Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
La fiesta de los hermanos celestiales

En la Solemnidad de Todos los Santos la Iglesia nos invita a ver con esperanza a nuestros hermanos celestiales, como estímulo para recorrer todo el camino iniciado en el Bautismo y alcanzar la felicidad plena en la gloria de la visión beatífica.

» I – Los Santos, ¿hermanos celestiales?
» Los Santos interceden por nosotros y...
» II – Llamados a reunirnos en el Cielo
» El predominio del mal después del pecado...
» Desde el primer santo, hasta Jesucristo
» La Encarnación del Verbo trajo al mundo...
» Quedaron abiertas de par en par...
» El contraste entre la Antigua y la Nueva Ley
» La filiación divina nos confiere una cualidad
» Una semilla de la gloria futura
» La idea de la felicidad eterna
» Un préstamo de la inteligencia divina
» III – Sigamos el ejemplo de los que...

En aquel tiempo, 1 al ver Jesús el gentío, subió al monte, se sentó y se acercaron sus discípulos; 2 y, abriendo su boca, les enseñaba diciendo: 3 “Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. 4 Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra. 5 Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. 6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados. 7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. 8 Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. 9 Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. 10 Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. 11 Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. 12 Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el Cielo” (Mt 5, 1-12a).

Monseñor João Clá Dias EPMons. João Scognamiglio Clá Dias, EP

I – Los Santos, ¿hermanos celestiales?

En la Solemnidad de Todos los Santos la Iglesia conmemora a todos aquellos que ya se encuentran en la plena posesión de la visión beatífica, incluidos los no canonizados. La antífona de entrada de la Misa nos hace esta invitación: “Alegrémonos todos en el Señor al celebrar este día de fiesta en honor de todos los Santos”.1 Sí, alegrémonos, porque santos lo son también ? en el sentido amplio del término ? todos los que forman parte del Cuerpo Místico de Cristo: no sólo los que conquistaron la gloria celestial, sino Todos los Santostambién los que satisfacen la pena temporal en el purgatorio, y los que, aún en esta tierra de exilio, viven en la gracia de Dios. Bien estemos en este mundo como miembros de la Iglesia militante, bien en el purgatorio como Iglesia padeciente, o bien en la felicidad eterna, ya como Iglesia triunfante, somos una misma y única Iglesia. Y como hijos suyos estamos hermanados, como dice San Pablo a los efesios: “ya no sois extranjeros ni forasteros, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios” (Ef 2, 19).

» Volver

Los Santos interceden por nosotros y dan ejemplo

Por eso el Prefacio de esta Solemnidad reza: “Hoy nos concedes celebrar la gloria de tu ciudad santa, la Jerusalén celeste, que es nuestra madre, donde eternamente te alaba la asamblea festiva de todos los Santos, nuestros hermanos. Hacia ella, aunque peregrinos en país extraño, nos encaminamos alegres, guiados por la fe y gozosos por la gloria de los mejores hijos de la Iglesia; en ellos encontramos ejemplo y ayuda para nuestra debilidad”.2

Así pues, caminando “guiados por la fe”, dirijamos nuestra atención hacia los Bienaventurados —hermanos nuestros si vivimos en gracia de Dios—, porque están más cerca de Aquel que es la Cabeza de ese Cuerpo, Jesucristo. Son motivo de esperanza para los que padecen en las llamas del purgatorio. Y para nosotros, que poseemos por el Bautismo el germen de esa gloria que ya gozan, son modelo de la santidad de vida que debemos alcanzar. Todo nuestro esfuerzo será poco para conseguir que esa semilla se transforme en un árbol frondoso, en pleno florecimiento y con abundancia de frutos, es decir, la gloria eterna, nuestra última meta.

P Hemos de avanzar, pues, hacia los que están en la presencia de Dios, con el mismo deseo con el que buscaríamos a nuestra familia, en el caso de que no la conociésemos, porque entre los miembros de una familia en armonía y bien constituida existe una relación muy estrecha, fruto de la consanguinidad, tan inquebrantable que, por ejemplo, si uno de los hermanos alcanza una situación de prestigio, todos los demás se regocijan. Mucho mayor tiene que ser la unión de los que, por la filiación divina, pertenecen a la familia de Dios y mayor también la alegría al contemplar a nuestros hermanos alabando a Dios en el Cielo, para siempre, e intercediendo por nosotros ante Él.

Estos pensamientos nos dan la clave para analizar el florilegio de las lecturas que la Santa Iglesia ha elegido para esta Solemnidad.

