Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Institucional » Heraldos en el Mundo »
Heraldos en el Mundo

Júbilo y acción de gracias

Publicado 2010/04/11
Autor : Hna. Carmela Werner Ferreira, EP

La publicación del número 100 de la revista “Arautos do Evangelho”, cuyos artículos son reproducidos en estas páginas, nos da la oportunidad de reafirmar nuestro propósito de difundir en el mundo entero el mensaje de Fe y de esperanza. Buena Nue

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share
 

El Concilio Vaticano II, partiendo de una amplia perspectiva, puso especial atención en los nuevos métodos que el progreso técnico ofrecía a la misión evangelizadora de la Iglesia.

En el siglo XX, es innegable, una nueva etapa se abría para los medios de comunicación y había que concentrar esfuerzos hacia un mismo rumbo: valerse de esos modernos recursos para la expansión de la Fe.

Entre éstos, la prensa juega un papel relevante. Todos conocemos cómo creció en el transcurso del último siglo, llegando a alcanzar proporciones ni siquiera imaginadas por los espíritus más atrevidos de la época precedente. No ha perdido su actualidad, aunque se trate de un medio de comunicación ya “veterano”; al contrario, ha adquirido una importancia aún mayor, y bien lo han comprendido exponentes como San Maximiliano Kolbe y el Beato Santiago Alberione.

De hecho, “con igual interés deben los fieles leer asiduamente, dentro de sus posibilidades, las publicaciones católicas, siempre que sean dignas de este nombre, no sólo para conocer las novedades de la Iglesia sino para que a través de sus comentarios descubran el pensamiento cristiano”, nos incentiva el decreto conciliar Communio et Progressio .1

1.jpg

Desde hace siete años, nuestra revista publica artículos de la revista “Arautos do Evangelho” y otras materias de interés

Pero la prensa cristiana también desempeña una importante labor misionera. Y para poder ejercerla Mons. Claudio Maria Celli, Presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, afirma que es necesario que “pensemos cómo podemos, en nuestros campos específicos de acción, favorecer que los lectores, oyentes, televidentes, usuarios..., encuentren a Jesucristo en aquello que comunicamos”.2

Once ediciones en cuatro idiomas

Conforme a ese espíritu y con el deseo de unir sus esfuerzos a los de las demás publicaciones católicas, la Asociación Heraldos del Evangelio sacó a la luz en enero del 2002 la primera edición de su revista, en su versión brasileña —cuyos artículos son reproducidos en estas páginas—, celebrándose en este mes su centésimo número.

Necesidades de diversa índole han motivado este paso; entre ellas la primera no podría dejar de ser la difusión del Evangelio, según el carisma específico de los Heraldos.

Por otra parte, sin embargo, el crecimiento de la institución exigía una prolongación de su presencia ante centenas de miles de amigos, bienhechores y simpatizantes que estaban deseosos de conocer mejor la espiritualidad, los objetivos y los métodos de actuación de este nuevo movimiento nacido en la Iglesia.

Finalmente, la apetencia de una formación cultural y doctrinal manifestada por las personas con las que los misioneros heraldos entraban en contacto tuvo un peso decisivo para el lanzamiento de nuestra revista.

Bajo la mirada materna y el auspicio de la Santísima Virgen la revista Arautos do Evangelho ha crecido mucho en estos cien meses: hoy cuenta, desde las modestas 20 mil copias iniciales, con once ediciones en cuatro idiomas —portugués, español, italiano e inglés—, totalizando cerca de un millón de ejemplares de tiraje mensual.

En aquellos primeros momentos eran inimaginables los frutos evangelizadores obtenidos por la nueva publicación y las múltiples maneras con que sería aprovechada. La revista ha servido de subsidio para catequistas y profesores, incluso universitarios, además de inspiración para tesis de graduación y de maestría en diversas áreas; sacerdotes han aprovechado algunos artículos, especialmente los Comentarios al Evangelio , para sus homilías; monjas de clausura la utilizan para meditación individual; e incontables personas se declaran enfervorizadas y confirmadas en la Fe con su lectura.

La revista, según sus lectores

La voz más apropiada para pronunciarse respecto de Arautos do Evangelho es, sin duda, la de sus lectores; muchos la acompañan desde sus comienzos. De ellos recibimos continuamente comentarios que proceden de los más variados lugares de la Tierra, y son frecuentes testimonios como: “Hoy la revista forma parte de nuestra vida”.

