Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » Historia Sagrada »
Historia Sagrada

Los Evangelios Apócrifos

Publicado 2009/06/22
Autor : Redacción

Ocultas bajo el gracioso manto de encantadoras leyendas respecto de los misterios de la vida de Jesús, muchas veces se propagaban tendenciosas ideas gnósticas o maniqueas.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Los Evangelios Apócrifos

 

Cuando en el futuro los estudiosos de la historia analicen los siglos XX y XXI, se encontrarán con dificultades no pequeñas para verificar si un documento es verdadero o falso. Uno de los grandes obstáculos para ello será muy probablemente nuestra tan conocida Internet.

En ese asombroso medio de divulgación masiva hay de todo. Hasta es posible que el investigador encuentre en él datos genuinos y útiles en medio de mucha confusión, pero tal vez encuentre más confusión que verdad.

Si para nosotros, que vivimos la época donde ocurren los acontecimientos a Internet, ya resulta difícil distinguir lo verídico de lo falso, lo real de lo imaginario, ¿cuánto más arduo será el trabajo de los historiadores futuros?

Sin embargo, este problema no se refiere únicamente a nuestro tiempo: es una cuestión que se repite a lo largo de la historia. Sucede, por ejemplo, con los evangelios apócrifos.

Evolución en el significado de la palabra

El vocablo griego “apócrifo” significa “cosa escondida, oculta”. En la antigüedad, esa palabra sólo designaba los libros destinados exclusivamente a los miembros de un grupo cerrado, a los iniciados en algún misterio. Más tarde, pasó a ser utilizada para denominar documentos de origen dudoso, cuya autenticidad podía ser cuestionada.

Los cristianos daban el calificativo de apócrifo a ciertos escritos cuyo autor era desconocido y en los que desarrollaban temas ambiguos, aunque fuesen presentados como sagrados. Por eso, con el curso del tiempo este término adquirió una connotación un tanto peyorativa, dando a entender “un escrito sospechoso de herejía o al menos poco recomendable”.

Papel de la imaginación popular…y de la astucia de los herejes

En el desarrollo de la literatura evangélico-apócrifa, tuvieron un papel destacado los sentimientos del pueblo llano de Dios. La imaginación oriental y la atracción por todo lo que parecía misterioso buscaban modos de llenar los “vacíos” que los Evangelios ya consagrados parecían tener sobre muchos detalles de la vida de Jesús.

Aquellas jóvenes comunidades cristianas sentían la viva necesidad de conocer cosas nuevas acerca de la persona de Nuestro Señor Jesucristo, su vida y su mensaje. No extraña que se dejaran llevar por relatos fantásticos escritos por personas que figuraban como contemporáneos de Cristo, o por tradiciones provenientes de los lugares por los que había pasado el Divino Maestro. Este acervo primitivo fue creciendo y diversificándose al pasar de boca en boca y de región en región, hasta cristalizar finalmente en la abundante literatura apócrifa, que muchas veces se amparó en los que habían sido testigos reales de la vida de Cristo: Pedro, Juan, Santiago, Felipe, etc.

Sin embargo, a la ingenuidad el pueblo crédulo no tardó en sumarse la astucia de los herejes. Ocultas bajo el gracioso manto de encantadoras leyendas acerca de los misterios de la vida de Jesús, muchas veces se propagaban tendenciosas ideas gnósticas o maniqueas. Varios de esos malintencionados autores forjaban escritos “bíblicos” alterando o simplemente inventando hechos y personajes con la intención de dar base y justificación a sus tesis heréticas.

aprocrifos.jpg
Las primeras comunidades cristianas sentían una viva necesidad de conocer cosas nuevas acerca de la persona de Cristo, su vida y su mensaje.

La eficaz reacción de la Iglesia

Cuando la cizaña empezó a mezclarse con el trigo, se comprende que las autoridades de la Iglesia, a la que Cristo había confiado el cuidado de su rebaño, reaccionaran de alguna manera contra esas falsificaciones que amenazaban la salud espiritual y la unidad de los fieles.

La primera y más importante me­dida fue establecer qué libros esta­ban realmente inspirados por el Es­píritu Santo, y así reconocerlos co­mo pertenecientes a las Sagradas Es­crituras. Se sabe que desde el siglo I existía la preocupación por elaborar esta lista, pero la más antigua que se conoce, llamada “fragmento Mura­toniano”, es cercana al año 170 y no contenía los 27 libros del Nuevo Tes­tamento. La primera lista que ya ci­ta todos los libros hoy conocidos fue elaborada en el año 367 por el gran san Atanasio, Patriarca de Alejan­dría, conocido como el “Padre de la Ortodoxia”. Este prelado fue quien utilizó por primera vez, en el año 350, el término griego Canon (regla, nor­ma) para referirse a la relación de los libros que componen las Sagradas escrituras.

Es oportuno resaltar que los crite­rios para el establecimiento del Canon no fueron de ningún modo fortuitos, sino fruto de profundos y serios estu­dios y disputas en las cuales participa­ron personajes de eminente ciencia y consumada virtud, tales como san Po­licarpo de Escina, san Ignacio de An­tioquía (ambos discípulos del apóstol san Juan), san Ireneo de Lyon, Euse­bio de Cesárea, el Papa san Dámaso y san Jerónimo, entre otros.