» Volver

II – Llamados a reunirnos en el Cielo

La primera Lectura del Apocalipsis (Ap 7, 2-4.9-14) está llena de belleza y, al mismo tiempo, es difícil de explicarla en profundidad en todos sus simbolismos. Detengámonos tan sólo en dos aspectos que la relacionan especialmente con esta conmemoración. “Yo, Juan, vi después a otro ángel que subía del oriente llevando el sello del Dios vivo. Gritó con voz potente a los cuatro ángeles encargados de dañar a la tierra y al mar, diciéndoles: ‘No dañéis a la tierra ni al mar ni a los árboles hasta que sellemos en la frente a los siervos de nuestro Dios'” (Ap 7, 2-3). Este hermoso pasaje deja claro que Dios sólo desencadenará el fin del mundo cuando todos los puestos del Cielo se hayan ocupado y la cohorte de los Bienaventurados se haya completado. Vemos cómo Dios, más allá de las ofensas cometidas contra Él y antes de enviar el castigo a la tierra, cuida de sus santos, de aquellos que Él ha escogido.

Enseguida después, continúa San Juan: “Oí el número de los marcados con el sello: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel” (Ap 7, 4). Este número de los que siguen al Cordero por todas partes (cf. Ap 14, 4) es simbólico, pues la cantidad de santos que hay en el Cielo es incalculable. Al crear el Cielo empíreo ? que según Santo Tomás fue la primera criatura que salió de las manos de Dios, junto con los ángeles ? 3, tenía planes de poblarlo, desde toda la eternidad, con otros seres inteligentes que, aparte de los espíritus angélicos, fuesen partícipes de la naturaleza divina y, por lo tanto, compañeros de su felicidad eterna.

He aquí el llamamiento que nos hace hoy la liturgia: desear y abrazar la vía de la santidad para formar parte de esos ciento cuarenta y cuatro mil.

» Volver

El predominio del mal después del pecado original

Ahora bien, a partir del pecado original el hombre pasó a interesarse de forma intemperante por las cosas materiales, y poco a poco se olvidó de Dios. Se estableció en la faz de la tierra la lucha entre el bien y el mal, entre los deleites de la carne y el llamamiento de Dios a la santidad, y en las relaciones humanas entró el mal con una virulencia extraordinaria, pues éste es dinámico, mientras que el bien es sólo difusivo. 4 En efecto, si no fuese por el apoyo de la gracia, el mal nos dominaría completamente y derrotaría al bien.

» Volver

Desde el primer santo, hasta Jesucristo

Esto se hace patente justo después de la salida de Adán y Eva del Jardín del Edén, en la historia de sus dos primeros descendientes, Caín y Abel. Abel era un hijo de la luz, Todos los Santosrecto y justo, cuyos sacrificios ofrecidos a Dios eran aceptados con enorme benevolencia (cf. Gn 4, 4). Caín, al contrario, nutría en su alma el nefasto vicio de la envidia que, habiendo llegado al auge, le llevó a matar a su propio hermano, derramando sangre inocente. Enseguida, tomado de amargura y depresión como consecuencia de su pecado, quiso huir de la presencia del Señor, con la típica ilusión del pecador que cree poder ocultarse de Dios, así como se esconde de la mirada de los hombres (cf. Gn 4, 8.14).

¡Cómo habrá sido el horror que le causó a Eva el tener que cargar en sus brazos el cadáver de su hijo y encontrarse, por primera vez, con los efectos del pecado cometido en el Paraíso! Sin embargo, el alma de Abel en el momento en que se separó de su cuerpo fue al limbo de los Justos, a la espera de la venida del Salvador que le abriría las puertas del Cielo. Precediendo a sus padres, encabezó el cortejo de los santos, de aquellos que poco a poco irían constituyendo el número de los que pasarían de esta vida a la eterna bienaventuranza.

» Volver

La Encarnación del Verbo trajo al mundo una pléyade de santos

No obstante, la Encarnación del Verbo y su presencia visible entre los hombres trajo al mundo una pléyade de santos: desde los mártires inocentes, hasta el Buen Ladrón que, habiendo implorado misericordia, obtuvo de los labios del mismo Dios el premio de ser perdonado y santificado: “hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lc 23, 43). Cuando Jesús expiró en la cruz, su alma descendió al limbo, donde, ciertamente, el primero en recibirlo fue San José, que le esperaba hacía pocos años. Pero fue en el día de su gloriosa Ascensión cuando el Redentor llevó consigo a esa cohorte exultante de justos, introduciéndolos en el Cielo a fin de comenzar a poblarlo. En determinado momento, con alegría para los bienaventurados, María Santísima subió en cuerpo y alma, y fue coronada como Reina del universo.

