mala vida. Podemos deducir de esta afirmación que, por el contrario, el odio que dedican al bien, especialmente cuando éste surge con mucho esplendor, es inextinguible, y ambos entran en una conjuración para destruirlo.

Entre los malos hay grados de perversidad que originan indecisión o lentitud. Cuando Jesús se encuentra ante Herodes, “estaban allí los sumos sacerdotes y los escribas acusándolo con ahínco” (Lc 23, 10); ante la duda de Pilato, una vez más “los sumos sacerdotes lo acusaban de muchas cosas” (Mc 15, 3), presionando al gobernador con argumentos falaces. Por fin, al ser propuesta la liberación de Jesús, “los sumos sacerdotes soliviantaron a la gente para que pidieran la libertad de Barrabás” (Mc 15, 11), y por eso el pueblo insistía “pidiendo a gritos que lo crucificara; e iba creciendo su griterío” (Lc 23, 23). Mientras que el divino Prisionero no fue entregado “a su voluntad” (Lc 23, 25) su histeria no disminuyó.

Odio de los malos, indiferencia de los buenos

En esos momentos, desafortunadamente, muchos de los que se cuentan entre los virtuosos no abrazan con decisión y valentía el partido del bien, permitiendo con ello la expansión del dominio del mal. “Esta es vuestra hora y la del poder de las tinieblas” (Lc 22, 53), se lamenta el Salvador en el instante de ser preso, sin que nadie de entre sus más cercanos saliese en su defensa de una manera eficaz. Buena parte de los que habían aclamado a Jesús en la entrada en Jerusalén con ramos y gritos, por no haber adherido al Bien con profundidad, estarían más tarde en medio de la multitud vociferante votando por Barrabás.

No nos cuesta admitir que entre las turbas que exigían la condenación del Señor hubiera alguno a quien Él había restituido la vista, y que no reaccionaba ante el infame espectáculo; otro a quien había devuelto la audición y el habla, y que oía aquellas blasfemias sin levantar la voz para protestar; otro, aun, al que había curado de parálisis y que había caminado hasta allí tan sólo para saciar su malsana curiosidad, al asistir impasible al sufrimiento de quien lo había beneficiado.

Quizá muchos no querían que Jesús fuera crucificado, pero por haberse dejado influenciar por los malos acabaron participando en el peor crimen ya cometido en toda la Historia. Sin embargo, todos eran indiferentes, cuando no hostiles al divino Maestro.

Para evitar que también nosotros nos desviemos, ya sea por el camino de la tibieza y de la indiferencia, ya por el de la ingratitud y de la traición, debemos progresar con firmeza en las vías de la santidad y cultivar nuestra indignación ante el avance osado de los que rechazan a Jesucristo. Siempre que los buenos no entran por las sendas de la radicalidad, el mal sale ganando. Viene bien aquí eliminar una objeción sobre la virtud de la humildad: ¿no será mejor y más de acuerdo a las enseñanzas de Jesús que los buenos sean humildes y resignados? La respuesta es afirmativa en lo que respecta a las injurias hechas contra nosotros mismos. Sin embargo, no es acertada si el blanco de las injustas agresiones son las cosas sagradas, la Santa Iglesia Católica o alguna persona inocente. En ese caso, mantenerse pasivo sería repetir la actitud de los que asistieron con indiferencia a los sufrimientos de Cristo.8

Es sublime el ejemplo que el Señor nos da al despojarse de sí mismo y aceptando todas las injurias por nuestra salvación. No obstante, al mismo tiempo necesitamos aprender la lección de que, en determinadas circunstancias, la indiferencia puede constituir un pecado mayor que el odio. Lo contrario sería una actitud semejante a la de alguien que al ser asaltado por un ladrón en su propia casa, asistiese con indiferencia y de brazos cruzados las peores agresiones contra sus familiares más cercanos. ¿Sería esta actitud propia a un buen padre, hijo o esposo? Así pues, en la Pasión del Señor lo que más llama la atención no es la saña de los enemigos, sino la indiferencia de los buenos. Éste es un aspecto olvidado, aunque de suma importancia, que debe ser recordado hoy.

El Señor estaba derrotando al mal

Los indiferentes y los tibios, que pretendían pertenecer al número de los buenos, estaban ciegos de alma por su propia actitud, al punto de no darse cuenta de que el Señor, en su Vía Dolorosa, lograba el más grande de los triunfos. Tampoco los adversarios del bien, con la visión borrosa de odio, percibían que aceleraban su propia ruina. “¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está, muerte, tu aguijón?” (1 Co 15, 55), pregunta desafiante el Apóstol. Al morir en la Cruz, el divino Redentor vencía no sólo a la muerte sino también al mal, y dejaba fundada sobre roca firme una institución divina, inmortal —la Santa Iglesia Católica, su Cuerpo Místico y fuente de todas las gracias—, que debilitó y dificultó la acción del linaje de la serpiente, privándola del poder avasallador y dictatorial que había ejercido sobre el mundo antiguo.
Vía Crucis
"Via-Sacra", por Martin Schongauer Museu Unterlinden,
Colmar (França)

Nos causa júbilo saber que la aparente catástrofe de la Pasión y Muerte del Señor marca la irremediable y estruendosa derrota de Satanás. Éste, insuflando los peores tormentos contra Jesús, se engañaba al juzgar que caminaba hacia un éxito extraordinario contra el Bien encarnado.

