Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Doctrina » Eucaristía » La Eucaristía »
La Eucaristía

La Eucaristía, nuestro más bello tesoro

Publicado 2009/06/01
Autor : Redacción

Durante una semana, más de 11 mil congresistas de 70 países se reunieron en los pabellones de la Expo-Cité de Québec, transformada temporalmente en “Ciudad Eucarística”.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

La Eucaristía, nuestro más bello tesoro

 
 

Hace más de 120 años, en 1881, se realizaba el primer Congreso Eucarístico en la ciudad francesa de Lille por iniciativa de una seglar: Emilie Tamiser. Inspirada por la piedad eucarística de San Pedro Julián Eymard, fallecido algunos años antes, ella recibió la bendición del Papa León XIII para la iniciativa y contó con el apoyo de otros seglares, sacerdotes y obispos para llevarla a cabo.

Aunque aquel Congreso haya sido un éxito, era difícil para esta fervorosa seglar prever el alcance futuro de su realización. En efecto, en poco tiempo esos eventos traspusieron las fronteras de Francia, haciéndose internacionales.

Después de poco más de un siglo, ya han sido realizados 49 congresos internacionales, en ciudades de los cinco continentes, bajo la presidencia del Papa o de un Legado Pontificio.

eucaristiaTesoro.jpg
La ExpoCité —un parque de exposiciones con 30 mil metros cuadrados, situado muy próximo al centro de Québec— se transformó durante una semana en la “Ciudad Eucarística”.

El don de Dios por excelencia

La honra de ser sede del 49º Congreso Eucarístico Internacional, realizado del 15 al 22 de junio, bajo el lema “La Eucaristía don de Dios para la vida del mundo”, correspondió a la ciudad de Québec, cuna del catolicismo en América del Norte.

Para facilitar el desarrollo de los trabajos, fue previamente elaborado, bajo la dirección del Cardenal Marc Ouellet, Arzobispo de la ciudad anfitriona, un Documento Teológico de Base. En la introducción de ese documento, el Purpurado realza con ardor y profundidad la suprema importancia de ese Sacramento. “La Iglesia —escribe el cardenal— recibió la Eucaristía de Cristo, su Señor, no como un don entre muchos, por precioso que sea, mas como el don por excelencia, pues es el don de Si mismo, de su Persona, en su santa Humanidad”.

Por su parte, el Cardenal Jozef Tomko, presidente emérito del Pontificio Comité para los Congresos Eucarísticos Internacionales y Legado Pontificio en Québec, reforzó, en la homilía inaugural, el valor de ese Divino Don al recordar: “la Eucaristía es el propio Cristo, una persona, con su naturaleza divina y humana, dada a nosotros” .

En cada Celebración, añadió Mons. Tomko, el propio Jesucristo está presente entre nosotros en el lugar del sacrificio, como Cordero de Dios que quita los pecados de nuestro mundo. La Misa, por lo tanto, “no es una pura conmemoración o recuerdo, es la representación sacramental de ese evento salvífico, un memorial que continua ofreciendo sus frutos a los fieles”.

Desde Roma, el Papa Benedicto XVI quiso manifestar personalmente a los congresistas la proximidad espiritual con que estaba acompañando el evento y las esperanzas depositadas en él. Al final de la audiencia general del 18 de junio, el Vicario de Cristo en la Tierra afirmó: “Me hago espiritualmente presente en tan solemne encuentro eclesiástico, y formulo votos de que sea para las comunidades cristianas del Canadá y para la Iglesia universal un tiempo fuerte de oración, de reflexión y de contemplación del misterio de la Sagrada Eucaristía” . Y manifestó el deseo de que el CEI 2008 “reavive en los fieles, no apenas del Canadá, sino de muchas otras naciones en el mundo, la conciencia de aquellos valores evangélicos y espirituales que forjaron su identidad a lo largo de la Historia”.

Reflejo de la universalidad de la Santa Iglesia

El Congreso fue marcado por la enorme diversidad de etnias y lenguas, tanto de participantes cuanto de expositores, reflejando bien la universalidad de la Santa Iglesia Católica.

