Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Espiritualidad » Cuentos para niños »



El tamborilero

Salió corriendo a coger su tambor, empezó a tocarlo y se puso a cantar en honor de aquellos admirables viajeros, que parecían reyes. - (2009/12/06) ...Más



¡No te atrevas a encender estos cirios!

Esa noche fría tenía muchas sorpresas reservadas para el tranquilo Estanislao, que no estaba preparado para ninguna de ellas… - (2009/12/01) ...Más



Así nacieron las golondrinas

Era un día sábado cuando un austero anciano de cabeza cubierta y ropa gastada recorría el camino que lleva a Jerusalén… - (2009/12/01) ...Más



Salvado por un amigo invisible

Aquella arpía le había pegado con tanta fuerza a Mateo que el niño decidió huir. Pero las ventanas tenían rejas y las puertas estaban bien cerradas... ¿Cómo escapar entonces de ese tugurio? - (2009/11/02) ...Más



¡Qué risas tan alegres!

Nadie creería que el pronóstico de papá iba a cumplirse. Pero de modo muy distinto al que se había imaginado. - (2009/11/01) ...Más



El Rey y el niño

Cuando el carruaje dorado del soberano se detuvo en un cruce, sus ojos se posaron sobre un niño muy parecido con el heredero fallecido. Impresionado, el rey mandó llamarlo. - (2009/11/01) ...Más



Osadía maternal

Al amparo de la noche, la angustiada condesa se dirigió a la catedral. Se arrodilló delante de la Virgen, rezó unos momentos… y llevó a cabo su atrevida resolución. - (2009/11/01) ...Más



El Valle de las Cruces

En ese valle había miles de cruces con todos los tamaños y formas. Después de examinarlas detenidamente, el maestro Schmerzen tomó una de ellas con firmeza y dijo: “¡Ésta es la que quiero!” - (2009/11/01) ...Más



Sólo para verte...

El ostensorio empezó a girar en las manos del sacerdote sin que éste hiciera movimiento alguno, hasta que se detuvo frente de Zita. Y desde la Sagrada Hostia se escuchó una voz celestial… - (2009/10/04) ...Más



La luciérnaga

Juana lloraba de angustia: al día siguiente su casa sería embargada para pagar una deuda que ya estaba saldada. Pero Dios, padre de los huérfanos y de las viudas, vino en su socorro a través de una simple luciérnaga. - (2009/10/01) ...Más


Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.