En su locura no veía que estaba contribuyendo a la glorificación del Hijo de Dios y a la obra de la Redención. ¡Qué gloria, qué triunfo, qué cúspide había alcanzado Nuestro Señor Jesucristo con su Pasión! ¡Qué humillación en los infiernos, aplastados por el error de ignorar la fuerza invencible del Bien!

IV – La solución al problema del mal

En la meditación de la Liturgia del Domingo de Ramos encontramos el fiel de la balanza para el problema de la lucha entre el bien y el mal. Con la Encarnación, la Pasión y la Muerte del Señor el mal sufrió su derrota definitiva, porque pasó a vigorar sobre la faz de la tierra el régimen de la gracia. Ese fue el medio que la Sabiduría divina determinó para acabar con la vitalidad y el dinamismo de la estirpe de Satanás, que inconforme hace de todo para vengarse; por eso la lucha entre el bien y el mal continúa sin treguas, hoy más que nunca.

En cuanto a nosotros, católicos, no podemos ignorar tal realidad, en la cual, por cierto, estamos envueltos. Y debemos estar muy atentos a un aspecto de suprema importancia: ese combate también se libra dentro de nosotros. Así como en el Paraíso terrenal existía la serpiente, en nuestro interior hay serpientes que hacen un trabajo más ladino que el del demonio con Eva. Son nuestras malas tendencias, en virtud del pecado original, siempre al acecho, esperando una oportunidad para arrastrarnos hacia el partido de los tibios e indiferentes. En esta batalla interna debemos mantener al mal amordazado y humillado, y darle al bien toda la libertad, cosa que sólo podemos lograr con la gracia de Dios.

Es cierto que cuanto más progresemos en la virtud, más se levantará contra nosotros una feroz oposición del poder de las tinieblas. Dos mil años de Historia de la Iglesia nos demuestran con qué facilidad esa oposición se transforma en odio y en persecución. Sin embargo, no temamos lo que nos pueda venir encima, pues — como dice San Pablo— “sabemos que a los que aman a Dios todo les sirve para el bien; a los cuales ha llamado conforme su designio” (Rm 8, 28). Por tanto, avancemos seguros, con los ojos fijos en Aquel que “se manifestó para deshacer las obras del diablo” (1 Jn 3, 8), porque ¿quién es el demonio al lado del Señor?

El mal es limitado, el bien es infinito

Como enseña la filosofía perenne, el mal es la ausencia del bien. El mal absoluto no existe, al contrario de lo que pretenden las corrientes dualistas. Por tanto, siendo una mera negación del bien, por sí mismo no tiene fuerza para derrotarlo. Dios es el Sumo Bien, el Bien en esencia, y el que se una a Él con integridad, se volverá invencible, como revestido de la propia omnipotencia divina.

De estas reflexiones, nacidas de la Liturgia que abre la Semana Santa, debemos sacar una lección para nuestros días, en que el mal y el pecado campan con arrogancia por el mundo entero: de la lucha entre el bien y el mal resulta necesariamente la victoria del primero, de manera que, tarde o temprano, los justos serán premiados y “sus buenas acciones brillarán como la luz” (Eclo 32, 20). En el momento en que una parte considerable de la humanidad le da la espalda a su Creador y Redentor, somos llamados a creer con firme confianza que, así como el Señor triunfó otrora contra todas las apariencias de derrota, triunfará de nuevo restableciendo el verdadero orden: “Mi alma espera en el Señor, espera en su palabra” (Sal 129, 5).

 

Su voto :
0
Resultado :
5
- Votos : 1

Artículos Recomendados

El más bello nacimiento de la Historia

Miqueas profetizara que el Mesías nacería en Belén (cf. 5, 1-3). Con el edicto de censo de toda la población del Imperio Romano, incluyendo, por tanto, Israel, se aproximaba el momento en que tal profecía se cumpliría...Más

Arzobispado de Santiago de Chile se pronuncia ante los ataques a iglesias a días de la visita del Papa

"El arzobispado de Santiago lamenta los ataques con bombas incendiarias ocurridos esta madrugada", expresa el comunicado...Más

Sor Josefa Menéndez - Apóstol de la bondad de Jesús

Nuestros días no son mejores que los de aquellos años en los que vivió sor Josefa Menéndez... Por eso nos llena de consuelo escuchar: “Vengo a ti, para enseñarte quién soy y cuál es mi Ley. No te asustes: ¡Es de amor!”. ...Más

Ordenaciones diaconales y presbiterales en los Heraldos del Evangelio

Las ceremonias ocurrieron en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, ubicada en el municipio de Caieiras, en las cercanías de la gran San Pablo - Brasi. El ordenante fue Mons. Benedito Beni dos Santos, obispo emérito de Lorena...Más

Navidad: Este Niño será… "signo de contradicción"

En los inicios de su vida pública, Nuestro Señor Jesucristo, comenzará a sufrir no sólo el odio de los de fuera, sino y principalmente la incomprensión y la ceguera de su pueblo...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.