Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » La Palabra de los Pastores »
La Palabra de los Pastores

¡Ánimo! No tengan miedo

Publicado 2016/10/27
Autor : Cardenal Norberto Rivera Carrera - Arzobispo Primado de México

Es ciertamente alarmante, muy alarmante, no que exista el mal que siempre ha existido, sino ver y sentir el fuego del vicio exaltado y glorificado...

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Uno de los signos mesiánicos más importantes, anunciado hoy poéticamente por Isaías en la primera lectura, es la esperanza, la esperanza de aquellos que están encadenados por las tinieblas, el silencio y la parálisis: "¡Ánimo! No tengan miedo, su Dios, vengador y justiciero, viene ya para salvarlos.

Entonces se iluminarán los ojos de los ciegos y los oídos de los sordos se abrirán. Saltará como un venado el cojo y la lengua del mudo cantará" (Is 35, 4-6). Y lo que el profeta anuncia, Jesús lo realiza, como lo hemos escuchado en el Evangelio, cuando le presentaron a un hombre sordo y tartamudo, "Jesús, mirando al Cielo, suspiró y dijo ‘Effetá', que quiere decir ‘ábrete'. Al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y empezó a hablar sin dificultad" (Mc 7, 34-35).

Es muy alarmante ver el vicio exaltado y glorificado

Es verdad que donde está el hombre siempre habrá errores, maldades, aberraciones, pues estamos heridos por el pecado. Pero es igualmente cierto que, si no se cuida la conciencia moral de los seres humanos, el mal en todos los sentidos se multiplica. Más aún, cuando el programa ideológico-moral que se difunde o se impone es radicalmente contrario a los derechos humanos fundamentales, se pierde la base y fundamento para una convivencia verdaderamente humana.

¿Con qué autoridad se pueden difundir o se pueden exigir los valores humanos que hagan posible la dignificación de las futuras generaciones, si los valores básicos son burlados?

Jesús cura a un sordomudo - Biblioteca del monasterio de Yuso, San Millán de la Cogolla (España)
Necesitamos a Jesús que venga a
iluminar nuestros ojos, a abrir
nuestros oídos, a soltar nuestra
lengua y a fortalecer nuestros pies.
Todos nosotros somos destinatarios de las noticias que ponen de manifiesto el poco valor que tiene la vida humana y la normalidad con que se van oyendo y viendo las escenas de malos tratos, de violencias, de asesinatos e injusticias de todo tipo, de impunidad y de glorificación del delito, que extienden sus tentáculos en todas direcciones y alcanzan todos los extremos. Se buscan las causas de lo que está sucediendo, y nos vamos por la tangente.

Cuesta mucho poner el dedo en la raíz misma de los problemas, de estos gravísimos problemas de vida y de convivencia. La pérdida de la conciencia del mal es el principio y fundamento del triunfo y difusión de todo tipo de maldades. No es posible luchar contra el mal, cuando no se tiene conciencia del mal, y menos cuando la confusión llega al extremo de confundir lo bueno con lo malo y lo verdadero con lo falso.

No es posible proclamar valores cuando se dice que todo es relativo. Peor situación se crea aún cuando la verdad y el bien se silencian o se persiguen y la mentira y la maldad se proclaman y exaltan. Es ciertamente alarmante, muy alarmante, no que exista el mal que siempre ha existido, sino ver y sentir el fuego del vicio exaltado y glorificado... Por esto, los hombres y las mujeres de nuestro tiempo, damos vuelta dentro del fuego, asistiendo a nuestra autocremación, sin poder salir porque desconocemos la puerta: la recuperación de la conciencia, la recuperación del sentido del pecado.

Estamos ciegos, sordos, mudos y paralíticos. Necesitamos a Jesús que venga a iluminar nuestros ojos, a abrir nuestros oídos, a soltar nuestra lengua y a fortalecer nuestros pies.

Sin Cristo, el hombre no tiene futuro

Se ha dicho, con toda razón, que "el hombre no tiene futuro sin Cristo".

Cristo es la verdad, la vida, el camino, lo debemos decir y repetir convencidos de que proclamar nuestra fe no es ninguna intolerancia ni falta de aprecio por la fe de los demás.

La cultura del Evangelio es la cultura de la verdad, de la vida, de la justicia, de la fraternidad, de la donación generosa y desinteresada por los demás. Cristo es el creador del gran surco del perdón en su más alto grado. Cristo conocido, seguido, imitado, hecho conciencia propia dentro del hombre, es la única solución.

Esta selva de asfalto de la gran ciudad puede cambiar, y cambiará ciertamente, si nosotros nos decidimos a abrir las puertas de nuestro corazón a Jesucristo. El fragmento del Evangelio que hoy escuchamos (Mc 7, 31-37) nos muestra cómo aquel hombre, acompañado por sus familiares, junto con ellos, experimenta un radical cambio en su vida.

Después de su encuentro con Jesús ya no es el mismo, se le abrieron los oídos y se le soltó la traba de la lengua y comenzó a hablar sin dificultad. Jesús lo dejó capacitado para escuchar la Palabra y así poder descubrir en su vida el proyecto de Dios. Le soltó la lengua y pudo proclamar, junto con muchos otros, que Jesús todo lo hizo bien, hace oír a los sordos y hablar a los mudos.

Recordemos lo que el Papa San Juan Pablo II nos dijo en el Estadio Azteca: "El ideal que Jesucristo les propone y enseña con su vida es ciertamente muy alto, pero es el único que puede dar sentido pleno a su vida" (Discurso, 25/1/1999). Ustedes se han encontrado con Jesucristo, ya no pueden seguir siendo sordos a la voz del Señor; ya no están mudos, vayan e inviten a los demás diciéndoles: "Vengan y comprueben qué bueno es el Señor". 

Homilía pronunciada el 6/9/2015, en la catedral metropolitana - Texto original en www.arquidiocesismexico.org.mx

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

Papa: el padre es hombre de Dios 24 horas por día

"El padre [sacerdote] es el hombre del don, del don de sí, todos los días, sin vacaciones y sin pausa. Porque la nuestra, queridos sacerdotes, no es una profesión, sino una donación; no es un trabajo, sino una misión"...Más

Papa habló de la misión de la Iglesia a 150 nuevos obispos, en la Sala del Consistorio

El encuentro fue realizado en la Sala del Consistorio, al final de la mañana de ayer...Más

Cristo Pantocrátor

De todas las enseñanzas del Divino Maestro, en el Sermón de la Montaña, la más sublime fue el Padre Nuestro, llamada oración dominical, o sea, del Señor...Más

"Con Jesús Niño a la Misión": proyecto misionero para niños que ponen en marcha en España

Se trata de una iniciativa cuatrienal que propone una nueva forma de enseñar a los niños a ser amigos de Jesús, siguiendo el ejemplo de los misioneros....Más

Propuesta de ley para reintroducir cruces en lugares públicos

Propuesta de ley para reintroducir cruces en lugares públicos...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.