Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Doctrina » Eucaristía » Milagros Eucarísticos »
Milagros Eucarísticos

El Milagro Eucarístico de Ámsterdam

Publicado 2011/01/31
Autor : Aldo Leone

Un milagro que ocurrió en la tranquila Ámsterdam del siglo XIV es aún hoy fuente de devoción eucarística para los miles de católicos que participan en la “procesión del silencio”.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share
 

Corría el invierno del año 1345. Ámsterdam, capital de los Países Bajos, en aquel tiempo era un pueblo pesquero a las márgenes del río Amstel. En la fría noche del 15 de marzo, pocos días antes del Domingo de Ramos, el párroco fue solicitado para que atendiera a un enfermo que residía en la actual calle Kalver. El ministro de Dios acudió sin tardanza y le administró la Unción de los Enfermos y la Sagrada Comunión. Unos instantes después de que se marchara el sacerdote, el infortunado doliente, a causa de la violenta enfermedad que sufría, se vio obligado a vomitar en una vasija, donde también fue arrojada la Hostia consagrada. Sin comprobar previamente el contenido del recipiente, su esposa o una enfermera —no se sabe a ciencia cierta quien fue— lo echó al fuego de la chimenea.

1.jpg

Antiguo grabado que reproduce la escena del milagro: la Hostia preservada en medio
de las llamas.

Antes del amanecer, cuando regresaba a la habitación del paciente, se fijó casualmente en las llamas y, con enorme sorpresa, vio cómo flotaba sobre ellas el Pan eucarístico, en perfectas condiciones, como si acabase de ser consagrado en ese momento. Alargó la mano y, sin quemarse, sacó del fuego la Sagrada Forma, la puso en una caja y salió en seguida a comunicárselo al sacerdote. Éste se apresuró en volver al lugar, recogió la milagrosa Hostia y se la llevó a la iglesia.

Sin embargo, al día siguiente, cuando la mujer abrió accidentalmente la caja donde había depositado la Sagrada Hostia, ¡oh, qué sorpresa!, se la encontró otra vez allí. Acto seguido fue a llamar al párroco quien la trasladó de nuevo al templo. El mismo prodigio se repitió aún una vez más.

Dios quería hacer público ese hecho milagroso

Al percibir en esa insistencia una señal de que Dios quería que lo ocurrido fuera hecho público, el sacerdote organizó entonces una solemne procesión para llevar de vuelta a la iglesia parroquial al Santísimo Sacramento.

El Obispo de Utrecht, Mons. Jan van Arkel, declaraba al año siguiente la autenticidad del milagro, y dos años más tarde se construía una iglesia en el lugar donde había ocurrido.

Desde entonces se realizaría anualmente, a mediados de marzo, una magnífica procesión para celebrar ese gran acontecimiento. En ella participaban personajes ilustres, como el archiduque Maximiliano de Austria, quien sería más tarde el emperador Maximiliano I. Esa manifestación popular en alabanza a Jesús Sacramentado sería prohibida en 1578, cuando la administración de la ciudad pasó a manos de los burgomaestres calvinistas. Éstos confiscaron la capilla erguida en homenaje al mencionado prodigio y acabó por ser demolida en 1908, a pesar de las protestas de los católicos, quienes se ofrecieron a comprarla.

Durante el período de la prohibición del culto público, las celebraciones de la Santa Misa y otros actos católicos de piedad se realizaron en casas particulares o en edificios sin la apariencia externa de un templo religioso, que en el siglo XIX serían conocidos como las iglesias escondidas.

2.jpg

Capilla de las Beguinas, en Ámsterdam, donde se mantiene la Adoración Eucarística diaria, en recuerdo del milagro ocurrido en 1345.

Las beguinas

Muy cerca del lugar del milagro estaba la capilla del beguinaje , un conjunto de edificios dispuestos en torno a un patio arbolado en los que residía una agrupación de mujeres denominadas beguinas . Éstas vivían en comunidad —sin hacer los votos clásicos de la vida religiosa—, dedicadas a la oración y a la atención a los enfermos, los pobres, los huérfanos y cualquier tipo de necesitados. Su regla les imponía únicamente obediencia al párroco del lugar y el celibato mientras permaneciesen en la colectividad.

A las beguinas también le confiscaron su capilla. Alrededor del año 1665 pidieron autorización a la municipalidad para poder construir una nueva. El permiso le fue concedido con la condición de que el edificio tuviera las características de una iglesia escondida . En este templo, consagrado a San Juan Bautista y a Santa Úrsula, se mantiene desde entonces la Adoración Eucarística diaria, en recuerdo del milagro ocurrido en 1345. 1

La Procesión del Silencio

3.jpg

Cerca de diez mil personas participan anualmente en la Procesión del Silencio en recuerdo del milagro eucarístico.
En el destaque el cartel anunciador del evento.

Según narra el actual rector de la capilla, el P. Eugène van Heyst, SSS, un hombre llamado Joseph Lousbergh descubrió en 1881 un documento fechado en 1651 que describía detalladamente las procesiones medievales realizadas en conmemoración de ese milagro. Entonces, decidió recorrer, acompañado por un amigo suyo, el mismo trayecto que el de la antigua procesión, como un acto de adoración a Jesús Sacramentado.

Así lo hicieron, pero en silencio y sin ninguna clase de manifestación externa de devoción, debido a las restricciones impuestas al culto católico por las autoridades calvinistas.

Su idea fue acogida con entusiasmo por los católicos holandeses y todos los años iba aumentando el número de fieles que se sumaban a ella. Se formaba de esta manera la Cofradía de la Procesión del Silencio. Desde aquella época, el primer domingo después del 12 de marzo, se viene realizando anualmente la silenciosa procesión, en el tramo de la medianoche a las cuatro de la madrugada, horario que se presume hubiera tenido lugar el milagro. En nuestros días, cerca de diez mil personas participan en ella. Muchos ven en ese acto de piedad la continuación del Milagro Eucarístico de Ámsterdam.

 

1 La Hostia milagrosa ya no se conserva. Empezó a deteriorarse 2 años después de que ocurriera el milagro.

 

Su voto :
0
Resultado :
5
- Votos : 3

Artículos Recomendados

Perdón, envidia y desconfianza

El hijo pródigo regresó a casa porque la misericordia de Dios lo dejó caer hasta el fondo del abismo sin dejarle perder la vida ni la fe....Más

Continúa la saña de la persecución a la Iglesia: el caso de la diócesis china de Fuzhou

ras el acuerdo entre la Santa Sede y el gobierno chino el año pasado, el acoso a la Iglesia se ha mantenido y según muchos testimonios se ha acentuado. Miremos el caso de Fuzhou....Más

"Cátedra de Pedro"- los Heraldos del Evangelio cumplen 18 años

El 22 de febrero de 2001, durante la conmemoración de la Fiesta Litúrgica de la Cátedra de San Pedro, el Santo Padre Papa Juan Pablo II reconoció el carisma de los Heraldos del Evangelio, y los erigió como Asociación Internacional de Derecho Pontificio....Más

Iglesia destruida por terremoto: Hostias consagradas encontradas intactas, después de año y medio

En 2016 la iglesia de Santa María Asunta, en la ciudad italiana de Arquata, fue destruida por el terremoto que asoló la región...Más

El Papa profundizó en la frase de la Virgen: "Hagan lo que Él les diga"

El escenario de la Bodas de Caná recalca que cuando "el vino personal se nos termine", busquemos a la Virgen, que ella conseguirá que Jesús nos dé el vino nuevo...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.