Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » La Palabra de los Pastores »
La Palabra de los Pastores

Un carisma encantador

Publicado 2010/03/10
Autor : P. Carlos Arboleda Mora

Me da la sensación que la misión de los Heraldos del Evangelio es ser portadores de la belleza de Dios. Y quien porta algo es porque tiene ese algo. Quien expresa a través de su vida la belleza de Dios, bien puede ser llamado “teokalóforo”

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share
1.jpg






P. Carlos Arboleda Mora

Coordinador Administrativo de Postgrado de la Universidad Pontificia Bolivariana

 

Hace poco tiempo tuvimos la oportunidad de conocer a los Heraldos del Evangelio, tradicionalmente llamados en Colombia de “Caballeros de la Virgen”.

Llegaron a la Universidad Pontificia Bolivariana buscando formación académica de postgrado para sus miembros. En este momento un buen grupo de ellos está realizando estudios de segundo ciclo (Maestría y Licenciatura) y de tercer ciclo (Doctorado).

Ha sido un período de mutuo enriquecimiento, para la Universidad y para los Heraldos; sobre todo nos ha llamado la atención el carisma de esta institución que presenta una perspectiva del misterio de Dios atractiva para el mundo de hoy.

2.jpg

“Es signo distintivo de los Heraldos estar siempre con la Virgen María. Los Heraldos la tienen como Madre solícita a quien confían sus cuitas y la que acompaña
toda acción evangelizadora”

Hay en el carisma de los Heraldos unos elementos que son muy válidos evangélicamente y muy pertinentes desde el punto de vista de la sociología y de la psicología del mundo contemporáneo.

Esta reflexión la hacemos desde la vivencia que hemos tenido con ellos y no desde las reflexiones académicas o especulativas que también tienen su lugar e importancia.

Anotamos algunos aspectos que son llamativos en su carisma.

Presentación de una Iglesia positiva, maestra y ejemplo

Las críticas que se hacen con frecuencia a la Iglesia la colocan como una institución que controla y regaña desde la posición de la abuela o de la tía que simplemente hacen discursos moralizantes o castigadores. Los Heraldos, sin embargo, muestran a una Iglesia alegre que, en un lenguaje metafórico, se podría decir que vive a la sombra de la luz. Es el testimonio de la luz de Dios que ilumina, calienta, llena todos los lugares y crea un ambiente de paz y de tranquilidad.

La Iglesia va por el mundo esparciendo la luz de la salvación, no condenando a quien vive en la oscuridad —por voluntad o por ignorancia—, sino iluminando el camino, para que los que están en sombras de muerte caminen a la sombra de la luz.

Caminar a la sombra de la luz es ir como los israelitas acompañados de la nube que protege e ilumina, iluminados e iluminantes. Empleando una imagen del pensador contemporáneo Heidegger, los Heraldos son como el grupo alegre de los hombres “últimos” —los “futuros” que él llama—, que van por el desierto oscuro llevando sus antorchas para que otros encuentren el lugar donde Dios se manifiesta.

Cuando algunos se quejan de que no hay monjes ni monasterios en el mundo contemporáneo, los Heraldos recuperan esas formas y muestran que sí hay quien pueda ser un faro de luz que ilumina, de luz que acoge y de luz que redime.

Ascética sin inhumanidad y mística sin patologías

Esto se nota en la vivencia cotidiana de los Heraldos. No tienen una ascética de golpes, privaciones, flagelaciones o de falsas inserciones en la vida de los excluidos. Es más bien la ascética del abandono en las manos de Dios y de una vida digna sin extravagancias o lujos innecesarios.

Es el despojo o abandono que ayuda a considerar que todo está encaminado hacia Dios y que las cosas materiales conducen a lo más inmaterial, teniendo siempre presente que todo es medio o instrumento para llegar a Dios, sin quedarse en ellas como fin definitivo, que es lo que ha ocurrido en algunos cristianos del siglo XX instalados y burgueses.

Esta concepción de la ascética es la que permite una mística sin patologías.

Hoy la gran tentación es la mística de las experiencias extremas en el deporte o en la droga, de las visiones patológicas de la Virgen María, de las experiencias-vivencias en lugares oscuros. Los Heraldos han encontrado, o reencontrado, la mística de la luz. Ser conducidos por la luz, paso a paso, hasta la Luz supraesencial que no tiene ocaso.

El que vive a la sombra de la luz, no puede sino ser iluminado, y esta iluminación se manifiesta en la vida diaria. Gente alegre, disponible ( Praesto sum! ), 1 magnánima, ecuánime.

