Papa indica camino para evitar corrupción: Desconfianza, reflexión, oración

Publicado 2017/11/10
Autor: Gaudium Press

El Evangelio de San Lucas donde él narra la parábola del administrador que desperdicia los bienes del patrón, fue usado por el Papa Francisco para desarrollar la temática de su homilía en la Casa Santa Marta

Ciudad del Vaticano (Viernes, 10-11-2017, Gaudium Press) El Evangelio de San Lucas donde él narra la parábola del administrador que desperdicia los bienes del patrón y que, cuando descubierto, envés de encontrar un trabajo honesto, continúa robando con la complicidad de otros, fue usado por el Papa Francisco para desarrollar la temática de su homilía en la Misa que él celebró por la mañana en la Casa Santa Marta.

1.jpg

Después de describir la actitud del mal administrador, Francisco afirmó tratarse de "una verdadera ‘red' de corrupción", relacionando el episodio con nuestros días:

"Son poderosos ellos. Cuando hacen ‘redes de corrupción' son potentes. Llegan a cometer actitudes mafiosas. Esta es la historia, no es una fábula, no es un caso que debemos buscar en los libros de historia antigua: Nosotros la vemos todos los días en los diarios, todos los días.

Esto sucede también hoy, sobre todo con aquellos que tienen la responsabilidad de administrar los bienes del pueblo, no los bienes propios. Con los propios bienes nadie es corrupto, porque los defiende".

Hijos de este mundo e hijos de la luz

Para el Papa la consecuencia que Jesús saca en este trecho del Evangelio es que la mayor astucia de los "hijos de este mundo" en relación a los "hijos de la luz": su corrupción mayor, la astucia llevada adelante "también con cortesía", con "guantes de seda".

¿Existe la "astucia cristiana"?

Francisco cuestionó si existe la "astucia cristiana":

"Pero si estos son más astutos que los cristianos, si ellos son más astutos que los fieles a Jesús, yo me pregunto: ¿existe una astucia cristiana? ¿Hay una actitud para aquellos que quieren seguir a Jesús, (de modo que) no acaben mal, que no acaben siendo comidos vivos por los otros? ¿Cuál es la astucia cristiana, una astucia que no sea pecado, sino que sirva para llevarme al servicio del Señor y también para ayudar a los otros? ¿Existe una astucia cristiana?"

Intuición cristiana para ir adelante

Existe una "intuición cristiana para ir adelante sin caer en la red de la corrupción", afirmó Francisco. Y Jesús la describe en el Evangelio, cuando habla, por ejemplo, de los cristianos que son como "ovejas entre lobos" o "prudentes como las serpientes y simples como la paloma".

Desconfianza, reflexión, oración

El Papa Francisco indica, entonces, qué hacer mostrando tres actitudes a ser tomadas en esas circunstancias.

La primera de ellas es tener una "saludable desconfianza", estar atentos, esto es, a quien "promete mucho" y "habla demás" como "aquellos que dicen", "haga la inversión en mi banco, yo le daré el doble de intereses".

La segunda actitud indicada por Francisco es la reflexión, delante de las seducciones del diablo que conoce nuestras debilidades.
La oración es la última actitud que el Papa indica para ser tomada cuando no se desea ser deshonesto y corrupto.

"Recemos hoy al Señor para que nos dé esa gracia de ser astutos, cristianos astutos, de tener esta astucia cristiana. Si hay una cosa que el cristiano no se puede dar el lujo de ser es ser ingenuo. Como cristianos, tenemos un tesoro dentro: el tesoro que es el Espíritu Santo. Debemos preservarlo. Y un ingenuo se deja robar el Espíritu.

Un cristiano no se puede permitir ser un ingenuo. Pidamos esa gracia de la astucia cristiana y de la intuición cristiana".

Es también una buena oportunidad para rezar por los corruptos. Se habla de polución atmosférica, pero también hay una polución de la corrupción en la sociedad, destacó Francisco, pidiendo además, al encerrar:

"Recemos por los corruptos: ¡pobrecitos, que encuentren el camino para salir de aquella prisión en la cual ellos quisieron entrar!". (JSG)