Fieles de la Diócesis de Wenzhou, China, celebran finalmente retorno de su Obispo tras siete meses de detención

Publicado 2018/02/01
Autor: Gaudium Press

El prelado fue sometido sin éxito a una prolongada presión para obligarlo a unirse a la Asociación Patriótica.

Wenzhou (Jueves, 01-02-2018, Gaudium Press) Los fieles de la Diócesis de Wenzhou, China, recibieron el pasado 27 de enero con una fiesta a su Obispo, Mons. Pedro Shao Zhumin, después de que permaneciera siete meses alejado de su grey a causa de una detención arbitraria de las autoridades chinas. El prelado fue sometido a un prolongado proceso de presión para intentar afiliarlo a la Asociación Patriótica que controla la vida de la llamada Iglesia "oficial". Con un canto compuesto para la ocasión, los fieles celebraron la presencia del prelado. "Nuestro querido Obispo que nos guía a Cristo. Nuestro Obispo es el buen pastor... tu nombre está siempre en nuestro corazón", cantaron los presentes, según informó AsiaNews.

MONS. PETER SHAO GAUDIUM PRESS.png
Mons. Pedro Shao Zhumin recibe un obsequio durante su recepción festiva en su Diócesis tras siete meses de detención. Foto: AsiaNews.
Mons. Pedro Shao Zhumin fue arrestado el pasado 18 de mayo por parte de miembros de las fuerzas de seguridad pública y funcionarios de la Oficina de Asuntos Religiosos, de una manera frecuente para los miembros de la llamada Iglesia "subterránea" que no admite la intervención estatal en el apostolado. El prelado fue enviado a la ciudad de Xining, a 2.500 kilómetros de su Diócesis, donde no podía tener contacto con su grey, mientras permanecía en detención domiciliaria. El Obispo fue finalmente puesto en libertad el pasado 04 de enero, pero tuvo que viajar a Beijing para someterse a una cirugía en el oído.

Durante su reclusión, el Obispo fue presionado para suscribirse a la Asociación Patriótica y, ante su negativa, intentar que firmara una declaración de aceptación de cuatro condiciones impuestas por el gobierno para su liberación: el apoyo a la idea de una Iglesia china independiente de la Santa Sede, la aprobación del procedimiento de auto-ordenación de Obispos, la concelebración con un obispo ilegítimo y la aceptación de las nuevas normativas sobre religión. El Obispo se negó a firmar este último documento.

La comunidad católica de Wenzhou está claramente dividida entre quienes pertenecen a la Iglesia "subterránea", más de 80 mil personas de un total de 130 mil creyentes, y quienes participan en las celebraciones de la comunidad "oficial". Ambas comunidades cuentan con unos 35 sacerdotes cada una y Mons. Shao goza de una buena relación con los miembros de la comunidad oficial a pesar de ejercer su ministerio episcopal de manera clandestina.

Con información de AsiaNews.