Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » La Virgen María » Reflexiones »
Reflexiones

Prodigio de misericordia, conquistado por María

Publicado 2017/01/17
Autor : Redacción

Esa convivencia maravillosa se hace por medio de la Eucaristía, infinito prodigio de misericordia que sólo una inteligencia divina podría excogitar y realizar.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Cristo crucificado - Basílica de Nuestra Señora del Rosario, Caieiras (Brasil)

Una persona que creyera en la divinidad de Jesucristo, que hubiera acompañado su Pasión y Resurrección y asistido a su Ascensión, bien podría preguntarse si sería razonable, coherente, arquitectónico que Él dejara la tierra sin que de alguna forma permaneciera entre los hombres que había redimido.

No existen en el vocabulario humano palabras adecuadas para expresar el insondable amor de Dios para con sus criaturas, llevado hasta el punto de entregarles a su Hijo unigénito para que tuvieran la vida eterna (cf. Jn 3, 16), incluso estando inmersas en el pecado y, por tanto, en la enemistad con Él (cf. Rm 5, 8). Pero habiendo condescendido nuestro Redentor en contraer con los hombres por Él salvados esa relación tan especial, de manera a convertirse -por la inhabitación, mediante la gracia- en el alma de nuestra propia alma, ¿deberíamos aceptar como verdadero que, tras subir Cristo al Cielo, su presencia en la tierra ya no se sentiría ni se observaría nunca más?

Naturalmente, sería excesivo afirmar que la Redención y la cruz le imponían a Dios, en rigurosa lógica, la institución de la Sagrada Eucaristía. Aunque todo clamaba, todo gritaba, todo suplicaba para que Jesús encontrara una divina solución mediante la cual permaneciera siempre en el Cielo, en el trono de gloria que le es debido, y al mismo tiempo acompañara aquí en la tierra, paso a paso, la vía dolorosa de cada ser humano por Él redimido, hasta el momento extremo en el que cada uno dijera a su vez: "Consummatum est".

Esa convivencia maravillosa se hace por medio de la Eucaristía, infinito prodigio de misericordia que sólo una inteligencia divina podría excogitar y realizar. En todos los lugares de la tierra, a cada instante, Él está presente: en las catedrales opulentas, en las iglesias pobres, en las capillas levantadas al borde del camino... en el pecho de cada comulgante. Presente con toda la gloria del Tabor, toda la sublimidad del Gólgota, todo el esplendor de la divinidad... en el pequeño sagrario, encima del altar.

No obstante, es triste considerar las largas horas y los días que sólo es adorado por la Virgen, por los ángeles y los santos del Cielo... como divino prisionero entre barrotes de oro, abandonado por esta humanidad ausente y distante, a la espera de que alguien se digne visitarlo. Aun pensando poco en ello nuestra alma no puede dejar de rebosar de reconocimiento, admiración y gratitud por todo lo que el Señor obró en la Última Cena.

Ahora bien, todo don divino es concedido a los hombres a ruegos de María y no cabe duda de que Ella imploró a su Hijo la institución de la Eucaristía.

Los Padres de la Iglesia veían en la súplica de Caná -"No tienen vino" (Jn 2, 3)- la expresión de una secreta esperanza de que aquel fuera el momento... Por consiguiente, también hemos de agradecérselo a Ella. A Él que condescendió en instituirla y a Ella que, movida por la gracia, le pidió a Dios y nos obtuvo ese favor transcendentalísimo. 

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

IV Seminario de Bienes Culturales de la Iglesia tendrá lugar en Recife, Brasil

La Arquidiócesis de Olinda y Recife se prepara para recibir entre el 27 y 28 de octubre el IV Seminario de Bienes Culturales de la Iglesia...Más

2017-10-21 - Evangelio según San Lucas 12,8-12

Les aseguro que aquel que me reconozca abiertamente delante de los hombres, el Hijo del hombre lo reconocerá ante los ángeles de Dios....Más

2017-10-20 - Evangelio según San Lucas 12,1-7

Pero yo reconocí mi pecado, no te escondí mi culpa, pensando: "Confesaré mis faltas al Señor"....Más

2017-10-19 - Evangelio según San Lucas 11,47-54

Mi alma espera al Señor, más que el centinela la aurora. Como el centinela espera la aurora....Más

2017-10-18 - Evangelio según San Lucas 10,1-9

Que todas tus obras te den gracias, Señor, y tus fieles te bendigan; que anuncien la gloria de tu reino y proclamen tu poder....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.