Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » La Palabra de los Pastores »
La Palabra de los Pastores

El desafío digital

Publicado 2010/06/03
Autor : Mons. Orani João Tempesta, OCist

El mundo digital se ha transformado hoy en un nuevo terreno de misión que exige, junto con la necesaria capacitación técnica, una renovada fidelidad al Evangelio y al Magisterio de la Iglesia.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

 

1.jpg






Mons. Orani João Tempesta, OCist

Arzobispo de Río de Janeiro

 

El decreto Inter Mirifica es uno de los dos primeros documentos del Concilio Vaticano II con el que se inicia una orientación para los nuevos tiempos que estaban surgiendo en aquella época en el terreno de los medios de comunicación. El Día Mundial de las Comunicaciones Sociales es la única jornada conmemorativa creada por el Concilio. Aquí se ve la importancia que le da a las cuestiones de la comunicación.

Todos los años los Pontífices Romanos anuncian en la fiesta de los Arcángeles Gabriel, Rafael y Miguel el tema para esa ocasión y publican el texto del mensaje el día de la festividad de San Francisco de Sales. Para el Día Mundial de las Comunicaciones Sociales del 2010 el Santo Padre Benedicto XVI ha tenido la providencial iniciativa de convocar a los sacerdotes católicos a que comuniquen la buena nueva del Evangelio a través de los medios digitales. 1 El tema está igualmente asociado al Año Sacerdotal como a las nuevas herramientas de la comunicación digital.

Un nuevo terreno donde llevar la Buena Nueva

Un nuevo sitio de misión para la Iglesia Católica se abre paso en el mundo digital. Como Pablo, al comienzo del Cristianismo, hemos sido convocados a echar las redes en aguas más profundas para anunciar y dar testimonio, sin temor y objetivamente, el Evangelio de Jesucristo en estos nuevos areópagos.

Hasta hacía poco tiempo existía cierta dificultad en ver oficializada la presencia de la Iglesia en ese terreno, ya que era considerado como un lugar de comunicaciones con mucha repercusión negativa. Sin embargo, así como hay libros, revistas, mosaicos y periódicos que priman por la destrucción de los valores, y no por eso la Iglesia ha dejado de estar presente en esos medios con el anuncio de la Vida en Cristo, también debemos incentivar hoy la presencia en los teclados informáticos de verdaderos cristianos, peritos en las diversas herramientas del mundo cibernético.

En Brasil tenemos muchas iniciativas en este sentido y es posible decir que en todas las diócesis contamos ahora con sitios Web. Sería muy difícil dar un número exacto de las parroquias que también disponen de ello, además de comunidades, asociaciones, movimientos, grupos de servicio e incluso cristianos laicos que cuentan con medios electrónicos para evangelizar en el mundo digital.

Construir la unidad en la diversidad

En este aún “territorio libre” encontramos de todo, especialmente una convergencia de los medios de comunicación. Hoy la radio, la televisión, las revistas, los periódicos, los museos, los libros, las enciclopedias, las aulas están presentes en este medio.

Saludamos con afecto a los que se dedican a esta misión y les incentivamos a que la ejerzan con ánimo siempre renovado, procurando llevar a todos los hombres y mujeres a que construyan una sociedad justa y fraterna, además de alimentar la Fe de nuestro pueblo. En la actualidad tenemos óptimos portales de noticias asociados a grupos católicos que, aparte de proporcionar información sobre los acontecimientos, forman a las personas, mediante eventos y escritos. La gran cuestión es que sepamos escoger la recta doctrina y que nos esforcemos en construir la unidad en la diversidad.

2.jpg

En Brasil hay muchas iniciativas de evangelización en el mundo digital y
todas las diócesis poseen páginas Web.

Obstáculos y desafíos

Nos damos cuenta, haciendo un análisis genérico, que en todos los niveles de la Iglesia, diocesana y parroquial, se está caminando para entrar en el mundo digital, el nuevo areópago de la evangelización.

Uno de los desafíos que afrontan es la inclusión digital. En general las escuelas tienen salas de informática e Internet, pero en nuestras parroquias y comunidades también las hay y ofrecen a la gente la oportunidad de que se adentren en este medio.

Otro desafío es la capacitación profesional de las personas que puedan estructurar los sitios Web de sus respectivas instituciones religiosas de manera a que sean atrayentes e inviten a la navegación.

No podemos dejar de destacar que la juventud y las nuevas generaciones viven el hambre de información.

Y una de las reclamaciones de hoy es la cantidad exagerada de informaciones que hay disponible en la red, a tal punto de que muchas veces vician a la gente llevándola a pasarse la vida, o buena parte de ella, “navegando” y olvidándose de sus relaciones familiares o con las del prójimo.

