Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » Historia Sagrada »
Historia Sagrada

“Como yo os he amado”

Publicado 2016/11/26
Autor : Hna. Emelly Tainara Schnorr, EP

Cuando el vicio y el pecado reinan sobre el mundo, como funestas consecuencias del egoísmo, la humanidad necesita una renovación que le muestre el verdadero sentido de su existencia.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Al contemplar en la Sagrada Escritura los comienzos de la humanidad, vemos cómo los acontecimientos parecen que toman rumbos inesperados.

Expulsados del paraíso después de la caída original, Adán y Eva tuvieron dos hijos: Caín y Abel (cf. Gn 4, 1-2). Ambos crecieron bajo la mirada atenta y los cuidados de sus padres, que se esmeraban en inculcarles en el alma las enseñanzas recogidas en el Jardín del Edén. Sin embargo, Adán y Eva se asombraban con la diferencia que había entre ellos: el mayor era "violento, [...] orgulloso y vengativo", mientras que el más joven era "dulce y pacífico, [...] piadoso y justo".1

Con el paso del tiempo, el primogénito se hizo agricultor y el otro, pastor de ovejas. Al presentar sus sacrificios a Dios, el inocente Abel ofrendaba las primicias de sus rebaños y la carne más suculenta de las víctimas, mereciendo el agrado del Creador. Caín, no obstante, ofrecía los frutos de la tierra que no le hacían falta, y éstos eran rechazados por el Señor. Por eso, se inflamó de cólera y envidia contra su hermano, culminando en el primer fratricidio de la Historia (cf. Gn 4, 3-8).

Funestas consecuencias del egoísmo

Caín mata a su hermano Abel Catedral de Sligo (Irlanda)
Con la muerte de Abel se iniciaba
el horrendo camino que gran parte
de los hombres recorrería a lo
largo de los tiempos.
¿Qué le había llevado a convertirse en un asesino? Caín se mostraba cumplidor de sus horarios y obligaciones. Sin embargo, su interior estaba lleno de egoísmo. Trataba de llamar la atención de Eva y buscaba oír de su padre: ¡Qué buen hijo tengo! "Quería el elogio, el incienso, el consuelo de ser bienquisto y bien visto. Pero, en el fondo, hacía todas las cosas por amor propio",2 y eso fue lo que acabó llevándolo a matar a su hermano. "Egotista, hijo del pecado y llevando las marcas del pecado dentro del alma, era un hombre que hacía las cosas por puro interés".3

Ahora bien, según le dijo el Señor a Santa Catalina de Siena, tal defecto tiene consecuencias funestas: "El egoísmo, que es la negación del amor al prójimo, se constituye en principio y fundamento de todo mal. Es la raíz de todos los escándalos, odios, crueldades y daños causados a los demás".4

Con la muerte de Abel se iniciaba el horrendo camino que gran parte de los hombres recorrería a lo largo de los tiempos. Basta con que echemos un vistazo por las páginas bíblicas para que encontremos en ellas numerosos ejemplos de egolatría y desprecio por el prójimo. En el transcurso de los siglos, los hombres se han ido alejando de la virtud, cayendo en los peores salvajismos y crueldades.

Antes de que Jesús naciera, el vicio y el pecado reinaban sobre el mundo, y la humanidad necesitaba una renovación que le diera sentido a su existencia.

Renovación de la tierra y división de la Historia

Llegada, por fin "la plenitud del tiempo" (Ga 4, 4), en una fría y rústica gruta junto a la ciudad de Belén nacía un niño, que traía la solución para todos los males. Vino no sólo para reparar el pecado y curar las heridas que derivan de él, sino también a elevar a los hombres a un nuevo grado de santidad, inimaginable en la Antigua Alianza.

