Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » Religión e Historia »
Religión e Historia

El Señor no está en la agitación

Publicado 2017/03/08
Autor : Hna. Ariane Heringer Tavares, EP

La Revolución Industrial prometió progreso y grandes realizaciones, pero el mundo que se embriagó de su agitación encontró la frustración y se volvió sordo a la voz de la gracia.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Después del pecado original, y del consiguiente enflaquecimiento de la naturaleza humana, nuestro espíritu suele inquietarse a causa del desorden de las pasiones, fascinadas con aquello que, aun siendo lícito, les atrae. Pero existe otro poderoso motivo para la agitación, sobre el cual nos advierte San Pedro: "Vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, ronda buscando a quien devorar" (1 Pe 5, 8).

Tras haberse rebelado contra Dios, Lucifer y sus secuaces sufren incesantemente los tormentos eternos y buscan a toda costa compartir su desgracia con el género humano, privándolo de las alegrías de la eterna contemplación. Por eso tratan de influir en las almas de las formas más diversas, para introducir en ellas la perturbación.

Olas en la playa de Pulso, Ubatuba (Brasil)

Un paroxismo de agitación

San Francisco de Sales califica esa clase de inquietud como el mayor mal que puede sobrevenir a nuestro espíritu, a excepción del pecado: "así como las sediciones y revueltas internas de una nación la arruinan enteramente y le impiden resistir al extranjero, del mismo modo nuestro corazón hallándose turbado e inquieto pierde la fuerza para conservar las virtudes que había adquirido y también los medios de resistir a las tentaciones del enemigo".1

Desde el principio de los tiempos, el demonio siempre ha intentado exacerbar esa debilidad, pero después de la Revolución Industrial ha conseguido intensificarla aún más, hasta llegar al paroxismo de agitación propio a nuestra época.

La agitación aleja de Dios

En la vida espiritual existe un principio que nunca falla: lo que el demonio promete es precisamente lo que va a quitar. Y es lo que ha hecho con la humanidad en el período que estamos analizando. Basta con frecuentar cualquiera de nuestros grandes centros urbanos para constatarlo: en vez de paz, encontramos agitación; en vez de grandes realizaciones, frustración e infelicidad casi irreversibles.

En nuestro mundo hay un barullo, un ruido ensordecedor que impide escuchar el timbre suave de la divina gracia. Tal alboroto puede ser considerado incluso en su sentido material. Pero más que eso significa el tumulto de nuestras pasiones desordenadas, que nos llevan a actuar también de manera desordenada.

Las grandes ciudades, sobre todo, están marcadas por esa especie de perturbación difusa, por una agitación que embriaga y fascina. Y si el alma se deja llevar por el bullicio del siglo, la suave voz de Jesucristo, nuestro Señor, no llegará hasta ella, que hace oídos sordos a su gracia. Porque, como dice la Sagrada Escritura, "non in commotione Dominus" (1 Re 19, 11)... ¡El Señor no está en la agitación ni puede ser su causa!

1 SAN FRANCISCO DE SALES. Filoteia ou Introdução à vida devota. P. IV, c. 11. 8.ª ed. Petrópolis: Vozes, 1958, pp. 316-317.

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

La fe en el Señor no nos quita las tempestades de la vida, dijo el Papa

En el Ángelus dominical el Pontífice pidió a la Virgen fe para resistir a las tormentas y fuerza para rechazar "la tentación de subirse en los botes fascinantes pero inseguros de las ideologías, de las modas y de los eslóganes"...Más

San José: El Cruzado de Luz

En su más reciente libro, Monseñor João Clá Dias, EP, desvenda una visión inédita del esposo de María Santísima y revela la altísima misión que le cabe en la implantación del Reino de Ella...Más

En la Catequesis del miércoles, el Papa habla del perdón de Jesús

En la catequesis de hoy en el Vaticano, el Papa Francisco recordó que Jesús quiso compartir el dolor humano, para ofrecer su misericordia: "Jesús, ante el dolor humano siente misericordia; el corazón de Jesús es misericordioso"...Más

2017-08-17 - Evangelio según San Mateo 18,21-35.19,1

¿No debías también tú tener compasión de tu compañero, como yo me compadecí de tí?'....Más

2017-08-16 - Evangelio según San Mateo 18,15-20

Los que temen al Señor, vengan a escuchar, yo les contaré lo que hizo por mí: apenas mi boca clamó hacia él, mi lengua comenzó a alabarlo....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.