Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Espiritualidad » El pecado »
El pecado

Es necesario que Dios nos castigue

Publicado 2017/08/03
Autor : San Juan Bautista Vianney

Pero pensaréis: no puedo comprender que sea Dios quien nos aflija, Él que es la Bondad misma y que nos ama infinitamente.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

El Santo Cura de Ars Vitral de la catedral de Luján (Argentina)¿Quién podría escuchar sin estupefacción, hermanos míos, el lenguaje que el Salvador empleaba con sus discípulos antes de subir al Cielo, cuando les decía que sus vidas no serían más que una sucesión de lágrimas, cruces y sufrimientos, mientras que las personas mundanas se entregarían y abandonarían a una alegría sin sentido y se reirían como frenéticas?

 

Esto no significa, nos dice San Agustín, que los mundanos, o sea, los malos, no tengan también sus penas, ya que las turbaciones y las tristezas son consecuencia de una conciencia criminal, y que un corazón desordenado encuentra su suplicio en su propio desarreglo. [...]

 

Pero pensaréis: no puedo comprender que sea Dios quien nos aflija, Él que es la Bondad misma y que nos ama infinitamente. Entonces preguntadme también si es posible que un buen padre castigue a su hijo o que un médico les recete un medicamento amargo a sus enfermos.

 

¿Os parecería más acertado dejar que aquel hijo viviera en el libertinaje, en lugar de castigarle para que emprendiera el camino de la salvación y conducirlo al Cielo? ¿Creéis que un médico obraría mejor si dejara morir a su paciente, por temor a darle medicinas amargas?

 

¡Oh, qué ciegos somos si razonamos de ese modo! Es necesario que Dios nos castigue, de lo contario, no estaríamos entre el número de sus hijos; pues el mismo Jesucristo nos dice que el Cielo sólo será dado a los que sufren y luchan hasta la muerte. ¿Juzgáis, hermanos míos, que no dice la verdad? Entonces examinad la vida que han llevado los santos; observad el camino que siguieron: en el momento que dejaban de sufrir, se sentían perdidos y abandonados por Dios.

San Juan Bautista Vianney Fragmento del Sermón sobre las aflicciones

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.