Es lo que afirma Mons. João Scognamiglio Clá Dias en uno de sus célebres comentarios al Evangelio: "Aquel divino Niño, al nacer en un sencillo pesebre, reparaba los delirios de gloria egoísta que los pecadores buscaban ansiosamente. Se encarnaba para cumplir la voluntad del Padre y darnos con ello un perfectísimo ejemplo de vida".5

De Él emanaban afabilidad, dulzura, un deseo enorme de hacer el bien, una sed ardiente de perdonar, atrayendo hacia sí e infundiéndoles confianza. Cristo iba promoviendo una renovación de las costumbres y modos de ser de los hombres de todas las condiciones, de todos los tiempos y naciones: "Nuestro Señor Jesucristo [...] predicó en el mundo el amor al prójimo. Y, sobre esta base enteramente nueva, renovó la tierra, hasta tal punto que la Historia quedó dividida en dos grandes períodos: la era anterior a su nacimiento y la era cristiana".6

Nacimiento de Jesús - Basílica de la Natividad, Belén (Israel)
No sólo vino para reparar el pecado,
sino también a elevar a los hombres
a un nuevo grado de santidad.
Y esa fue su actitud durante toda su vida terrena: un abismo de bondad, amor y misericordia.

Renovador fuego del amor divino

Sin embargo, la Ley mosaica ya lo determinaba: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas" (Dt 6, 5). Y añadía todavía: "amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Lv 19, 18). Entonces se podría decir que no había novedad en la enseñanza del Salvador.

El divino Maestro, no obstante, amplió este precepto cuando dijo: "Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también unos a otros" (Jn 13, 34). A partir de ese momento no era suficiente amar al prójimo: era necesario amarlo como Él amaba.

"Él nos amó, para que nos amemos mutuamente",7 subraya San Agustín. "Este amor, carísimos hermanos, renovó ya entonces a los justos de la Antigüedad, a los patriarcas y profetas, como renovó después a los Apóstoles, y es el que también ahora renueva a todas las gentes; y el que de todo el género humano, difundido por todo el orbe, forma y congrega un pueblo nuevo [...]. Oyen y observan el ‘mandato nuevo que os doy, de amaros unos a otros', no como se aman los hombres por ser hombres, sino como se aman por ser dioses e hijos todos del Altísimo, para que sean hermanos de su único Hijo, amándose mutuamente con el amor con que Él los ha amado, para conducirlos a aquel fin que les sacie y satisfaga todos sus deseos".8

El Señor nos invita, por tanto, a tener un amor por el prójimo llevado hasta el punto de, si fuera preciso, entregarle la vida, como Él mismo lo hizo. Siguiendo su ejemplo, amémonos unos a otros por amor a Dios, llevando a todos la luz de la salvación. De este modo, nuestro mundo, tan egoísta y alejado de los preceptos divinos, será también renovado por el fuego del amor divino, trayéndonos una nueva era, como en los tiempos de Jesús.

1 BERTHE, CSsR, Agustín. Relatos bíblicos. Porto: Civilização, 2005, p. 24.
2 CLÁ DIAS, EP, João Scognamiglio. Homilía del jueves de la I Semana del Tiempo de Navidad. Caieiras, 5/1/2006.
3 Ídem, ibídem.
4 SANTA CATALINA DE SIENA. O Diálogo. 8.ª ed. São Paulo: Paulus, 2004, p. 38.
5 CLÁ DIAS, EP, João Scognamiglio. ¡Paz! ¿Dónde estás? In: Lo inédito sobre los Evangelios. Città del Vaticano- São Paulo: LEV; Lumen Sapientiæ, 2012, v. V, p. 105.
6 CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. A Igreja: formadora de uma civilização. In: Dr. Plinio.
São Paulo. Año IV. N.º 41 (Agosto, 2001); p. 16.
7 SAN AGUSTÍN. In Ioannis Evangelium. Tractatus LXV, n.º 2. In: Obras. 2.ª ed. Madrid: BAC, 1965, v. XIV, p. 299.
8 Ídem, n.º 1, pp. 297-298.

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

2017-09-21 - Evangelio según San Mateo 9,9-13

Vayan y aprendan qué significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios. Porque yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores"....Más

2017-09-20 - Evangelio según San Lucas 7,31-35

Su obra es esplendor y majestad, su justicia permanece para siempre. Él hizo portentos memorables, el Señor es bondadoso y compasivo....Más

2017-09-19 - Evangelio según San Lucas 7,11-17

Al verla, el Señor se conmovió y le dijo: "No llores". Después se acercó y tocó el féretro....Más

2017-09-18 - Evangelio según San Lucas 7,1-10

Salva a tu pueblo y bendice a tu herencia; apaciéntalos y sé su guía para siempre....Más

2017-09-17 - Evangelio según San Mateo 18,21-35

El perdona todas tus culpas y cura todas tus dolencias; rescata tu vida del sepulcro, te corona de amor y de ternura....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.