Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » La Palabra de los Pastores »
La Palabra de los Pastores

La importancia de la oración para los sacerdotes

Publicado 2009/12/28
Autor : Cardenal Cláudio Hummes

El Prefecto de la Congregación para el Clero, el Cardenal Cláudio Hummes, envió a los presbíteros de todo el mundo el mensaje de Navidad que transcribimos a continuación

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share
 

Queridos Presbíteros:

1.jpg

Cardenal Cláudio Hummes,
Prefecto de la Congregación para el Clero

La oración ocupa necesariamente un sitio central en la vida del Presbítero. No es difícil entenderlo, porque la oración cultiva la intimidad del discípulo con su Maestro, Jesucristo. Todos sabemos que cuando ella falta la Fe se debilita y el ministerio pierde contenido y sentido. La consecuencia existencial para el Presbítero será aquella de tener menos alegría y menos felicidad en el ministerio de cada día. Es como si, en el camino del seguimiento a Cristo, el Presbítero, que camina junto a otros, comenzase a retardar se siempre más y de esta manera se alejase del Maestro, hasta perderlo de vista en el horizonte. Desde este momento, se encuentra perdido y vacilante.

Sin pastores, nuestras comunidades quedarán destruidas

San Juan Crisóstomo, comentando en una homilía la Primera Carta de San Pablo a Timoteo, advierte sabiamente: “El diablo interfiere contra el pastor […] Esto es, si matando las ovejas el rebaño disminuye, eliminando al pastor, él destruirá al rebaño entero”. El comentario hace pensar en muchas de las situaciones actuales. El Crisóstomo advierte que la disminución de los pastores hace y hará disminuir siempre más el número de los fieles de la comunidad. Sin pastores, nuestras comunidades quedarán destruidas.

Pero quisiera hablar aquí de la necesidad de la oración para que, como dice el Crisóstomo, los Padres venzan al diablo y no sean cada vez menos. Verdaderamente sin el alimento esencial de la oración, el Presbítero enferma, el discípulo no encuentra la fuerza para seguir al Maestro y, de esta manera, muere por desnutrición. Consecuentemente su rebaño se pierde y, a su vez, muere.

El Presbítero es un discípulo muy especial de Jesús

Cada Presbítero, pues, tiene una referencia esencial a la comunidad eclesial. Él es un discípulo muy especial de Jesús, quien lo ha llamado y, por el sacramento del Orden, lo ha configurado a sí, como Cabeza y Pastor de la Iglesia. Cristo es el único Pastor, pero ha querido hacer partícipe de su ministerio a los Doce y a sus sucesores, por medio de los cuales también los Presbíteros, aunque en grado inferior, participan de este sacramento, de tal manera que también ellos llegan a participar en modo propio al ministerio de Cristo, Cabeza y Pastor. Esto comporta una unión esencial del Presbítero a la comunidad eclesial. Él no puede hacer menos de esta responsabilidad, dado que la comunidad sin pastor muere.

Como Moisés, el Presbítero debe quedarse con los brazos alzados hacia el cielo en oración para que el pueblo no perezca.

El Presbítero tiene necesidad de ser hombre de oración

Por esto, el Presbítero debe permanecer fiel a Cristo y fiel a la comunidad; tiene necesidad de ser hombre de oración, un hombre que vive en la intimidad con el Señor.

Además, tiene la necesidad de encontrar apoyo en la oración de la Iglesia y de cada cristiano. Las ovejas deben rezar por su pastor.

Pero cuando el mismo Pastor se da cuenta de que su vida de oración resulta débil es entonces el momento de dirigirse al Espíritu Santo y pedir con el ánimo de un pobre. El Espíritu volverá a encender la pasión y el encanto hacia el Señor, que se encuentra siempre allí y que quiere cenar con él.

En este Año Sacerdotal queremos orar con perseverancia y con tanto amor por los Sacerdotes y con los Sacerdotes. A tal efecto, la Congregación para el Clero, cada primer jueves de mes, a las cuatro de la tarde, durante el Año Sacerdotal, celebra una Hora eucarística-mariana en la Basílica de Santa María la Mayor, en Roma, con los Sacerdotes y por los Sacerdotes.

Con gran alegría, muchas personas acuden a rezar con nosotros.

Queridísimos Sacerdotes, la Navidad del Señor está a la puerta. Quisiera daros mis más y mejores augurios de Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2010. Junto al pesebre, el Niño Jesús non invita a renovar hacia Él aquella intimidad de amigo y de discípulo para enviarnos de nuevo como sus evangelizadores.”

 

Su voto :
0
Resultado :
5
- Votos : 1

Artículos Recomendados

Rector del Santuario de Fátima, en Portugal: Debemos "traer de nuevo a Jesús a la celebración de la Navidad"

El P. Carlos Cabecinhas habló de la pérdida del sentido profundo de la Navidad...Más

La luz de Navidad no se apaga como las luces artificiales, resalta Obispo costarricense

La reflexión fue transmitida por una radio local, y a través de ella el prelado recordó que el Hijo de Dios, con su nacimiento, trae a los hombres obsequios de amor y paz, pero antes que nada, "se nos da como regalo supremo para nuestra salvación"...Más

El "Bambinello dei baci", Niño Jesús del Padre Pío, se expone en Roma

Hasta el 6 de enero, en la fiesta de la Epifanía, se podrá venerar la imagen del Divino Infante en la iglesia de San Salvatore in Lauro, santuario romano de Nuestra Señora de Loreto....Más

Navidad y Espíritu de reparación

Debido a los pecados cometidos en todo el mundo, al conmemorar la Santa Navidad precisamos también hacer actos de reparación. Nuestra Señora, desde el primer instante en que Jesús nació, reparaba junto al Redentor los sufrimientos que Él tendría... ...Más

Cardenal Scherer presidió celebraciones de Navidad en la Catedral de San Pablo, Brasil

Mons. Odilo resaltó que la Solemnidad de la Navidad es para todos un anuncio de alegría y de paz. "Nació el príncipe de la paz que para todos quiere ser portador de paz"...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.