Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » El Santo Padre » La Voz del Papa »
La Voz del Papa

“¡El que reza se salva, el que no reza se condena!”

Publicado 2012/09/23
Autor : Papa Benedicto XVI

Al decir que la oración es un medio necesario para la salvación, San Alfonso quería que se comprendiera que no se puede dejar de rezar en ninguna situación de la vida, especialmente en los momentos de prueba y en las dificultades.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Hoy celebramos la memoria litúrgica de San Alfonso María de Ligorio, Obispo y Doctor de la Iglesia, fundador de la Congregación del Santísimo Redentor (los redentoristas), patrón de los estudiantes de Teología Moral y de los confesores.

San Alfonso es uno de los santos más populares del siglo XVIII, por su estilo simple e inmediato y por su doctrina sobre el sacramento de la Penitencia: en un período de mucho rigor, fruto de la influencia jansenista, recomendaba a los confesores que administrasen este sacramento manifestando el abrazo gozoso de Dios Padre, que en su misericordia infinita no cesa de acoger al hijo arrepentido.

La oración: medio seguro para alcanzar la salvación

Papa Benedicto XVILa celebración de hoy nos da la oportunidad de detenernos en las enseñanzas de San Alfonso sobre la oración, muy ricas y llenas de aliento espiritual. Del año 1759 data su tratado El gran medio de la oración, considerado por él como el más útil de todos sus escritos. De hecho, describe la oración como "el medio necesario y seguro para alcanzar la salvación y todas las gracias que necesitamos para lograrlo" (Introducción).

En esta frase está sintetizado el modo alfonsino de entender la oración. Ante todo, diciendo que es un medio, nos recuerda el fin a alcanzar: Dios ha creado por amor, para poder darnos la vida en plenitud; pero esta meta, esta vida en plenitud, a causa del pecado se ha -por decirlo así- distanciado, todos lo sabemos, y sólo la gracia de Dios puede hacerla accesible. Para explicar esta verdad fundamental y aclarar de inmediato cómo es real el riesgo que corre el hombre de "perderse", San Alfonso había acuñado la famosa máxima, muy elemental, que dice: "¡El que reza se salva, el que no reza se condena!".

Al comentar esta frase lapidaria, agregaba: "En definitiva, salvarse sin la oración es dificilísimo, incluso imposible [...] pero rezando salvarse es cosa segura y facilísima" (II Conclusiones).

Y aún dice: "Si no rezamos, no tenemos excusa, porque la gracia de rezar es dada a todos [...] si no nos salvamos, toda la culpa será nuestra, porque no hemos rezado" (ibídem).

Al decir entonces que la oración es un medio necesario, San Alfonso quería que se comprendiera que no se puede dejar de rezar en ninguna situación de la vida, especialmente en los momentos de prueba y en las dificultades. Siempre debemos llamar a la puerta del Señor con confianza, sabiendo que en todo Él cuida de sus hijos, de nosotros. Por eso, somos invitados a no tener miedo de recurrir a Él y a presentarle con confianza nuestras peticiones, con la certeza de conseguir lo que necesitamos.

El discípulo del Señor sabe que siempre está expuesto a la tentación

Queridos amigos, esta es la pregunta central: ¿qué es lo verdaderamente necesario en mi vida? Respondo con San Alfonso: "La salud y todas las gracias que precisamos para obtenerla" (ibídem); naturalmente, se refiere no sólo a la salud del cuerpo, sino también, y sobre todo, a la del alma, que Jesús nos da. Más que cualquier otra cosa, tenemos necesidad de su presencia liberadora, que hace que nuestra existencia sea verdadera y plenamente humana, y por lo tanto llena de alegría.

Y sólo a través de la oración podemos acogerlo, así como su gracia, que, iluminándonos en cada situación, nos hace discernir el verdadero bien y, fortificándonos, hace eficaz igualmente nuestra voluntad, es decir, le da la capacidad de realizar el bien conocido. A menudo, reconocemos el bien, pero no somos capaces de hacerlo. Con la oración, podemos lograrlo.

El discípulo del Señor sabe que siempre está expuesto a la tentación y no deja de pedir ayuda a Dios para vencerla. San Alfonso refiere el ejemplo de San Felipe Neri -muy interesante- que "nada más despertarse, le decía a Dios: ‘Señor, proteged bien a Felipe hoy; si no Felipe os traicionará'" (III, 3). ¡Qué gran realista! Le pide a Dios que mantenga su mano sobre él.

"Si somos pobres, Dios es rico"

También nosotros, conscientes de nuestra debilidad, debemos pedir la ayuda de Dios con humildad, confiando en la riqueza de su misericordia. En otro pasaje, San Alfonso dice: "Estamos desprovistos de todo, pero si rezamos ya no somos pobres. Si somos pobres, Dios es rico" (II, 4).

Y, siguiendo los pasos de San Agustín, invita a todos los cristianos a que no tengan miedo de obtener de Dios, mediante la oración, esa fuerza que no tienen, y que le es necesaria para hacer el bien, con la certeza de que el Señor no rechaza su auxilio a los que lo piden con humildad (cf. III, 3).

Queridos amigos, San Alfonso nos recuerda que la relación con Dios es esencial en nuestra vida. Sin la relación con Dios falta la relación fundamental, y la relación con Dios se realiza hablando con Dios, en la oración personal cotidiana y mediante la participación en los sacramentos, y así, esta relación puede crecer en nosotros, y también puede crecer en nosotros la presencia divina que orienta nuestro camino, lo ilumina y lo hace seguro y sereno, incluso en medio de las dificultades y peligros.

(Audiencia General, 1/8/2012. Traducción: Heraldos del Evangelio)

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

Perdón, envidia y desconfianza

El hijo pródigo regresó a casa porque la misericordia de Dios lo dejó caer hasta el fondo del abismo sin dejarle perder la vida ni la fe....Más

Continúa la saña de la persecución a la Iglesia: el caso de la diócesis china de Fuzhou

ras el acuerdo entre la Santa Sede y el gobierno chino el año pasado, el acoso a la Iglesia se ha mantenido y según muchos testimonios se ha acentuado. Miremos el caso de Fuzhou....Más

Papa envió mensaje por accidente aéreo en Etiopía

La comunicación está firmada por el Cardenal Secretario de Estado...Más

Papa en el Ángelus: No dialogar con el demonio

El Pontífice rezó ayer el Ángelus del primer domingo de Cuaresma...Más

Papa para la Jornada Mundial por las Vocaciones: Arriesgarse por la promesa de Dios

Con ocasión de la próxima Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, el Papa Francisco dio a conocer su mensaje, que lleva como título "La valentía de arriesgar por la promesa de Dios"...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.