Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Opinión »
Lugares del Mundo

Chambord: conociendo a Dios en la Estética del Orden del Universo

Publicado 2012/03/05
Autor : Gaudium Press

"Sus estilizadas agujas del cuerpo central y todo su conjunto es más bien un variado y sorprendente fuego de artificio que se eleva elegante, brillante, cadencioso y sutil al cielo..."

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Bogotá (Lunes, 05-03-2012, Gaudium Press) Quien estas líneas escribe aún no conoce presencialmente a Chambord. Decimos "aún", pues es ello una gracia que le pedimos a la Virgen Bendita antes de morir, como preparación para la gloria eterna que tanto imploramos. Tenemos la certeza de que nuestro espíritu se extasiará y elevará, en la contemplación de aquel que es tal vez el castillo arquetípico del orbe entero.

baloulumix.jpg
Foto: Baloulumix

En Chambord todo nos encanta, particularmente el conjunto.

Si el agudo y perspicaz Saint-Simon -que no simpatizaba mucho con el Rey Sol- decía que el Gran Versalles era un magnífico palacio cuyo techo había prendido fuego, de Chambord podemos decir que él por el contrario es solo puntas, solo "techo", que él tiene su aspecto pinacular en las torres de su tejados.

Solo un romántico meloso como Chateaubriand, para decir que el magnífico castillo se le asemejaba a una mujer con cabellos insuflados. No. Sus estilizadas agujas del cuerpo central y todo su conjunto es más bien un variado y sorprendente fuego de artificio que se eleva elegante, brillante, cadencioso y sutil al cielo, no para ‘herirlo' con sus punzadas, sino para subir integrándose en su armonía celeste de una forma pausada, serena. Es un fuego de artificio lento, pero variado y magnífico el de sus torres.

sybaryte46.jpg
Foto: Sybarite46

Chambord tiene también grandeza: su abundancia de pináculos, torrecillas, torreones y chimeneas, que constituyen su particular encanto, es sostenido por un cuerpo que alberga 440 estancias, 60 escalinatas, 365 chimeneas y que es circundado por miles de hectáreas verdes. El solo cuerpo central del castillo, requirió de la labor paciente y dedicada de alrededor de 180 obreros, por un espacio de 15 años. 15 años muy bien empleados, para consuelo de todos aquellos que creemos aún que el hombre no solo es "lobo para el hombre", sino que también puede ser productor de maravillas.

Dicen algunos que Chambord es típica expresión del renacimiento, e incluso otros atribuyen -sin pruebas- a Da Vinci, la autoría de proyecto. No concordamos con esa opinión. Quien mira sus grandes torreones, particularmente los de los extremos, no puede dejar de percibir la fortaleza cándida e inocente pero también recia de la Edad Media. Chambord más parece una continuación del sueño de la Edad Media hecho realidad. Sus muchas puntas también recuerdan también a uno de los castillos prototípicamente medievales, como es el castillo de Saumur, según está representado en la Muy Ricas Horas del Conde de Berry.

riches.heures.9, castillo de Saumur.jpg
Castillo de Saumur

Chambord además es humilde. Él es grande, majestuoso, pero no aplasta, no intimida sino que atrae hacia sí. Él deja además que otros aumenten, agreguen algo a su belleza, como un atardecer matizado que le sirva de marco, o el astro rey que bañe sus muros con todas las tonalidades de su brillo particular de cada hora. Pocas cosas más lindas que Chambord bañado por el sol de un atardecer primaveril.

¿Por qué es lindo Chambord? Porque el respeta y hace más explícitas todas las leyes de la estética del Orden del Universo: El majestuoso castillo de Francisco I al mismo tiempo que es variado conserva su unidad. Él tiene continuidades, pero también abiertos contrastes, como la delgadez y estilización de algunas de sus torres que diverge decididamente con el grosor fuerte de sus torreones base. Al mismo tiempo que la selva de torres de su columna central es sorpresiva y asimétrica, las amplias alas añadidas al cuerpo central, iguales a cada lado, reponen la simetría del conjunto. Chambord además es jerárquico. Lo delgado y fino está en las alturas, sostenido por lo robusto de las bases. Él es pues a la vez robusto y frágil; grande y con aspectos de la delicadeza de lo pequeño, todo ello reunido en una armoniosa unidad.

Adam79.jpg
Foto: Adam79

Así como Chambord, es el universo creado por Dios: Uno, pero diverso; continuo y por veces contrastante; simétrico en su conjunto y por veces asimétrico; continuo pero jerárquico y anti-igualitario. Y si así es Chambord, a reflejo del Universo, y si Dios quiso que el Universo lo reflejase perfectamente a Él, según expresa Santo Tomás, pues conociendo Chambord, podemos a través de él conocer un poco -o mucho- a Dios.

Por Saúl Castiblanco

Su voto :
0
Resultado :
5
- Votos : 3

Artículos Recomendados

La inocencia, un cielo de mármol dorado y el monstruo que todos llevamos dentro

"En su maravilloso libro, 'El don de Sabiduría en la Mente, Vida y Obra de Plinio Corrêa de Oliveira', Mons. Juan Clá indica que el inicio de la Sabiduría es la inocencia..."...Más

¿Qué significa la Corona de Adviento?

"La vela siempre tuvo un significado especial para el hombre, sobre todo porque antes de ser descubierta la electricidad ella era la victoria contra la oscuridad de la noche"...Más

La admiración, la felicidad, el maldito deseo de aparecer y el infierno

"Dijo innúmeras veces el Dr. Plinio que el primer movimiento de la psiquis del niño era el reconocimiento del ser"...Más

En la Audiencia General, Papa habla del Santo nombre de Dios

El Papa Francisco profundizó acerca del segundo mandamiento de la ley de Dios: "No pronunciarás en vano el nombre del Señor, tu Dios" (Ex 20,7)...Más

Este es el libro de bolsillo con 100 destinos en España donde está presente la gracia de Dios

La guía es de la Editorial Creo. Presenta 100 lugares de encanto que están para visitar, contemplar y rezar....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.