"La Fe se fortalece cuando se comparte", resalta obispo en Kenia

Publicado 2019/02/20
Autor: Gaudium Press

Mons. Joseph Alessandro, Obispo de Garissa, envió un mensaje a los Directores Diocesanos de las Obras Misioneras Pontificias y a los Coordinadores de la Obra de la Santa Infancia en Kenia

Kenia - Nairobi (Miércoles, 20-02-2019, Gaudium Press) El Presidente de la Comisión para las Misiones de la Conferencia Episcopal de Kenia, Mons. Joseph Alessandro, Obispo de Garissa, envió un mensaje a los Directores Diocesanos de las Obras Misioneras Pontificias y a los Coordinadores de la Obra de la Santa Infancia.

El mensaje fue divulgado por ocasión del centenario de la Carta Pastoral del Papa Benedicto XV 'Maximum Illud', que será celebrado junto con el Mes Misionero Extraordinario decretado por el Papa Francisco para octubre de este año 2019.

En la misiva, el prelado manifestó su esperanza de que el país pueda despertar la espiritualidad misionera en todos los católicos bautizados para que den testimonio de Cristo en el mundo contemporáneo. "Debemos compartir nuestra Fe y creer en Dios. La Fe se fortalece cuando se comparte, se revitaliza cuando se manifiesta y se llena de energía si se vive de manera auténtica", aseguró Mons. Alessandro.

6.jpg

El Obispo de Garissa resaltó además que todos los católicos "somos llamados a colocarnos en movimiento y a hacer con que la Iglesia esté en las rutas evangelizando, no con palabras, sino con las buenas acciones que atraen a los no fieles a preguntar quiénes somos. Trabajamos para Jesucristo".

Mons. Marco Ganci, de la Nunciatura Apostólica, complementó el mensaje explicando que el punto de partida del verdadero apostolado está en despertar los corazones de los cristianos y redescubrir al Señor que vive en nosotros. Citando al Santo Padre, el prelado destacó la importancia de reavivar los corazones de aquellos que están llamados a llevar a Jesús donde no es conocido o donde haya sido olvidado.

"El Papa Francisco sabe bien y también lo escribe en su Carta: cada actividad misionera, cada obra de caridad material y espiritual, nace y se alimenta exactamente de una doble pasión que anima al verdadero discípulo del Señor, una pasión interior que fluye y se alimenta de la adhesión personal a la Palabra del Evangelio y de esa caridad vivida que siempre animó la vida de los Santos", concluyó. (EPC)