“Ver a un heraldo es verlos a todos, pues todos manifiestan una alegría especial”, comentaba una vez el P. Diego Marulanda, decano de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Quien vive en la alegría es porque está viendo a Dios. Y que este mismo Dios conserve en los Heraldos esta mística tan especial y clara.

Es interesante notar, cuando se visitan las casas de los Heraldos, sentir esa experiencia de oración continua, de estar siempre en la presencia y amistad del Señor. Una experiencia especial que sentimos fue la de ver en una de sus casas, como los jóvenes heraldos se ponían de rodillas, en cualquier lugar, donde nadie los estaba viendo, para hacer oración. No lo hacían para ser vistos o para aparentar, sino por íntima convicción.

Y luego esos mismos jóvenes charlaban, jugaban, se reían como cualquier otro joven de su edad. Gente normal con vida normal, pero con profundo espíritu de oración.

3.jpg

“Los Heraldos han encontrado, o reencontrado, la mística de la luz. Gente alegre, disponible, magnánima, ecuánime. Quien vive en la alegría es
porque está viendo a Dios”

Experiencia y testimonio de la belleza

En la Iglesia siempre ha habido diversos caminos para llegar hasta Dios. Algunos parten de la conciencia del pecado para llegar a Dios como Redentor. Otros nacen de las experiencias del dolor y de la persecución para comprender a un Dios que cura y sana. Están aquellos que desde la miseria económica pueden clamar por un Dios Liberador. Los hay que desde el peligro recurren a un Dios Salvador. Y eso está bien, pues no podemos negar que para llegar a Dios hay muchos atajos, que la experiencia de Dios no se agota en la experiencia de un fundador en un momento histórico o cultural.

Los Heraldos del Evangelio han optado por la vía de la belleza. Opción compleja, ya que incluye todo, aunque algunos han hablado de la belleza como el trascendental olvidado o de la imposibilidad de hablar de la belleza en un mundo disgregado y pluralista. Dejando de lado la discusión académica sobre los transcendentales, miremos sólo lo que muestran los Heraldos.

Dios es la belleza captada en la contemplación a través de la oración, la liturgia, el silencio. En esos lugares es donde “Dios habita” y donde moran los heraldos. Y por eso el testimonio: Dios es la belleza que se vive cada día en los comportamientos, en la Liturgia, en el respeto a los demás, en las virtudes de la vida diaria, en el modo de vestir, en la relación de amistad con los demás. Se nota que la belleza captada en la contemplación, es la belleza que se manifiesta en la vida diaria.

Los Heraldos, eso lo observamos, no son resentidos sociales, no están quejándose del pecado del mundo, no están criticando al pecador, no son conflictivos al hablar de su carisma, no están denunciando al hereje, sino que siempre están mostrando la luz, el amor y la belleza de Dios con gran sentido de respeto, de buena educación, de buen humor y de caballerosidad.

Tratan simplemente de que la luz que desciende fluya a través de su vida.

Profunda devoción a Nuestra Señora la Virgen María

Signo distintivo de los católicos ha sido la devoción a Nuestra Señora y signo distintivo de los Heraldos es estar siempre con la Virgen María.

Esta Mujer, símbolo especial de la perfecta humanidad y de la maternidad protectora de Dios, ha acompañado la vida de los cristianos.

Los Heraldos la tienen como Madre solícita a quien confían sus cuitas y la que acompaña toda acción evangelizadora.

En un mundo donde a veces se pierde el sentido del amor, de la maternidad, de la pureza, esta dedicación caballeresca de los Heraldos es mensaje, testimonio y aporte para aquellos que necesitan de lo más humano para volver a dar sentido a su existencia. Tal vez, una de las formas evangelizadoras más adecuadas para reencantar a los hombres de hoy es la belleza que irradia la persona de María con todo lo que Ella simboliza.

“¡Salve María!”, 2 es un saludo lleno de plenitud, y que en Colombia corresponde en la forma popular: “Ave María pues”.

Los Heraldos como “teokalóforos”

Teokalóforos: No sé si esta palabra existe o no en la Historia. Pero me da la sensación que la misión de los Heraldos es ser portadores de la belleza de Dios. Y quien porta algo es porque tiene ese algo. Algunos monjes primitivos de la antigua Iglesia eran conocidos por la santidad de su vida y por eso el pueblo los llamaba los teóforos —portadores de Dios. Quien expresa a través de su vida la belleza de Dios, bien puede ser llamado teokalóforo —portador de la belleza de Dios.