» Volver

Quedaron abiertas de par en par las puertas de la santidad

A lo largo de los veinte siglos de historia de la Iglesia, las moradas eternas acogieron a los mártires, a los doctores, a los confesores... pues fue Jesucristo quien abrió definitivamente las puertas de la santidad a todos los hombres, con la superabundancia de su gracia y su doctrina nueva dotada de poder (cf. Lc 4, 32; Mc 1, 22).

Una sinopsis de esta doctrina es el Sermón de la Montaña, cuyo centro es el Evangelio elegido para esta Solemnidad: la proclamación de las Bienaventuranzas. De hecho, son el resumen de toda la moral católica, de toda vía de perfección, de toda práctica de virtud, y si en este día conmemoramos las miríadas de santos que habitan en el Paraíso celestial, es porque realizaron durante su vida lo que el divino Maestro describe como causa de bienaventuranza.

Habiendo comentado este Evangelio en otras ocasiones,5 nos limitaremos ahora a dar una síntesis de las enseñanzas contenidas en él, en armonía con la Solemnidad celebrada.

» Volver

El contraste entre la Antigua y la Nueva Ley

En primer lugar, apreciemos el contraste de esa escena del Sermón de la Montaña con otro discurso importante de la Historia Sagrada: la promulgación de la Antigua Ley, en el monte Sinaí (cf. Ex 19-23). Parece que Jesús quiso establecer a propósito una contraposición entre ambos episodios, a fin de mostrar la belleza existente en la Nueva Ley que Él vino a traer, llevando la Ley Antigua a una perfección aún mayor (cf. Mt 5, 17). En el Sinaí, Dios permanece en lo alto de la montaña y Moisés tiene que subir hasta allí para recibir las Tablas de la Ley. Cristo, por el contrario, desciende hasta la mitad del monte para encontrarse con el hombre y entregarle, Él mismo, la Nueva Ley. Así pues, una Ley se promulga en la cima de la montaña, otra en la falda. Mientras que en el Sinaí el hombre debe subir hasta Dios, en la montaña donde Jesús hace su sermón, Dios desciende hasta el hombre.

En el Sinaí, el Todopoderoso se presenta en medio de truenos, relámpagos, oscuridad y ensordecedores ruidos de trompeta; en la montaña, el Salvador se sienta entre los hombres, en un ambiente suave, sereno y tranquilo, sin especiales manifestaciones de la naturaleza. En el Sinaí, el pueblo tenía prohibido tocar la base del monte, pues moriría si lo hiciese; en la montaña, la multitud está cerca de Jesús y puede tocarlo, porque de Él emana una virtud que cura a todos.

En el Sinaí, le fue dado a Moisés un código de leyes, un auténtico código penal, con severos castigos para quien lo transgrediese; en la montaña, Jesús muestra, con una misericordia sin límites, cuáles son los premios, los Todos los Santosbeneficios y las maravillas concedidas por Dios a quien practica la virtud y cumple la Ley. En el Sinaí, Moisés representa la Ley, sirviendo de ejemplo por su celo en cumplir esa misma Ley; en la montaña, Jesús es el modelo perfecto de la ley de la bondad.

En el Sinaí, para oír las prescripciones divinas podía subir cualquier hombre, siempre que fuese elegido por Dios; en la montaña, sin embargo, sólo el Hombre Dios, Jesucristo, segunda Persona de la Santísima Trinidad encarnada, podía pronunciar aquel sermón, porque únicamente Él, como Mesías, tenía autoridad para perfeccionar la Ley Antigua.

Desde esta perspectiva de bondad, Jesús proclama las Bienaventuranzas, mostrando hasta qué altura es capaz de elevarse un alma por el florecimiento de los dones del Espíritu Santo, produciendo actos de virtud heroica. Tales frutos pueden brotar de manera aislada, pero, en general, cuando un santo llega a la plenitud de la unión con Dios, todas las bienaventuranzas se dan en una única floración. Ser santo, pues, significa ser un bienaventurado en el tiempo para luego serlo en la eternidad.