De la mesa redonda sobre “La Vitalidad de la Eucaristía alrededor del Mundo” , presidida por el Legado Pontificio, participaron seis otros Cardenales de cuatro continentes: Mons. Geraldo Majella Agnelo, Arzobispo de Salvador, Brasil; Mons. Jean Pierre Ricard, Arzobispo de Bordeaux, Presidente de la Conferencia Episcopal Francesa; Mons. Justin Francis Rigali, Arzobispo de Filadelfia, Estados Unidos; Mons. Ricardo Jamin Vidal, Arzobispo de Cebú, Filipinas; Mons. Telesphore Placidus Toppo, Arzobispo de Ranchi, India; y Mons. Théodore Adrien Sarr, Arzobispo de Dakar, Senegal.

Y entre los conferencistas, se destacaron Pastores de las más diversas procedencias: Cardenal Christian Wiyghan Tumi, Arzobispo de Douala, Camarones; Cardenal Philippe Barbarin, Arzobispo de Lyón y primado de las Galias; Cardenal Telesphore Placidus Toppo, Arzobispo de Ranchi, India; Mons. Donald William Wuerl, Arzobispo de Washington, Estados Unidos; Mons. Henri Tessier, Arzobispo de Argel, Argelia; y Mons. Luis Antonio G. Tagle, Obispo de Imus, Filipinas.

A ellos se unieron diariamente, más de 11 mil congresistas de 70 países.

eucaristiaTesoro2.jpg
Uno de los momentos más destacados del Congreso fue la celebración de la Liturgia Bizantina-Católica, presidida por el Metropolita de los Ucranianos Católicos de Canadá, Mons. Lawrence Huculak, OSBM

La “Ciudad Eucarística”

La ExpoCité —un parque de exposiciones con 30 mil metros cuadrados, situado muy próximo al centro de Québec— se transformó durante una semana en la “Ciudad Eucarística”.

En varias de sus dependencias fueron instaladas capillas para Adoración perpetua del Santísimo Sacramento.

En uno de los pabellones, funcionó una muestra con más de 80 expositores.

Otros se destinaron a diversas finalidades: Centro de Informaciones, Sala de Conferencias y Testimonios, Espacio de los Jóvenes, Espacio de la Familia, etc. En el “Parque de los Bienaventurados” los congresistas podían apreciar una exposición que presentaba figuras representativas de la historia de la Iglesia en Canadá.

La más importante de las actividades fue, sin duda, la Celebración Eucarística.

Despertó especial interés la celebrada en el rito bizantino por el Arquieparca de Winnipeg y Metropolita de los ucranianos católicos del Canadá, Mons. Lawrence Huculak, OSBM.

Y la Misa presidida por el Cardenal Justin Francis Rigali se destacó por un episodio emocionante: en la procesión de las ofrendas, fue entregada una réplica de la custodia usada por los prisioneros católicos del campo de concentración de Auschwitz, enviada por el Arzobispo de Munich.

Después de la Eucaristía se realizaban las conferencias, los círculos de estudios para profundizar las cuestiones pastorales, las sesiones de intercambio y testimonios, la adoración al Santísimo Sacramento.

Periodos reservados para la Reconciliación y la Adoración

El jueves 19 de junio, fue el “Día de la Reconciliación”. En la mañana, el Cardenal Claudio Hummes, prefecto de la Congregación para el Clero, presidió la Liturgia preparatoria para el Sacramento de la Reconciliación, de la cual hizo parte una escenificación de la parábola del Hijo Pródigo.

Y a la tarde, la “Ciudad de la Eucaristía” se transformó temporalmente en “Ciudad del Perdón”: numerosos sacerdotes, repartidos en diversos puntos de la ExpoCité, atendieron a los congresistas que deseaban confesarse.

El día terminó con una gran procesión eucarística por las calles de Québec. Cerca de 15 mil fieles acompañaron al Santísimo Sacramento, rezando el Rosario, cantando himnos y llevando velas encendidas. Demoró un poco más de tres horas para recorrer los aproximadamente cinco kilómetros de trayecto.

La noche del sábado 21, estuvo dedicada a la vigilia de oraciones y de adoración. Durante la misma, Benedicto XVI pidió a los jóvenes, por videoconferencia, que sean “portadores de la paz de Jesús y testigos de su mensaje de amor”. Y acentuó: “No tengáis miedo de anunciar a Cristo a los jóvenes de vuestra edad. Enseñadles que Cristo no es obstáculo para vuestra vida ni para vuestra libertad. Mostradles que, por el contrario, Él os da la verdadera vida, os torna libres para luchar contra el mal y hacer de vuestra vida algo bello”.