Llama la atención en la Asociación Heraldos del Evangelio la disposición de sus templos: el esplendor del gótico. Este método arquitectónico tiene la ventaja de ser un método místico que eleva de la belleza de lo material a la belleza fuente de lo inmaterial. Retomando las ideas de Dionisio Areopagita, del abad Suger, de los Victorinos, las iglesias de los Heraldos son construidas en una explosión de color y de luz, que necesariamente eleva el alma hacia las cosas divinas donde está la fuente inagotable de la Verdad, la Bondad y la Belleza.

Estos templos significan el estado de la vida futura, como dijo Santo Tomás de Aquino. Una iglesia gótica significa la Jerusalén celestial, no como fortaleza, sino como Cielo y Paraíso a través de la lux, claritas et splendor. Quien ha celebrado una Eucaristía en estos templos, vuelve a la vida cotidiana y sigue siendo como un templo gótico para los demás: mientras más luminosos más divinos. Ser y expresar la belleza de Dios: gran tarea para los Heraldos, pues siempre la debilidad humana puede estar al acecho.

4.jpg

“Llama la atención la disposición de sus templos: el esplendor del gótico.
Las iglesias de los Heraldos son construidas en una explosión de color y de luz”

La caballería teokalófora del siglo XXI

El carisma en la Iglesia siempre ha de ser vivencia y programa. Una vivencia que da sentido a la vida y sirve para iluminar la vida de los demás. Pero también un programa, pues no se puede dormir sobre los laureles. De ahí la necesidad de conservar la frescura del primer amor para que el carisma no se apague y la luz no se extinga. Hay que estar siempre de rodillas para que el carisma mantenga su frescura y no se agoste por el cansancio, la edad, el paso del tiempo o por lo que es más insidioso: el embate callado, pero persistente del secularismo y del aburguesamiento.

Cuando San Bernardo hablaba de una nueva caballería en el siglo XII, no se imaginó que también en el siglo XXI resurgiría una nueva forma caballeresca que, a través de los nuevos medios y con nuevas formas, podría reconquistar el mundo para Dios, no por medio de las armas, sino por medio de la mística de la belleza. Una caballería teokalófora.

Para lograr este ideal virtuoso se utilizan: una escuela (la del amor de Dios revelado en Cristo), un método (la ascensión mística a través de los símbolos de la luz y de la belleza y el testimonio de esa ascensión) y una disciplina (el temple de la caballería teokalófora ).

Unámonos en oración para que siempre haya, en medio de la oscuridad y del desierto, monjes heraldos que lleven la luz de Dios a los hombres del siglo XXI. ²

 

1 Nota de la Redacción: “Aquí estoy” o “Heme aquí”. Respuesta del joven Samuel cuando oía la voz de Dios que lo llamaba (cf. 1S 3, 4-16). Entre los Heraldos es costumbre responder “Præsto sum!” cuando se recibe una interpelación o incumbencia de algún superior.

2 Nota de la Redacción: “Salve María” es la fórmula habitual de saludo entre los Congregados Marianos, que ha sido adoptada también por los Heraldos desde el comienzo.

 

Su voto :
0
Resultado :
5
- Votos : 2

Artículos Recomendados

Continúa la saña de la persecución a la Iglesia: el caso de la diócesis china de Fuzhou

ras el acuerdo entre la Santa Sede y el gobierno chino el año pasado, el acoso a la Iglesia se ha mantenido y según muchos testimonios se ha acentuado. Miremos el caso de Fuzhou....Más

"Cátedra de Pedro"- los Heraldos del Evangelio cumplen 18 años

El 22 de febrero de 2001, durante la conmemoración de la Fiesta Litúrgica de la Cátedra de San Pedro, el Santo Padre Papa Juan Pablo II reconoció el carisma de los Heraldos del Evangelio, y los erigió como Asociación Internacional de Derecho Pontificio....Más

Los Heraldos del Evangelio comienzan la construcción de una nueva iglesia en Recife, Brasil

La solemne Eucaristía de colocación de la piedra fundamental, fue presidida por Monseñor Luciano Rodrigues Brito, Vicario General de la Arquidiócesis de Olinda y Recife...Más

Con la Bendición de Dios todos los días del año

El sacerdote, revestido con Capa Pluvial y Velo Humeral de hermosos bordados, levanta en alto, serio y compenetrado, el Ostensorio donde está presente Nuestro Señor Jesucristo con su cuerpo, sangre, alma y divinidad......Más

También en Costa Rica, asistencia masiva al Concierto de Navidad de los Heraldos del Evangelio

Alrededor de 1.200 personas se congregaron en el Centro de Convenciones de Costa Rica para ser partícipes, más que de un concierto, de un homenaje de fe a la Sagrada Familia en la gruta de Belén...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.