Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » Tesoros de la Santa Iglesia »
Tesoros de la Santa Iglesia

La lección de las hormigas

Publicado 2012/07/01
Autor : Emelly Tainara Schnorr

Frágiles, tenaces y prudentes, las hormigas dan a los hombres una gran lección de sabiduría, viviendo en una sociedad donde reina la armonía y la paz.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Cuando logramos apartarnos un momento del ajetreo rutinario y salimos de la jungla de cemento de nuestras ciudades para acercarnos más a la naturaleza, su belleza y ordenación nos invitan a deleitarnos con un mundo de paz y serenidad y a aprender muchas lecciones...

Nos falta tiempo para contemplar el Sol que se levanta para traernos el día, esparciendo sobre el cielo variados y bonitos colores. Sin dejar nunca de hacer su recorrido con constancia y puntualidad, brilla hasta el momento de retirarse para ceder el lugar a la reina de la noche: la Luna. Y cuando la bóveda celeste ya está cubierta con el nocturno manto oscuro, centellean las preciosas estrellas, sin chocarse jamás unas con otras, manteniendo siempre una impecable disciplina.1.jpg

El mismo orden lo vemos reflejado en el reino animal: desde los más grandes, pasando por los más sagaces, hasta los más inofensivos, cada cual manifiesta un modo de vida disciplinado y uniforme, siguiendo con rectitud los impulsos de sus instintos naturales.

Pues bien, invitamos a nuestro lector a que deje sus preocupaciones por unos instantes para admirar un humilde insecto. Observemos a las hormigas, "seres pequeños que son más sabios que los sabios" (Pr 30, 24).

A pesar de que no presentan una hermosa figura, provocan encanto por la perfección de su vida en sociedad. No es raro que un niño, jugando en el jardín de su casa, encuentre un hormiguero y lo pise, y se asuste al ver la cantidad de insectos que corren desesperados ante la "tragedia" ocurrida... ¡Cuántos caminos y galerías se descubren bajo tierra! ¿Cómo un sitio tan diminuto sirve de alojamiento a tantas hormiguitas? Y más asombroso aún es verlo todo tan bien organizado y dividido, e incluso habiendo dependencias con cámaras y salones.

Las hormigas viven ahí en completa armonía, ayudándose mutuamente. Es muy raro encontrar alguna sola, siempre andan en conjunto en busca de alimento, formando auténticos desfiles. Tal es la unión entre ellas que cuando una pasa al lado de otra nunca continúa su camino sin detenerse a "saludar" a su compañera.

También llama la atención la tenacidad con la que estos diminutos insectos desempeñan sus trabajos: independiente del tamaño y del peso de los alimentos -muchas veces superiores a su estatura-, no se desaniman nunca ni desisten, siguiendo siempre adelante, con ímpetu y rapidez.

Si pensamos en los desórdenes y extravíos existentes en el mundo de los hombres -desconocidos en el universo de las hormigas- es posible que sintamos tristeza. Y con razón, pues estando el hombre dotado de inteligencia y voluntad, poseyendo un fuerte instinto de sociabilidad que le produce el deseo, e incluso la necesidad, de convivir con los otros y contando aún con el auxilio de la gracia, ¿por qué vemos tanto egoísmo y violencia en la sociedad? ¡Ah... si el hombre se acordase más del Creador de todas estas maravillas, sus instintos quedarían más ordenados! Si amase a Dios sobre todas las cosas y al prójimo según el amor que Él tiene por cada uno (cf. Jn 13, 34), ¡qué diferente sería el mundo que habitamos!

A ello nos invita la imagen de la tenaz hormiguita llevando su pesada carga. Pues, ¿no es verdad que ella nos recuerda a nuestro Salvador subiendo a lo alto del Calvario cargado con el peso de nuestros pecados, sin mostrar el más mínimo cansancio o desánimo?

No es sin razón que la Escritura aconseja que dirijamos nuestra atención hacia ese humilde insecto: "Ve a observar a la hormiga, perezoso, fíjate en sus costumbres y aprende.

No tiene capataz, ni jefe ni inspector; pero reúne su alimento en verano, recopila su comida en la cosecha" (Pr 6, 6-8).

Sin embargo, no debemos restringir este consejo únicamente a nuestras labores físicas y terrenas, sino sobre todo a las espirituales, que atañen al servicio de la Santa Iglesia, para la implantación del Reino de Cristo en todo el orbe de la Tierra.

Si nos apoyamos solamente en nuestras propias fuerzas nunca alcanzaremos la meta. Para lograrlo debemos recurrir a las armas de la oración con la misma pertinacia de las hormigas, porque mediante las gracias obtenidas en la plegaria nos vendrá la fortaleza necesaria para abandonar el camino del egoísmo y abrazar el de la virtud. Sólo así se establecerá de nuevo la paz, la bienquerencia y la armonía entre los hombres.

 

Su voto :
0
Resultado :
5
- Votos : 1

Artículos Recomendados

Continúa la saña de la persecución a la Iglesia: el caso de la diócesis china de Fuzhou

ras el acuerdo entre la Santa Sede y el gobierno chino el año pasado, el acoso a la Iglesia se ha mantenido y según muchos testimonios se ha acentuado. Miremos el caso de Fuzhou....Más

La inocencia, un cielo de mármol dorado y el monstruo que todos llevamos dentro

"En su maravilloso libro, 'El don de Sabiduría en la Mente, Vida y Obra de Plinio Corrêa de Oliveira', Mons. Juan Clá indica que el inicio de la Sabiduría es la inocencia..."...Más

Los que guían a los hombres deben ser conscientes de su rol, afirmó el Pontífice

Comentando la lectura evangélica de ayer, en el Ángelus dominical, el Papa Francisco habló de la importancia de la competencia humana y moral, de los hombres que guían a otros hombres...Más

Mensaje de Francisco para la Cuaresma de 2019

"La creación se encuentra en expectativa ansiosa, aguardando la revelación de los hijos de Dios", es el título del mensaje divulgado por el Vaticano el 26 de febrero....Más

"Cátedra de Pedro"- los Heraldos del Evangelio cumplen 18 años

El 22 de febrero de 2001, durante la conmemoración de la Fiesta Litúrgica de la Cátedra de San Pedro, el Santo Padre Papa Juan Pablo II reconoció el carisma de los Heraldos del Evangelio, y los erigió como Asociación Internacional de Derecho Pontificio....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.