» Volver

La filiación divina nos confiere una cualidad

Entonces, ¿en qué consiste esa bienaventuranza? En la segunda Lectura de esta liturgia (1 Jn 3, 1-3), un lindísimo fragmento de la primera carta de San Juan ? el apóstol del Amor, eximio espiritualista, siempre dado a resaltar la vida sobrenatural ? nos da la respuesta, recordando el valor de nuestra condición de hijos de Dios: “Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!” (1 Jn 3, 1a). En realidad, con motivo del Bautismo, aunque la naturaleza humana continúe siendo la misma, con inteligencia, voluntad y sensibilidad, se acrecienta en nosotros una cualidad: la participación en la propia naturaleza divina, que nos asume por completo. La gracia, explica San Buenaventura, “es un don que purifica, ilumina y perfecciona el alma; que la vivifica, la reforma y la consolida; que la eleva, la asimila y la une con Dios, haciéndola aceptable, por lo cual un don semejante justamente se llama y debió apellidarse gracia que nos hace gratos, es decir, gracia gratificante”.6

Siendo un bien del espíritu, no puede ser vista con los ojos materiales, porque éstos captan únicamente lo que es sensible, pero eso sí, comprobamos sus efectos. Santa Catalina de Siena, a quien el Señor concedió la gracia de contemplar el estado de las almas, llegó a afirmar a su confesor: “Padre mío, si usted viese el encanto que tiene un alma racional, no dudo que daría cien veces la vida por su salvación, porque en este mundo no hay nada que se le pueda igualar con tanta belleza”.7

Algunas imágenes servirán para hacernos una idea, aunque pálida, de las maravillas operadas por la gracia en las almas. Imaginemos un vitral espléndido, con una perfecta combinación de colores, fabricado con vidrio de la mejor calidad, que en su composición incluso contiene oro. Una vez puesto en la ventana, si no se le ilumina, ¿qué valor tendrá esa pieza tan espectacular? Sin embargo, a partir del momento en que los rayos de luz lo atraviesan, brillará entonces con extraordinarios matices, desdoblándose en mil reflejos multicolores.

Otra comparación que también nos acerca a la realidad sobrenatural es la de un litro de alcohol en el cual se derraman algunas gotas de una esencia fabulosa, muy fina y de delicado aroma. Sin dejar de ser alcohol, el líquido se vuelve perfume, porque es asumido por esa esencia.

Así como la luz ilumina el vitral y la esencia asume el alcohol ? y todavía podríamos encontrar en la naturaleza otras ilustrativas imágenes ? , también la gracia le confiere al alma humana una nueva cualidad, que es sumergida, por así decirlo, en la naturaleza divina, como comenta Scheeben: “Si Dios escogiese entre todos los hombres y todos los ángeles una sola alma, para comunicarle el esplendor de tan inesperada dignidad, [...] dejaría estupefactos no sólo a los mortales, sino también a los mismos ángeles, que se sentirían casi tentados a adorarla, como si fuera Dios en persona”. 8 ¡Ésta es la excelencia de la filiación divina!

» Volver

Una semilla de la gloria futura

Hijos de Dios... “¡Lo somos! El mundo no nos conoce porque no lo conoció a Él. Queridos, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos” (1 Jn 3, 1b-2a). De hecho, mientras permanecemos en este mundo, en estado de prueba, tenemos la gracia santificante recibida en el Bautismo y las gracias actuales que Dios derrama sobre nosotros a lo largo de nuestra existencia. Sin embargo, sólo estamos al principio del camino; esa gracia se transformará en gloria únicamente cuando contemplemos a Dios cara a cara, entonces llegaremos “todos a la unidad en la fe y en el conocimiento del Hijo de Dios, al Hombre perfecto, a la medida de Cristo en su plenitud” (Ef 4, 13).

» Volver

La idea de la felicidad eterna

Ésa es la felicidad absoluta de la cual nuestros hermanos, los santos, ya gozan en plenitud en la eternidad y con la cual ninguna consolación de esta vida es comparable. Nuestra idea a propósito de la felicidad es tan humana, que muchas veces creemos poseerla en grado máximo al obtener algo que deseamos mucho. La mera inteligencia del hombre no alcanza la comprensión de la felicidad del Cielo, puesto que en relación con Dios somos como hormigas que andan por la tierra y levantan la cabeza para mirar el vuelo de un águila en el cielo. La diferencia entre una hormiga y un águila es ridícula al lado de la infinitud existente entre la razón humana y la inteligencia divina. Y aunque, dotados con una capacidad fuera de lo común, pasásemos trescientos mil millones de años estudiando, nuestro discurso continuaría siendo defectuoso y no encontraríamos palabras para expresarnos adecuadamente acerca de Dios.