Mons. Pietro Sambi, Nuncio Apostólico en Estados Unidos, destacó la conveniencia de Arautos do Evangelho para una mejor comprensión de la vida eclesial: “Las materias que contiene son oportunas e informativas, lo cual nos conducen a una experiencia y una perspectiva cada vez más amplias y profundas de la vida de la Iglesia y de sus enseñanzas”.

Del silencio de un claustro benedictino de Fontgombault, en Francia, un monje escribe: “Es un método sencillo y eficaz de evangelización, si permanecen fieles a las actuales características que esta revista católica se propone”. Un párroco de Londres interpretó con agudeza uno de nuestros principales anhelos: “Lo que más me impresiona en ella quizá sea el sentido de Fe en la Iglesia —suave, pero a la vez sólido como una roca— que motiva cada artículo”.

Sin embargo, no hay un estímulo más animador que el de servir de instrumento de la gracia de Dios para traer de nuevo al redil del Buen Pastor a alguna oveja descarriada. De Uruguay recibimos este relato: “En cierto sentido, su lectura cambió mi vida: puedo decir que hay un ‘antes' y un ‘después' de haberla conocido. Yo estaba un poco lejos de la Iglesia y de la Religión, pero el primer ejemplar que vi fue para mí una sorpresa agradable e inolvidable. Recibí un impacto saludable. Y desde entonces he asistido a la Misa dominical con mi esposa e hijos, incluidos los más pequeños.

Puedo decir que esta revista fue un instrumento de la Providencia para mi segunda conversión”.

“El cristiano es naturalmente un teólogo”

Es de autoría del P. Giovanni Battista Mondin, célebre tomista en la actualidad, una fina apreciación antropológica: así como el hombre es naturalmente un filósofo, el cristiano es naturalmente un teólogo.3 De hecho, aunque de entre los bautizados pocos alcancen el grado de especialistas en los asuntos de la doctrina sagrada, existe en el alma de todos una apetencia que clama por conocer las profundas raíces de nuestra Fe.

Estas consideraciones explican el interés de los lectores por las secciones La voz del Papa, La Palabra de los Pastores, Comentarios al Evangelio y otros artículos elaborados por sacerdotes heraldos.

Desde el principio, una esmerada selección mensual de los documentos publicados por Juan Pablo II y Benedicto XVI ha sido estampada en las páginas de nuestra revista, revelándose un manantial de gracias para el público. De un sacerdote nos llegó el siguiente testimonio: “Me hizo mucho bien un artículo en el que el Papa trata sobre la importancia de la exegesis y de la Teología en la preparación de las homilías.

Dios es grande y nos ama mucho, y en ese gesto en concreto veo su amor por mí, pues me iluminó a retomar el camino de preparar bien las homilías, en clave de oración, y no sólo con mis conocimientos”.

2.jpg

La revista “Arautos do Evangelho” alcanza el centésimo número

Profundizando en la Palabra de Dios

Con el transcurso de estos cien meses Mons. João Scognamiglio Clá Dias se ha valido de sus dotes de escritor, exegeta y maestro espiritual para conducir al lector al corazón del Evangelio, para oír mejor la voz del divino Maestro.

La carta de una lectora de Montevideo sintetiza la opinión de numerosas personas que se manifiestan en el mismo sentido: “La sección que más me atrae es Comentarios al Evangelio , escrito por Mons. João S. Clá Dias. El Evangelio, todos sabemos, es siempre el mismo, pero Mons. Clá ofrece un enfoque original para cada pasaje que comenta.

Estamos necesitados, en nuestros atribulados días, de predicadores como él, que saquen provecho de la Palabra de Dios, la expliquen de modo atrayente y nos inviten, a los fieles, a poner en práctica las enseñanzas imperecederas de Jesús”.

Espíritu de comunión eclesial

Igualmente, los diversos carismas suscitados por el Espíritu Santo constituyen un tema de relevante interés para toda la Iglesia, pues a través de variadas formas de ministerio eclesial, refulge el poder de Nuestro Señor Jesucristo, a cuyo servicio somos “un solo corazón y una sola alma” (Hch 4, 32). Por eso ha sido siempre un punto de honra para nuestra revista valorizar el empeño de todas las instituciones eclesiales por la expansión del Reino de Dios.

