Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Comunión de los niños

Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de los Cielos ”. Parece haber sido una de las frases evangélicas que podrían caracterizar el pontificado de San Pío X, cuya fiesta es celebrada por la Iglesia el 21 de agosto. Su pontificado se distinguió por actitudes valientes. Entre ellas se destaca su fomento de la comunión temprana y frecuente.

La Iglesia conmemora el día 21 de agosto la fiesta litúrgica de San Pío X. Sin duda, ¡un gran Papa!

1.jpg Los frutos de las medidas adoptadas en su pontificado generaron más que simples cambios. Ellos fueron un verdadero renacer de gracias, de incremento de la Fe y deseo de santidad en todo el mundo.

Su acción evangelizadora sirvió de incentivo para que miles de ovejas del rebaño de Cristo pasasen por verdaderas transformaciones espirituales, independiente de su edad.

Pero nunca está de más recordar que San Pío X dedicó a los niños gran atención en su esfuerzo pastoral.

Fue él quien, el 8 de agosto de 1910 mandó publicar el Decreto Quam Singulari, por el cual quedó establecido que, a partir de los siete años, ya podría ser suministrada la Primera Comunión a los niños.

A propósito de la comunión anticipada, fruto del decreto de San Pío X, el Papa Juan Pablo II afirmaba que era “una decisión pastoral que merece ser recordada y elogiada. Ella provocó muchos frutos de santidad y de apostolado entre los niños, favoreciendo el surgimiento de vocaciones sacerdotales".

La costumbre de la comunión en la temprana edad es antigua y siempre atrajo para la Iglesia grandes gracias del Cielo.

No se puede olvidar, que en el inicio de la Iglesia, la Sagrada Eucaristía era suministrada a los recién nacidos bajo la especie del vino. Algunas gotas colocadas en la lengua del niño ya eran suficientes para que la primera comunión fuese realizada inmediatamente después del bautismo.

En nuestros días es importante que padres y sacerdotes animen a los niños que alcanzaron el uso de la razón, a prepararse convenientemente para recibir, cuanto antes, el cuerpo y sangre, alma y divinidad de Nuestro Señor Jesucristo.

El decreto de San Pío X, que recientemente cumplió cien años, camina en el sentido de que cuanto más joven, mejor es comulgar, más digna será la acogida a Cristo sacramentado.

Una vez que la mente del niño alcanza la edad en que empieza a pensar – hoy en día ese momento parece haber llegado antes – su alma ya está abierta y disponible para acoger la luz divina que le hace penetrar, hasta donde es posible, el misterio del amor de Dios para con el hombre.

Antes de esta medida promulgada por San Pío X, los católicos hacían su Primera Comunión solamente en su infancia o adolescencia tardía, después que muchos pecados mortales ya habían sido cometidos. Lo que evidentemente daba al demonio un poder especial sobre esas almas.

Por esta razón muchos abandonaron la fe católica antes de recibir la Primera Comunión, convirtiéndose entonces, en presas fáciles para Satanás y sus secuaces.

Lo contrario sucede con el niño que recibe la Primera Comunión, estando todavía en su primer estado de inocencia y todavía con la posibilidad de hacer comuniones frecuentes. Nuestro Señor establece en estas almas, un poder especial y por consiguiente, disminuye en ellas el poder maligno.

Que esta santa costumbre sea cada día más apreciada y seguida.

***

SAN PÍO X

José Melquior Sarto, nació en una pequeña aldea de Riese, en la diócesis de Treviso, al norte de Italia, el día 2 de junio de 1835.

2.jpg A los veintitrés años, recibió la ordenación sacerdotal. Fue vicario en una pequeña aldea, vicario de una importante parroquia, canónigo de la catedral de Treviso, obispo de la diócesis de Mántua, cardenal Patriarca de Venecia y subió al Trono Pontificio en 1903 con el nombre de Pío X.

El lema de su pontificado fue “renovar todas las cosas en Cristo”. Esto lo llevó a una atención vigilante sobre la vida interna de la Iglesia.

Como Vicario de Cristo promovió cambios en la Iglesia y efectuó reformas en los seminarios. Disciplinó el canto sacro, dando énfasis al canto gregoriano y promovió la reforma del breviario.

Su intensa devoción a la Eucaristía permitió que los fieles pudiesen recibir la comunión diaria y autorizó que la primera comunión fuese suministrada a partir de los siete años de edad. Fue el Papa Pío X quien difundió la enseñanza del catecismo en todas las parroquias y para todas las edades como camino para recuperar la fe.

Se opuso fuertemente al modernismo.

En su presencia todos notaban la importante característica de su personalidad: bondad suave y radiante.

No fue solamente teólogo. Fue un pastor dedicado y devoto.

Predijo la Primera Guerra Mundial y sufrió bastante al darse cuenta de su impotencia, pues nada podía hacer para que ésta no sucediese.

Tenía el don de los milagros y sanó a muchos enfermos. Cuando alguien lo llamaba de “Padre santo”, él lo corregía sonriendo: “No se dice santo, sino Sarto. Soy el Padre José Sarto".

El día 20 de agosto de 1914, murió a los setenta y nueve años. De inmediato el pueblo pasó a venerarlo como un santo. En 1954 el Papa Pío X fue canonizado.

¡San Pío X, rogad por nosotros!

Comunión de los niños

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.