La esencia metafísica de Dios es definida por la Teología como el Ser subsistente por sí mismo, 9 que se conoce, se entiende y se ama por entero, tal cual es.10 Desde toda la eternidad, o sea, sin que hubiera un principio, Dios, contemplándose, se comprende enteramente en cuanto ser increado, necesario y súper excelente, que no depende de nadie, que se basta por sí solo; y en eso consiste su felicidad absoluta. Con todo, su proprio conocimiento es tan rico que genera una segunda Persona, el Hijo, idéntico a Él y tan feliz como Él. Ambos se aman, y de este mutuo amor entre Padre e Hijo procede una tercera Persona, también feliz: el Espíritu Santo. Así pues, hay tres Personas, en un solo Dios, para conocerse, entenderse y amarse, en una alegría perpetua, sin origen en el tiempo y sin fin, ¡eternamente!

» Volver

Un préstamo de la inteligencia divina

Pues bien, en su infinito amor, Dios quiso darle a las criaturas inteligentes, ángeles y hombres, un préstamo de su luz intelectual, el lumen gloriæ , para que puedan entenderlo como Él se entiende ? guardadas las proporciones entre criatura y Creador ? , ya que, según explica Santo Tomás, “la capacidad natural del entendimiento creado no es suficiente para ver la esencia de Dios” sin que sea aumentada por la “gracia divina”.11 Y por más que seccione su luz, siempre permanecerá inmutable y en nada será disminuido, porque es infinito.

El P. Santiago Ramírez, dominico eminente, define el lumen gloriæ como “un hábito intelectual operativo, infuso per se, por el cual el entendimiento creado se hace deiforme e inmediatamente dispuesto a la unión inteligible con la misma esencia divina, y se vuelve capaz de realizar el acto de la visión beatífica”.12

Ese hacerse “deiforme” significa que quien entra en la bienaventuranza y contempla a Dios cara a cara se vuelve semejante a Él, como afirma San Juan en la continuación de su epístola: “Sabemos que, cuando Él [Jesús] se manifieste, seremos semejantes a Él, porque lo veremos tal cual es” (1 Jn 3, 2b). Todos los SantosSólo en el Cielo veremos a Jesucristo de hecho, una vez que mientras vivió en la tierra nadie lo vio tal cual es. Ni siquiera en la Transfiguración, cuando tomó, en cuanto cualidad pasajera, la claridad inherente al cuerpo glorioso13 —como tuvimos oportunidad de analizar en comentarios anteriores ? , San Pedro, Santiago y San Juan llegaron a contemplar la esencia de su divinidad, pues de lo contrario sus almas se habrían separado del cuerpo.

“Todo el que tiene esta esperanza en Él se purifica a sí mismo, como Él es puro.” (1 Jn 3, 3). Cuanto más aumenta en nosotros la esperanza de ese encuentro y de esa visión, y, por lo tanto, cuanto más crecemos en el deseo de entregarnos a Dios y de pertenecerle por entero en la caridad, más nos purificamos del amor proprio y del egoísmo profundamente enraizados en nuestra naturaleza. Debemos tener bien presente que no existen tres amores, sino únicamente dos: el amor a Dios llevado hasta el olvido de sí mismo o el amor a sí mismo llevado hasta el olvido de Dios.14

» Volver

III – Sigamos el ejemplo de los que nos precedieron en la gracia y nos esperan en la gloria

El hombre, incluso privado de la gracia, tiene tal apetencia de lo infinito que no descansa hasta que no sea saciada por la unión con Dios. Es lo que revela San Agustín, en Confesiones : “Y he aquí que tú estabas dentro de mí y yo fuera, y por fuera te buscaba; y deforme como era, me lanzaba sobre estas cosas hermosas que tú creaste. Tú estabas conmigo, mas yo no lo estaba contigo. Reteníanme lejos de ti aquellas cosas que, si no estuviesen en ti, no serían”.15 Esa felicidad inmensa e indescriptible, para la cual todos hemos sido creados, sólo la alcanzaremos siguiendo los pasos de los que nos precedieron con el signo de la fe y que ya gozan de ella, por su fidelidad a tal llamamiento.

Pidamos que esa bienaventuranza eterna sea también para nosotros un privilegio, por los méritos de Jesucristo, nuestro Señor, de las lágrimas de la Santísima Virgen María y de la intercesión de todos los santos que hoy conmemoramos, a fin de que un día nos encontremos en su compañía en el Cielo. Mientras no llegamos allí, podemos relacionarnos con esa enorme pléyade de hermanos celestiales, miembros del mismo Cuerpo, por un canal directo mucho más eficaz que cualquier medio de comunicación moderno: la oración, el amor a Dios y el amor a ellos en cuanto unidos a Dios. Tengamos la certeza de que, desde lo alto, nos miran con benevolencia, ruegan por nosotros y nos protegen.

(Revista Heraldos del Evangelio, noviembre/2013, n. 143, pag 10 a 17)

» Volver

La fiesta de los hermanos celestiales

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.