Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Espiritualidad » Cuentos para niños »
Cuentos para niños

El banquete del Niño Jesús

Publicado 2010/05/01
Autor : Redacción

Los dos pequeños contaron al buen fraile que cierto niño participaba todos los días de su comida. ¿Quién sería el nuevo y misterioso comensal?

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

El banquete del Niño Jesús

 

Se cuenta que fray Bernardo de Morlat era un virtuoso religioso de un convento banquete.jpgpróximo a Santarém, en Portugal. Uno de sus amigos, un buen campesino de la región, le había pedido, el favor de que, por caridad, enseñara a leer y escribir a sus dos hijos, niños piadosos y obedientes.

El fraile tuvo a bien atender la solicitud y, desde entonces los pequeños salían todas las mañanas bien temprano hacia el convento, llevando consigo las viandas para todo el día.

Allí pasaban el día estudiando y ayudando en las misas. Y al atardecer, volvían a casa.

En cierta ocasión, con una familiaridad completamente infantil, se sentaron para almorzar a los pies de una imagen de Nuestra Señora, que tenía en el regazo al Niño Jesús. Con el mismo candor comentaban entre sí que no sería muy educado comer sin invitar al otro Niño allí presente. Éste, milagrosamente, aceptó la invitación de almas tan inocentes y, descendiendo del regazo de su Madre, empezó a comer con Sus amiguitos.

Desde entonces, todas las mañanas, el Divino Infante descendía para almorzar con los dos hermanos hasta hacer innecesario llamarlo. En cuanto abrían la bolsa con los alimentos, el Niño Jesús estaba entre ellos. Se hicieron amigos hasta tal punto de que no solamente comían juntos, sino que además, conversaban y jugaban juntos. Y el bondadoso Jesús los ayudaba con las dificultades en los estudios.

Sólo una cosa intrigaba a los dos inocentes: aquél Niño nunca traía Su parte de comida, mientras ellos estaban obligados a conseguir más alimento, aunque sus padres fuesen muy pobres.

— Entonces, ¿no habrá en el Paraíso muchas cosas buenas que Él pueda traer? —se preguntaban.

— Decidieron contárselo todo a Fray Bernardo, que después de examinar bien lo sucedido, quedó profundamente tocado por tan gran prodigio.

Rogó a Dios que lo iluminara, y le hiciera conocer Sus designios sobre los pequeños. Entonces les sugirió:

— ¿No les agradaría si el Niño Jesús los invitara, al menos una vez, a la casa de Su Padre?

— ¡Oh, sí! ¡Nos gustaría mucho!

Pero Él nunca nos habló de eso – respondieron El bondadoso fraile les explicó:

— De verdad, a Él le gustará cuando que Le pidan. Si Jesús continúa sin traer ninguna provisión, háganle ésta petición. Si Él los atiende, recibirán mil veces más de lo que Le dieron.

Y continuando la explicación, Fray Bernardo les habló sobre las magnificencias y delicias del palacio del Padre Eterno, y concluyó:

— Cuando el Señor venga nuevamente a comer con ustedes, no se olviden de pedir ser invitados. Pero díganle que yo también quiero participar.

El lunes siguiente el Niño Jesús bajó otra vez para comer con sus dos compañeros. Cuando acabaron, y antes de que Él volviera al pedestal de piedra para subir hasta los brazos de Nuestra Señora, los dos jóvenes expresaron tímidamente su deseo:

— ¿No nos invitas, por lo menos una vez?

Jesús hizo una señal afirmativa, mientras los niños añadían:

— A nuestro maestro también le gustaría participar de la fiesta.

Jesús, entonces, les dijo:

— Dentro de tres días será la solemnidad de la Ascensión.

Habrá un gran banquete en la casa de mi Padre. Decid a Fray Bernardo que les invito a mi mesa, donde participaréis de la alegría con los ángeles y con los santos.

¡Contentísimos, los dos corrieron para comunicar la buena noticia!

Al regresar a su casa, avisaron a los padres que en tres días participarían de un banquete en el Cielo. Fray Bernardo comunicó lo mismo a su superior. Durante los tres días, maestro y discípulos permanecieron en oración, junto al altar de la Virgen. El fraile explicó a los niños el sentido de la invitación de Jesús y ellos, abrasados de amor, no querían otra cosa sino abandonar este mundo y entrar sin tardanza en la Patria Celestial.

Llegó el día de la Ascensión.

Todas las misas ya se habían celebrado en la aldea. Mientras los frailes estaban en el refectorio, Fray Bernardo se dirigió al altar de Nuestra Señora, acompañado de sus acólitos, y comenzó la celebración de la Santa Eucaristía.

Los dos discípulos recibieron con grandísima devoción, por primera vez, el Pan Eucarístico. En la hora de la acción de gracias, los tres se arrodillaron en los peldaños del altar, aguardando con confianza el momento de partida hacia la morada celestial.

Más tarde, cuando los religiosos entraron en la iglesia para recitar las oraciones posteriores a la refección, encontraron a Fray Bernardo y a los dos acólitos inmóviles, con las manos levantadas al cielo y los ojos fijos en el Niño Jesús.

Se aproximaron a ellos y —¡Oh! ¡Momento precioso!— constataron que ya habían cambiado la vida terrena por la bienaventuranza eterna.

Los cuerpos fueron sepultados al pie del altar del Rosario. Muchos años después, cuando fueron abiertos los túmulos para trasladar los restos mortales, éstos exhalaban un delicioso perfume, quizá último resto de aquel lejano día en el cual, felices, entraron al celestial banquete del Padre Eterno…

 

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

Continúa la saña de la persecución a la Iglesia: el caso de la diócesis china de Fuzhou

ras el acuerdo entre la Santa Sede y el gobierno chino el año pasado, el acoso a la Iglesia se ha mantenido y según muchos testimonios se ha acentuado. Miremos el caso de Fuzhou....Más

Cuaresma - "Acuérdate de tu fin, y jamás pecarás"

En el Miércoles de Cenizas inician los cuarenta días que anteceden a la Semana Santa, cuando la Iglesia nos habla de la necesidad del ayuno y la penitencia como medios de combatir mejor los vicios, ejercer la mortificación del cuerpo, e ir a Dios...Más

Argentina: marzo en oración frente al Santísimo para pedir por la protección de la familia y el fin del aborto

"Cadena de noches heroicas" así se llama esta iniciativa que comenzó el 1º de marzo y es animada desde la Capilla de Adoración Perpetua de Suncho Corral, provincia de Santiago del Estero....Más

"Cátedra de Pedro"- los Heraldos del Evangelio cumplen 18 años

El 22 de febrero de 2001, durante la conmemoración de la Fiesta Litúrgica de la Cátedra de San Pedro, el Santo Padre Papa Juan Pablo II reconoció el carisma de los Heraldos del Evangelio, y los erigió como Asociación Internacional de Derecho Pontificio....Más

Colombia: Avanzan preparativos para Expocatólica 2019

El evento, que tendrá por lema "Sigamos caminando juntos", es promovido por la Conferencia Episcopal de Colombia y ocurrirá en Bogotá del 7 al 10 de marzo....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.