A veces nos encontramos con informaciones redactadas de manera superficial, incluso parcial, conforme a los intereses de aquellos que las divulgan. En otras ocasiones, noticias nocivas contra personas o instituciones, creadas por el simple gusto de desmoralizar o perseguir a adversarios.

O incluso sitios Web o correos electrónicos maliciosos que “invaden” con “virus” los ordenadores, pudiendo llegar a transferir grandes sumas de dinero hacia cuentas de un nuevo tipo de ladrones.

No a todos les gusta esta libertad, que hace posible las exageraciones y las falsas informaciones. Éstas se deben combatir cuando existan, pero hay que evitar también la tentación de caer en el control de la prensa propio de ciertos regímenes dictatoriales, que pretenden hacer visible, audible o accesible sólo aquello que algunos pocos deciden por el pueblo.

El espíritu del Documento de Aparecida

Observando las nuevas comunidades se nota claramente que las diócesis y parroquias carecen de un número suficiente de personas habilitadas para hacer más ágiles y ricas las informaciones de sus páginas Web.

Sin embargo, tenemos que darle un nuevo impulso a los portales electrónicos para que entren en el espíritu pastoral y evangelizador al que nos convoca el Documento de Aparecida, cuando dice que Internet está asumido con “realismo y confianza” 2 y en el que se reconoce que el espacio digital ocasiona nuevas formas de exclusión, por lo que se hace un llamamiento a las parroquias, comunidades, centros educativos e instituciones católicas para que creen espacios de formación y acceso a Internet para entrar en contacto con la cultura de los medios de comunicación.3

Aparecida manifiesta su preocupación por el papel de los católicos en la vida pública y la incidencia de la propia Iglesia en la opinión pública de la sociedad, invitando a los agentes de pastoral, en particular a los ministros de culto, a que sean formadores de opinión, lo que exige una formación permanente en temas de coyuntura para la Iglesia y para la sociedad.

Proclamar a todos con claridad el plan de la Salvación

Siendo así, es urgente que los responsables de las páginas Web tengan un compromiso con la verdad y con la fidelidad al Evangelio y al Magisterio Pontificio.

Tenemos que hacer una lectura crítica de la comunicación, porque la Iglesia Católica —depositaria de la Fe transmitida por Jesús a sus Apóstoles, y por éstos a sus sucesores, los obispos, en comunión con el Sumo Pontífice— tiene esa responsabilidad de proclamar con claridad el plan de la Salvación que trae vida para todos.

Además de las informaciones, los sitios católicos pueden responder a las cuestiones que afligen al hombre moderno, en un lenguaje accesible, sin renunciar a la verdad de nuestra Fe. Es fundamental que estos nuevos medios de comunicación virtual tengan como objetivo primordial el respeto por la primacía de la persona y la atención a sus necesidades.

Urge una reflexión por parte de los presbíteros, como nos lo pide el Papa en su mensaje para el Día Mundial de las Comunicaciones, con el fin de que nos pongamos como una de nuestras principales metas, la pastoral de la comunicación y de la acogida, que hoy no puede dejar de ser, al mismo tiempo, la pastoral de Internet y de los medios correlativos.

No tengo ninguna duda de que la Iglesia que peregrina en Brasil está fuertemente amparada en la voluntad deliberada de dar especial apoyo a todas las páginas Web y medios electrónicos que anuncien a Cristo Resucitado y lleven al hombre y a la mujer de nuestros días a buscar la santidad por el conocimiento y por el seguimiento apasionado del Redentor. ²

 

1 Cf. Mensaje para el 44º Día Mundial de las Comunicaciones Sociales , 24/1/2010.
2 Documento de Aparecida , n. 488
3 Cf. Ídem, n. 490

 

Su voto :
0
Resultado :
5
- Votos : 1

Artículos Recomendados

Internet: "Escuchar, dialogar, alentar y compartir", dice Obispo en la Web Summit, en Portugal

Mons. Paul Tighe recordó que en ocasiones el uso de internet divide, como por ejemplo en el uso que es dado a las redes sociales en el ámbito político y de la opinión pública...Más

Número de católicos crece en el mundo

Si el número de católicos ha aumentado globalmente, este no es el caso para los efectivos de padres, religiosos y religiosas...Más

2018-11-30 - Evangelio según San Mateo 4,18-22

Sin que hablen, sin que pronuncien, sin que resuene su voz, a toda la tierra alcanza su pregón y hasta los límites del orbe su lenguaje....Más

2018-11-29 - Evangelio según San Lucas 21, 20-28

Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube con gran poder y gloria. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación....Más

2018-11-28 - Evangelio según San Lucas 21, 12-19

Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas: su diestra le ha dado la victoria, su santo brazo....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.