Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Mundo »
Mundo

Escultor irlandés Don Mac Manus relata su experiencia de encuentro con el arte sacro y su trabajo para promover la belleza y la tradición

Publicado 2018/05/29
Autor : Gaudium Press

"Existe mucha necesidad de un testimonio de esperanza en la forma de la belleza, una verdad nacida de la fe y el amor", afirma el artista.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Florencia (Martes, 29-05-2018, Gaudium Press) El camino artístico del escultor Irlandés Don Mac Manus lo llevó a descubrir el poder del arte sacro para comunicar una realidad espiritual de gran profundidad y lo llevó de haber establecido una academia para el arte figurativo a fundar una escuela diocesana de arte sacro en la ciudad de Florencia, reconocida por la gran riqueza de esta elevada manifestación artística.

TRIPTICO SAN JUAN BAUTISTA DONY MAC MANUS GAUDIUM PRESS.jpg
Tríptico de San Juan Bautista encargado a Don Mac Manus por parte de la Orden de Malta. Foto: Don Mac Manus.
La llegada de Mac Manus a Florencia se produjo después de haber vivido experiencias notablemente tristes en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos. Allí el artista tuvo que conocer de cerca el caso de un policía que cometió suicidio delante de su familia, atestiguar por causalidad el suicidio de un vecino que se arrojó de un edificio y el ataque terrorista del 11 de septiembre, donde fallecieron dos bomberos que habían rescatado un crucifijo que él había esculpido y que había sido víctima un incendio. Desconsolado por estas experiencias, regresó a su patria sólo para encontrarse con nuevas noticias de un amigo que había cometido el asesinato de su esposa y dos niños.

Tras esta oleada de devastación y muerte, el artista se inscribió en una competencia de escultura en el Vaticano. A pesar de no ganar este trabajo, tuvo la oportunidad de trabajar en una copia de La Piedad de Miguel Ángel y descubrir en ella "una de las imágenes más bellas de la historia". El misterio para él era que retrataba "el evento más terrorífico de la historia: el asesinato de Dios". De una manera enigmática, el contacto con el arte sacro le permitió superar el dolor de los terribles eventos que había presenciado.

CORONACION DE LA VIRGEN DONY MAC MANUS GAUDIUM PRESS.jpg
Coronación de la Santísima Virgen, por Don Mac Manus. Foto: Don Mac Manus.
"Si esta obra de arte puede sanarlo todo, todas las heridas que había recibido justo antes, entonces yo podría contribuir algo al mundo", relató. "O al menos ser capaz de enseñar a una nueva generación a hacerlo mucho mejor que yo". Al pasar de ser un consumidor de cultura a tomar una posición de aporte, "fue muy liberador darme cuenta de que uno no tiene que ser un Miguel Ángel o alguno de estos grandes artistas, sino que puede ser como alguien que estuvo en el entorno de sus carreras, quien creara un espacio en el cual un Miguel Ángel podría existir". Para Mac Manus, este espacio fue comenzar una escuela de arte sacro.

El trabajo de la escuela de arte sacro está inspirado en las enseñanzas del San Juan Pablo II contenidas en su Teología del Cuerpo y el llamado de Benedicto XVI a la renovación de la liturgia y el arte sacro. "Existe mucha necesidad de un testimonio de esperanza en la forma de la belleza, una verdad nacida de la fe y el amor", declaró el artista. El impacto de la teología del cuerpo sobre los artistas pudo medirla de manera especial en la ciudad de Nueva York, donde habilitó un foro abierto sobre la Teología del Cuerpo en las noches de viernes. Los artistas acogieron bien la reflexión sobre los contenidos teológicos: "Estos eran artistas que venían de todo el mundo estudiando todo acerca del cuerpo humano, excepto lo que éste significaba y aquí lo encontraron".

"Esto fue un regalo real y se convirtió en el núcleo verdadero de mi apostolado con los artistas, ayudando a los llevar a los artistas a la fe". La Teología no se limitaba a un conocimiento, sino que "era algo que verdaderamente era muy valioso para contribuir a su trabajo y su entendimiento de quiénes eran ellos". La experiencia se repitió en 2009 con un análisis de la Carta a los Artistas del Papa San Juan Pablo II en Italia, y esa experiencia fue el punto de inicio de la Escuela de Arte Sacro de Florencia.

La institución tomó la forma de un estudio de Arte Sacro en el Monasterio de San Marco, el mismo en el cual el Beato Fra Angelico trabajó y vivió. Las labores de este estudio tuvieron éxito y el Arzobispo de Florencia, Cardenal Giuseppe Betori encargó a Mac Manus que fundara una Escuela Diocesana de Arte Sacro para Florencia, la cual comenzó sus labores en 2011.

Con información de Aleteia.

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

Copia completa más antigua de la Biblia en latín será expuesta por la Biblioteca Británica

El Codex Amiatinus retorna a Inglaterra después de haber sido elaborado en ese país y enviado como donación al Papa hace 1300 años....Más

Nuestra Señora de Willesden: el Santuario Mariano menos conocido de Londres, Inglaterra, y visitado por varios Santos

La devoción de este casi olvidado templo resurge lentamente desde inicios del siglo XX tras haber tenido un gran esplendor en la Edad Media....Más

Se cumplen 30 años de la finalización del mosaico de techo más grande del mundo: el de la Catedral de San Luis, en Estados Unidos

La construcción del mosaico comenzó en 1912 y la monumental obra consta de 41 y medio millones de piezas de cristal de más de 7000 colores....Más

Sacerdote polaco destaca enorme riqueza de música sacra misional colonial en Bolivia

El P. Piotr Nawrot ha estudiado durante 30 años la música sacra de las misiones en ese país y afirma que es la más rica de América....Más

Las Benedictinas de María, Reina de los Apóstoles, lanzan nuevo álbum en honor de la Sagrada Familia

Las religiosas Benedictinas, de gran éxito en la música sacra, están cerca de culminar un notable nuevo templo en su monasterio....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.