Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » La Palabra de los Pastores »
La Palabra de los Pastores

Anunciar el Evangelio en nuestros días

Publicado 2011/07/10
Autor : Cardenal Antonio Cañizares Llovera

En el mundo de hoy tan secularizado y aparentemente tan alejado de Dios, que vive como si Él no existiese, hay no obstante una profunda hambre que sólo Dios puede saciar: hambre de verdad, de libertad, de amor.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share
 

A la acción de gracias por Jesucristo en la Eucaristía unimos muy especialmente en esta tarde, queridos hermanos, nuestra gratitud por el ministerio de Pedro, reflejado en la fiesta que hoy celebramos.

Unimos también a esta acción de gracias nuestro recuerdo agradecido por los diez años transcurridos del reconocimiento pontificio de la asociación internacional de fieles Heraldos del Evangelio. En su providencial designio, quiso Dios que ese reconocimiento estuviera unido a la fiesta de la Cátedra de San Pedro para que de esta manera se manifestara tanto vuestro inquebrantable vínculo y comunión con la Santa Sede, como vuestra plena y total colaboración con el Papa en la obra apostólica, evangelizadora, de la Iglesia.

Afecto filial y agradecido a quien continúa el servicio de Pedro

1.jpg
Cardenal Antonio Cañizares Llovera.

Prefecto de la Congregación para el Culto Divino
y la Disciplina de los Sacramentos

Para toda la Iglesia, ésta debería ser una fecha grandiosa y muy alegre. […] Hoy es un día en el que deberíamos avivar la conciencia de lo que significa el servicio de Pedro , y así fortalecer la veneración, la fidelidad y la obediencia, el afecto filial y agradecido a quien continúa en este momento ese mismo servicio: el Papa. […] Jesús fundó su Iglesia sobre el Colegio de los Apóstoles, en el que Pedro recibió, por voluntad de Cristo, el primer lugar: en la lista de los Apóstoles ocupa el primer puesto, es el primer beneficiado por las apariciones de Cristo resucitado, el primero en confesar la mesianidad y divinidad de Jesús —hecho que le concede, a su vez, la primacía en la formación de su Iglesia—, y en el día de Pentecostés es también el primero en tomar la palabra e iniciar la misión cristiana.

Esta primacía tiene, en la mente de Jesús, el carácter de un servicio singular —todo en la Iglesia es servicio—, que exige todo el amor y una disponibilidad plena y total. Pedro tendrá siempre la asistencia necesaria del Señor y del Espíritu para confirmar, dar firmeza y mantener a sus hermanos en la Fe y en la comunión.

Su servicio es—según la hermosa expresión, “siervo de los siervos de Dios”— ser el primero entre los servidores de la unidad que constituyó la Iglesia; la roca firme de la Fe en la que descansa y se apoya la Iglesia; el pastor de toda la grey del Señor, que dirige y guía a la comunidad universal de los discípulos de Jesús extendida de Oriente a Occidente y representa, consolida y fortalece la comunión del Colegio Episcopal. […]

Necesitamos al Papa, y el Papa nos necesita

Este ministerio de Pedro es, sin duda, un ministerio de misericordia nacido de un acto de misericordia de Cristo. Esa misericordia de Cristo es la que ha dotado a su Iglesia con el servicio de Pedro, para que todos permanezcan en la unidad y el mundo crea que Jesucristo —el único Nombre que nos ha sido dado, en el que podemos ser salvados— es el enviado del Padre como paz y reconciliación, redención y amor sin límites, camino, verdad, vida, luz y esperanza para todos.

Aunque esa misma asistencia indefectible no exime de sufrimientos, contradicciones y debilidades al servicio apostólico. Por eso debemos ayudar —con nuestras oraciones, nuestra adhesión fiel a sus enseñanzas, nuestra veneración y afecto— a aquel que recibió del Señor este dramático servicio a la Fe y a la comunión de la Iglesia.

Demos gracias al Señor, en este día, por el don del Papa y por su imprescindible servicio o ministerio.

Que en nosotros crezca la adhesión personal e inquebrantable al Papa, a este Papa, Benedicto XVI, que Dios nos ha dado. Que nuestro amor a él y nuestra fidelidad a todas sus enseñanzas sean aún mayores. Este amor y fidelidad es la garantía de que permanecemos unidos a Cristo y así seamos Iglesia enviada a los hombres para anunciarles que Dios existe y es el centro, origen y meta de todo; que Dios es Amor y nos ha sido dado y revelado en la cara humana de su Hijo

Unigénito, Jesús, que nos ama y se apasionó por todos y cada uno de nosotros, que está con todos y por todos.

Necesitamos al Papa, y el Papa nos necesita a nosotros, nuestra oración y nuestro apoyo filial y alegre.