Un seminarista español así lo señalaba: “Es una publicación en comunión con la Iglesia, con el Papa y el Magisterio Eclesiástico, y abierta a los carismas de las demás congregaciones, movimientos y asociaciones”. Y una lectora de São Paulo, edificada por la inmensa gama de actuaciones desarrolladas en el orbe católico, exclamaba: “Esta revista permite conocer a otras órdenes y lo que piensan. Qué fascinante es la vida de la Iglesia Católica”.

2002 – Un acontecimiento de magna importancia para la vida eclesial

Dedicarse a la prensa religiosa significa, desde ya, contemplar con ojos sobrenaturales el desarrollo de los acontecimientos en la Iglesia, en el mundo y en el propio seno de la institución, sin dejarse devastar por los aspectos meramente humanos y concretos.

Es lo que ha intentado hacer la revista Arautos do Evangelho a lo largo de sus más de ocho años de existencia.

Había empezado en enero de 2002 y ya en el número de abril de ese mismo año tuvo la inmensa alegría de noticiar un hecho histórico para la Iglesia de Brasil: la canonización de su primera santa, la Madre Paulina del Corazón Agonizante de Jesús.

El 15 de agosto, 19 integrantes de la rama femenina de los Heraldos hicieron la consagración a la Santísima Virgen y fueron revestidas, por primera vez, con el hábito de esta institución eclesial. Este hecho, marco inicial para la consagración de centenas de otras jóvenes, culminaría con la fundación y aprobación pontificia, en abril de 2009, de la Sociedad de Vida Apostólica Regina Virginum.

El año 2002 no se clausuraría sin un acontecimiento de magna importancia para la vida eclesial: Juan Pablo II, el 16 de octubre, comienzo del 25º año de su pontificado, enriquece el Santísimo Rosario con los Misterios Luminosos, convoca el Año del Rosario y publica la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariæ .

2003 – Bajo el signo de la Eucaristía

Otro gran regalo conferiría a la Iglesia este Pontífice pocos meses después: el 17 de abril de 2003, Jueves Santo, firmaba la Encíclica Ecclesia de Eucharistia , y anunciaba la apertura del Año de la Eucaristía para el mes de octubre.

Un bello fruto de la devoción mariana y de la piedad eucarística incrementada entre los Heraldos fue la primera consagración de jóvenes procedentes de África, realizada el 21 de abril. En este día eran tres mozambiqueños quienes recibían el hábito de la Asociación; se abría una estela luminosa de vocaciones oriundas del Continente de la Esperanza.

Aún en el 2003, la Diócesis de Roma delegaba al cuidado de los Heraldos del Evangelio la iglesia de San Benedetto in Piscinula , en el barrio del Trastevere. Al tratarse de un antiquísimo templo erigido sobre la celda que ocupó el patriarca San Benito con motivo de su permanencia en la urbe imperial, el edificio se reviste de intenso simbolismo.

Esta medida inédita —pues nunca el Vaticano había confiado una iglesia a una asociación de laicos— parecía que prenunciara la rama sacerdotal de la entidad, pues son hoy presbíteros heraldos los que mantienen el culto sagrado y la atención a los fieles en ese templo multisecular.

2004 – Llegaron los “hombres de Dios”

El año de 2004 para los Heraldos constituyó una intensa misión evangelizadora, especialmente junto a los más necesitados. Incontables favelas , guarderías, asilos y orfanatos recibieron la presencia reconfortante de la imagen de la Virgen María y de los “hombres de Dios”, como eran denominados los jóvenes misioneros en algunas comunidades más pobres.

Deseosa de ayudarles incluso en sus necesidades materiales, la Asociación Heraldos del Evangelio creó el “Fondo Misericordia”, que recauda recursos financieros destinados a las entidades de asistencia social e instituciones religiosas en general.

El acontecimiento más importante a escala mundial fue, sin duda, el terrible tsunami que flageló la costa asiática el 26 de diciembre. Mientras otros órganos de los medios de comunicación mostraban con todo destaque el dolor y la destrucción, Arautos do Evangelho intentaba presentar a sus lectores noticias cargadas de esperanza. Por ejemplo, se resaltaba como el santuario de Nuestra Señora de la Salud, en la India, repleto de fieles y muy cercano al mar, se conservó incólume en medio de la catástrofe. Sin duda, un episodio emblemático que representa la realidad que todos experimentamos en nuestras vidas: quien se refugia bajo el manto de la Santísima Virgen no tiene nada que temer.

2005 – “Habemus Papam!”