Durante toda la semana del Congreso, varias iglesias de la ciudad mantuvieron el Santísimo Sacramento expuesto durante las 24 horas del día.

eucaristiaTesoro3.jpg
Una gran procesión eucarística recorrió las calles de Québec, presidida por el Legado Pontificio, Cardenal Tomko. Cerca de 15 mil fieles acompañaron el Santísimo Sacramento, rezando el Rosario y cantando himnos.

“El más bello de los tesoros”

La Statio Orbis —Misa de Clausura celebrada por el Legado Pontificio bajo una lluvia que no desanimó a los 60 mil peregrinos— coronó con esplendor todas esas actividades en honra de Nuestro Señor Jesucristo sacramentado.

La homilía fue proferida por el propio Papa, en retransmisión directa desde el Vaticano. Benedicto XVI dirigió a los fieles de todo el mundo, vueltos hacia el Santísimo Sacramento, palabras de estímulo y de orientación pastoral: “La Eucaristía es vuestro más bello tesoro. Ella es el sacramento por excelencia; nos introduce anticipadamente en la vida eterna; contiene todo el misterio de nuestra salvación; es la fuente y la cumbre de la acción y de la vida de la Iglesia, como nos recuerda el Concilio Vaticano II”.

Su Santidad recordó que la participación en la Eucaristía nos convoca “a comprometernos con todos nuestros hermanos para hacer frente a los desafíos presentes y para hacer del planeta un lugar donde se pueda vivir bien”. Y añadió: “Para esto, tenemos que luchar sin cesar para que toda persona sea respetada desde su concepción hasta su muerte natural, que nuestras sociedades ricas acojan a los más pobres y vuelvan a dar a ellos toda su dignidad, que toda persona pueda alimentarse y hacer vivir a su familia, que la paz y la justicia brillen en todos los continentes”.

El Santo Padre recordó también que para recibir dignamente este divino Don es preciso estar debidamente preparado: “A pesar de nuestra debilidad y de nuestro pecado, Cristo quiere establecer en nosotros su morada. Por eso, precisamos hacer todo cuanto está a nuestro alcance para recibirlo en un corazón puro, encontrando sin cesar, por el Sacramento del Perdón, la pureza que el pecado maculó (manchó). [...] En efecto, el pecado, sobre todo el pecado grave, se opone a la acción de la gracia eucarística en nosotros”.

Asistieron a la ceremonia de clausura numerosas autoridades, entre las cuales el primer ministro de Québec, Jean Charest; el alcalde de la ciudad de Québec, Regis Lebaume; y la gobernadora general del Canadá, Michaële Jean.

El próximo Congreso Eucarístico Internacional, según anunció el Papa, será celebrado en Dublín (Irlanda), el año 2012.

 

Su voto :
0
Resultado :
5
- Votos : 2

Artículos Recomendados

Continúa la saña de la persecución a la Iglesia: el caso de la diócesis china de Fuzhou

ras el acuerdo entre la Santa Sede y el gobierno chino el año pasado, el acoso a la Iglesia se ha mantenido y según muchos testimonios se ha acentuado. Miremos el caso de Fuzhou....Más

Con más de 160 expositores comenzó en Bogotá Expocatólica 2019

"Sigamos caminando juntos" es el lema de la sexta edición del evento que congrega a diferentes realidades de la Iglesia católica en Colombia y el mundo. La feria culminará el domingo 10 de marzo. ...Más

Cardenal Filoni presidió ceremonia de cierre del Congreso Eucarístico Nacional en Taiwán

El purpurado resaltó que un Congreso Eucarístico no es "un evento más a ser celebrado, sino un grandioso momento de alegría por la presencia de Jesús y el encuentro con Jesús vivo en la Eucaristía"...Más

Los Sacramentos no son algo que se compre, advierte sacerdote

La advertencia la hizo el Padre Luciano Massullo a propósito del centenario de la parroquia San Pedro, localizada en Puerto Alegre, Brasil. ...Más

"Cátedra de Pedro"- los Heraldos del Evangelio cumplen 18 años

El 22 de febrero de 2001, durante la conmemoración de la Fiesta Litúrgica de la Cátedra de San Pedro, el Santo Padre Papa Juan Pablo II reconoció el carisma de los Heraldos del Evangelio, y los erigió como Asociación Internacional de Derecho Pontificio....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.