Benedicto XVI nos convoca a una nueva y vigorosa evangelización

2.jpg
A la izquierda, un representante de la Alcaldía de Roma, el subsecretario del Pontificio Consejo para los Laicos, el Prof. Guzmán Carriquiry, acompañado por su esposa, y el ceremoniario de la Basílica de Santa María la Mayor, Mons. Adriano Paccanelli, en un momento de la Misa solemne en la iglesia de San Benedetto in Piscinula. A la derecha, durante la Consagracíon.

Que Dios nos conserve al Papa Benedicto XVI. Es un regalo suyo para toda su Iglesia santa en nuestros días: un gran hombre de Dios, un “amigo fuerte” de Dios, un testimonio singular del Dios vivo. […] Ante las dificultades que hoy la Iglesia debe enfrentar, sacudida tanto en el plano doctrinario como en el disciplinar y en la forma de vida, él apela frecuentemente a la sustancia viva del Evangelio, lo esencial de la Fe y de la vida conforme al Evangelio, la conversión y purificación personal, porque sabe que sólo con fidelidad a las enseñanzas de Cristo y de la Iglesia, transmitidos por la Tradición viva, podemos tener esa fuerza de conquista, esa luz de la inteligencia y del alma que proviene de la posesión madura y consciente de la Verdad divina.

Es muy consciente de que ahora es el momento de la verdad y de que es necesario que cada uno tenga conciencia de sus propias responsabilidades frente a las decisiones que deben entregar y salvaguardar, mantener y transmitir la Fe, tesoro común que Cristo —el cual es Piedra , es Roca — confió a Pedro, Vicario de la Roca, como lo llamaba San Buenaventura.

No debemos olvidar, sobre todo ante vosotros, queridos Heraldos del Evangelio, que al igual que su venerable antecesor, Benedicto XVI convoca a toda la Iglesia a promover, impulsar, llevar a cabo una nueva y vigorosa evangelización que abre un horizonte de aire fresco en la Iglesia de nuestros días. […] Ahí estáis vosotros, Heraldos del Evangelio, ése es vuestro sitio. En el mundo de hoy tan secularizado y aparentemente tan alejado de Dios, que vive como si Él no existiese, hay no obstante una profunda hambre que sólo Dios puede saciar: hambre de verdad, de libertad, de amor gratuito.

Por eso es necesario, urgente y apremiante, anunciar el Evangelio en nuestros días.

Es en eso que, con tanta clarividencia, han insistido los últimos Papas: Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Eso es lo que pretendió el Concilio Vaticano II, verdadera primavera y nuevo Pentecostés de la Iglesia. Es lo que nos pide Dios en este momento, y de modo muy especial a vosotros. ¡No temáis! ¡No tengáis miedo! ¡No escatiméis nada! Tened confianza y la mirada puesta en Cristo, sin retroceder jamás. Que la Virgen María os ayude y proteja.

 

(Extractos de la homilía en la iglesia de San Benedetto in Piscinula con motivo del 10. º aniversario de la aprobación pontificia de los Heraldos del Evangelio, 22/2/2011)

 

 

Su voto :
0
Resultado :
5
- Votos : 1

Artículos Recomendados

Continúa la saña de la persecución a la Iglesia: el caso de la diócesis china de Fuzhou

ras el acuerdo entre la Santa Sede y el gobierno chino el año pasado, el acoso a la Iglesia se ha mantenido y según muchos testimonios se ha acentuado. Miremos el caso de Fuzhou....Más

"Cátedra de Pedro"- los Heraldos del Evangelio cumplen 18 años

El 22 de febrero de 2001, durante la conmemoración de la Fiesta Litúrgica de la Cátedra de San Pedro, el Santo Padre Papa Juan Pablo II reconoció el carisma de los Heraldos del Evangelio, y los erigió como Asociación Internacional de Derecho Pontificio....Más

Obispos españoles presentan mensaje para la Jornada por la Vida del 25 de marzo

"El amor cuida la vida" será el lema de la jornada que se celebrará en el marco de la solemnidad de la Anunciación del Señor. ...Más

Todos somos mendigos del amor de Dios, explicó el Papa

"El amor de Dios es el del Padre 'que está en los cielos', según la expresión que nos invita a usar Jesús: es el amor total que en esta vida sólo saboreamos de manera imperfecta", explicó Francisco...Más

Los Heraldos del Evangelio comienzan la construcción de una nueva iglesia en Recife, Brasil

La solemne Eucaristía de colocación de la piedra fundamental, fue presidida por Monseñor Luciano Rodrigues Brito, Vicario General de la Arquidiócesis de Olinda y Recife...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.