La conmoción causada por la muerte de la Hna. Lucía el 13 de febrero de 2005, le recordó el mensaje de Fátima a un mundo en el que los problemas denunciados por Nuestra Señora en 1917 se habían agravado de manera paroxística.

Poco después, Dios llama a sí al inolvidable Papa Juan Pablo II, dando por finalizado el tercer pontificado más extenso de la Historia (1978- 2005). Las miles de personas que desfilaron ante su féretro para darle el último adiós revelaban el amor que se le tenía.

Unos días más tarde, sin embargo, al luto se sucedió una explosión de júbilo: en la tarde del 19 de abril, Benedicto XVI asumía, con manos delicadas, pero seguras, el timón de la Santa Barca. En el mes de junio promulgaría el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica y en agosto, partía rumbo a Colonia para la XX Jornada Mundial de la Juventud.

3.jpg

La revista “Arautos do Evangelho” alcanza el centésimo número

2005 – Heraldos sacerdotes

Al calor del nuevo pontificado, los Heraldos recibieron un gran don: el 15 de junio fueron ordenados los primeros 15 presbíteros, entre ellos el fundador. Suscitada en el seno de la asociación de laicos, la Sociedad de Vida Apostólica Virgo Flos Carmeli comenzaba la vía clerical para servir de modo más pleno a la Iglesia y a la evangelización.

El Cardenal Claudio Hummes, hoy prefecto de la Congregación para el Clero, entonces Arzobispo de São Paulo, honró con su presencia aquella ceremonia de ordenación sacerdotal, dirigiendo calurosas palabras de incentivo: “He querido venir aquí para manifestaros mi alegría, mi satisfacción, daros toda mi bendición, todo mi apoyo”.

2006 – Movimientos eclesiales

La vinculación de los Heraldos del Evangelio con la Cátedra de Pedro se hizo aún más sólida en febrero del 2006, cuando el Pontificio Consejo para los Laicos aprobó definitivamente los estatutos de la entidad, conferidos ad experimentum en el 2001: “No se trata de una mera formalidad jurídica, sino de una confirmación del camino recorrido en estos años”, afirmó el presidente de ese Dicasterio, el Cardenal Stanislaw Rylko.

Del 31 de mayo al 2 de junio, tuvo lugar en Roma el II Congreso Mundial de los Movimientos Eclesiales, que culminó con un multitudinario encuentro con el Papa, en el que participaron 450 mil personas.

2007 – Benedicto XVI visita Brasil

La Iglesia Latinoamericana consultaba ansiosa el calendario esperando la llegada del 2007 y con él la del Santo Padre. Convocados por Mons. Odilo Pedro Scherer para colaborar con la Arquidiócesis de São Paulo, centenas de heraldos participaron en los preparativos durante la estancia del Papa entre los días 9 y 11 de mayo, asimismo en la liturgia de la Misa de canonización de Frei Galvão (San Antonio de Santa Ana), en la base aérea Campo de Marte, en São Paulo.

En abril de ese mismo año, en la Basílica de Santa María la Mayor, el Cardenal Bernard Francis Law confería la ordenación presbiteral a siete heraldos, y la diaconal a otros cuatro. Al mes siguiente, el Cardenal Franc Rodé, CM, ordenaba a otros ocho sacerdotes más y a cinco diáconos, esta vez en la iglesia del Seminario de los Heraldos. En la actualidad la institución cuenta con 55 sacerdotes y 22 diáconos.

Finalmente, en diciembre, el Instituto Aristotélico Tomista empieza a editar trimestralmente la revista académica Lumen Veritatis, que pretende ser un instrumento de divulgación del pensamiento de Santo Tomás de Aquino y además promover un diálogo crítico entre el pensamiento escolástico y las demás corrientes filosóficas.

2008 – Bajo el signo de la esperanza

De manos del prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, el Cardenal Franc Rodé, CM, fue dedicada —el 24 de febrero de 2008— la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, en el Seminario de los Heraldos del Evangelio en Caieiras, en la Gran São Paulo. El edificio, inspirado en el estilo gótico, procura reflejar la belleza de lo trascendente, creando en su interior, a través de la profusión de colores y de la riqueza de formas, un ambiente propicio a las celebraciones litúrgicas.

En abril, el Santo Padre visitaba Estados Unidos bajo el signo de la esperanza proclamada en su segunda Encíclica, Spe salvi . En julio, centenas de miles de jóvenes lo acogieron en Sidney, Australia, en la XXIII Jornada Mundial de la Juventud. Y, por fin, en septiembre, Lourdes se engalanaba para conmemorar, junto con él, los 150 años de las apariciones de la Santísima Virgen.