Las últimas dudas, fueron resuel­tas por fin en el 393, cuando el Concilio Regional de Hipona definió el Ca­non sagrado de la Iglesia Católica tal como hoy lo conocemos, con sus 73 libros, y decretó: “Además de las Es­crituras Canónicas, nada sea leído en la Iglesia con el título de Divinas Es­crituras”. Esta definición fue repeti­da por varios Concilios: el III de Car­tago (397), el IV de Cartago (419), el de Trulos (692), el de Florencia (1442), el de Trento (1546) y el Vati­cano I (1870).

Así pues, son libros bíblicos autén­ticos todos los que constan en ese Ca­non, y los demás son apócrifos.

Dos tipos de libros apócrifos

No obstante, la Iglesia, en su sa­biduría, sabía distinguir dos tipos de documentos apócrifos. Un primer grupo lo forman los li­bros que, a pesar de no estar en el Ca­non, no llegan a contraríar los Evan­gelios auténticos. Incluso han sido ci­tados por conocidos autores eclesiás­ticos, presentando un carácter orto­doxo. Por ejemplo: los Hechos de Pa­blo, el Pastor de Hermas, la Carta de Bernabé, el Evangelio de los He­breos, el Protoevangelio de Santiago.

Y un segundo grupo lo componen libros impregnados de graves errores doctrinales, históricos y hasta geo­gráficos, además de expresiones vul­gares o por lo menos disonantes con la bella literatura evangélica. Destacan entre estos: Evangelio de Judas, Evangelio de los Doce, Evangelio de los Egipcios, Actos de Mateo, Apoca­lipsis de Pedro.

Así mismo, no se llegó a una con­denación expresa de los apócrifos en general, pero sí fueron elaboradas lis­tas de los que eran considerados cla­ramente heréticos. Una de éstas es el Decreto Gelasiano, “De libris re­cipiendis et non recipiendis” (Libros aprobados y no aprobados), normal­mente atribuido al Papa san Gelasio (492-496).

Valor histórico de ciertos textos apócrifos

aprocrifos2.jpg
Los buenos documentos apócrifos proporcionaron abundante inspiración a los literatos y artistas de la Edad Media.  (arriba, la Huída a Egipto, Catedral de Oviedo).

Sin dejar de reconocer el impor­tante papel de la imaginación popu­lar en la creación o alteración de cier­tas tradiciones, no se puede negar que el testimonio de los documen­tos apócrifos referidos al primer gru­po posee un valor histórico indirec­to, pero no irrelevante. Aunque vis­tos con reserva en los primeros siglos, algunos contenían datos que más tar­de fueron reconocidos por la Santa Iglesia.

Veamos, por ejemplo, los nombres de los padres de la Santísima Virgen, san Joaquín y santa Ana, celebrados por la liturgia el 26 de Junio; la con­memoración de la presentación de la Virgen niña, establecida en el calen­dario romano el 21 de Noviembre; el nacimiento de Jesús en una gruta en la cual nunca falta el buey y el burro; la fuga a Egipto con la destrucción de los ídolos en ese país; los tres Reyes Magos con los nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar; el nombre del buen ladrón, san Dimas, celebrado por la liturgia el 25 de marzo; el nombre del soldado Longinos, que atravesó el pecho de Nuestro Señor con la lanza; la historia de la Verónica, que enjugó con un paño el rostro de Nuestro Señor mientras éste recorría el Via Crucis.

Todos estos datos se encuentran profundamente enraizados en el sentir católico, y nadie puede negar su beneficio, pero no tienen más fundamento histórico que las narraciones apócrifas.

Una época que dio amplia acogida a los documentos apócrifos fue la Edad Media. En ellos encontraron inspiración abundante, para literatos y artistas, tales como Jacques de Vorágine, con su tan conocida Leyenda Dorada, Fray Angélico y el Giotto, con sus inocentes pinturas, y los anónimos escultores que llenaban las catedrales, tallando en la piedra personajes y escenas de la vida del Salvador y sus apóstoles.

Por fin, hay que reconocer una deuda de gratitud con los santos, los Padres de la Iglesia y los pontífices, por su actitud de firmeza y cautela ante la difusión indiscriminada de los textos apócrifos. Gracias a ellos, se pudo conservar inalterado el tesoro auténtico de la Revelación escrita, pieza fundamental de la prenda de salvación que nos legó Nuestro Señor Jesucristo.

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

Papa envió mensaje por accidente aéreo en Etiopía

La comunicación está firmada por el Cardenal Secretario de Estado...Más

Papa en el Ángelus: No dialogar con el demonio

El Pontífice rezó ayer el Ángelus del primer domingo de Cuaresma...Más

Papa para la Jornada Mundial por las Vocaciones: Arriesgarse por la promesa de Dios

Con ocasión de la próxima Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, el Papa Francisco dio a conocer su mensaje, que lleva como título "La valentía de arriesgar por la promesa de Dios"...Más

En mayo, el Papa visitará Bulgaria y Macedonia del Norte

Entre los días 5 y 7 de mayo próximos el Papa Francisco hará una visita apostólica más...Más

No olvidar lo que el Señor hizo en nuestra vida, recomienda el Papa en homilía

De hecho, dijo el Papa, en el camino rumbo al encuentro con Cristo resucitado es preciso estar atentos a no volver para atrás, no ser sordos en el alma y al peligro de la idolatría...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.