En ese año fue cuando el Papa Benedicto XVI nombraba al P. João Scognamiglio Clá Dias, EP, Canónigo Honorario de la Basílica Papal de Santa María la Mayor. La ceremonia de admisión del superior general de los Heraldos en el Cabido Liberiano se realizó el 14 de septiembre, en la Capilla Sforza de ese mismo templo.

2009 – Estudios académicos para perfeccionar las actividades evangelizadoras

El 4 de abril de 2009 permanecerá como una fecha memorable en la historia de los Heraldos del Evangelio.

El Papa Benedicto XVI concedió en ese día la aprobación pontificia a las dos Sociedades de Vida Apostólica nacidas en el seno de esa asociación de fieles: Virgo Flos Carmeli, sociedad clerical, y Regina Virginum, que congrega a las jóvenes de la Rama Femenina.

El Cardenal Franc Rodé, CM, fue especialmente a Brasil para celebrar este acontecimiento. La fecha de la celebración, el 15 de agosto, Solemnidad de la Asunción de la Virgen María, fue escogida por el Prelado para hacerla coincidir con el cumpleaños de Mons. João Scognamiglio Clá Dias (fundador de ambas Sociedades) porque quería hacerle un regalo: la medalla Pro Ecclesia et Pontifice , otorgada por el Papa Benedicto XVI, quien —decía Su Eminencia— “ha querido premiar sus méritos”. En esa ocasión el cardenal también bendijo la nueva Casa Generalicia de Regina Virginum.

El 2009 fue un año intenso desde el punto de vista académico. En octubre, 24 heraldos obtuvieron el Máster en Filosofía por la Universidad Pontificia Bolivariana, de Medellín (Colombia) y Mons. João Scognamiglio Clá Dias recibió el título de Maestría en Psicología Educativa, por la Universidad Católica de Colombia (UCC).

En noviembre, el fundador de los Heraldos defendía su tesis doctoral en Derecho Canónico en la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino ( Angelicum ), de Roma, donde obtuvo la nota de summa cum laude . Durante su estancia en la capital italiana tuvo un animado encuentro con el Santo Padre.

Gratitud, júbilo y acción de gracias

En el centésimo número de la edición brasileña de esta revista, cuyos artículos reproducimos aquí, queremos manifestar nuestra gratitud a los lectores y a todos los que, de una u otra forma, colaboran para el éxito de nuestra publicación. Mencionamos con agrado las entrevistas que nos concedieron Cardenales, Nuncios Apostólicos, Obispos, personalidades de destaque en el mundo universitario y de la cultura, líderes de Movimientos y otras tantas personas que nos han ido comunicando la riqueza de sus experiencias.

Es esta una edición de júbilo y de acción de gracias. Y también el momento de reafirmar nuestro propósito de divulgar por el mundo entero el mensaje de Fe y de esperanza del Evangelio, como eco fidelísimo de la Cátedra de Pedro, confiados, no en nuestras fuerzas, sino en el indispensable auxilio de la Virgen Madre de Dios, sin el cual nada de bueno podríamos hacer.

 

1 N. 140
2 Mensaje a los comunicadores católicos de América, 12-12-2007
3 Apud: MORALES, José. Introducción a la Teología. 2. ed. Pamplona: EUNSA, 2004, p. 23

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

Continúa la saña de la persecución a la Iglesia: el caso de la diócesis china de Fuzhou

ras el acuerdo entre la Santa Sede y el gobierno chino el año pasado, el acoso a la Iglesia se ha mantenido y según muchos testimonios se ha acentuado. Miremos el caso de Fuzhou....Más

Papa envió mensaje por accidente aéreo en Etiopía

La comunicación está firmada por el Cardenal Secretario de Estado...Más

Papa en el Ángelus: No dialogar con el demonio

El Pontífice rezó ayer el Ángelus del primer domingo de Cuaresma...Más

Papa para la Jornada Mundial por las Vocaciones: Arriesgarse por la promesa de Dios

Con ocasión de la próxima Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, el Papa Francisco dio a conocer su mensaje, que lleva como título "La valentía de arriesgar por la promesa de Dios"...Más

En mayo, el Papa visitará Bulgaria y Macedonia del Norte

Entre los días 5 y 7 de mayo próximos el Papa Francisco hará una visita apostólica más...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.