Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Espiritualidad »
Las Virtudes

Los aspectos espirituales de la sociedad temporal favorecen la contemplación

Publicado 2012/09/26
Autor : Gaudium Press

El hombre podrá desarrollar la capacidad contemplativa en la convivencia humana y en la consideración de los bienes más elevados que son el resultado de la vida social, ya sean los ambientes, el arte, la cultura y la civilización

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Redacción (Miércoles, 26-09-2012, Gaudium Press) Se encuentra generalizada la idea de que la sociedad temporal existe apenas para satisfacer las necesidades materiales del hombre. Ahora, éste está compuesto de alma y cuerpo, en el cual el espíritu ocupa la primacía.

5.jpgEl hombre podrá desarrollar la capacidad contemplativa, con mayor grado de perfección, en la convivencia humana y en la consideración de los bienes más elevados que son el resultado de la vida social, ya sean los ambientes, el arte, la cultura y la civilización. Estos son elementos característicamente espirituales producidos por la sociedad temporal, y que gran influencia tienen sobre el alma humana. Animando con el espíritu cristiano las realidades temporales, objeto de la contemplación más inmediata del hombre, el alma humana tendrá mucho más facilidad de elevarse hasta las verdades de la Fe. De esa forma, la intimidad con Dios no se restringe solo a determinados momentos reservados a las obligaciones religiosas, sino se extiende a todo el obrar humano, tal como la respiración no se interrumpe en ningún momento de la existencia. Ella es natural, sin esfuerzo, continua y agradable.

La doctrina del Concilio Vaticano II, expresa en el Decreto Apostolicam Actuositatem, es igualmente clara al resaltar la importancia de la esfera temporal en el plan salvífico de Dios:

La obra redentora de Cristo, que por naturaleza visa salvar a los hombres, comprende también la restauración de todo el orden temporal. De ahí que la misión de la Iglesia consiste no solo en llevar a los hombres el mensaje y la gracia de Cristo, sino también en penetrar y actuar con el espíritu del Evangelio las realidades temporales. Por este motivo, los laicos, realizando esta misión de la Iglesia, ejercen su apostolado tanto en la Iglesia como en el mundo, tanto en el orden espiritual como en el temporal. Estas órdenes, aunque distintas, están de tal modo unidas en el único designio divino que el propio Dios pretende reintegrar, en Cristo, el universo entero, en una nueva criatura, de un modo incoativo en la tierra, plenamente en el último día. El laico, que es simultáneamente fiel y ciudadano, debe siempre guiarse, en ambas órdenes, por una única consciencia, la cristiana. (AA, n. 5)

Es importante resaltar aquí cómo el Concilio Vaticano II, todavía en los días en que el asunto no había adquirido el debido destaque en los medios eclesiales, dio nuevo impulso al papel de los laicos en la Iglesia. En él se anticiparon los inmensos desafíos que el tercer milenio reservaba. Con efecto, uno de ellos es la "Consecratio Mundi". Si en el siglo XXI la Iglesia no consiguiese influenciar las realidades temporales con el espíritu cristiano, los errores y la mentalidad secularista de esta época podrían, en cierta medida, desacralizarla.

Delante de esa perspectiva, compete a los laicos celar para que los ambientes, el arte, las costumbres, las leyes y las instituciones, de alto a bajo en la escala social, estén todos impregnados del espíritu cristiano de forma que la obra redentora de Cristo produzca también sus efectos en la esfera temporal. Deberá ella reflexionar, a su modo, la luz y el esplendor de aquel que subió a los cielos para "llevar todo a la plenitud" (Ef 4, 10).

Por Mons. João S. Clá Dias, EP

 

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

La inocencia, un cielo de mármol dorado y el monstruo que todos llevamos dentro

"En su maravilloso libro, 'El don de Sabiduría en la Mente, Vida y Obra de Plinio Corrêa de Oliveira', Mons. Juan Clá indica que el inicio de la Sabiduría es la inocencia..."...Más

Éranse dos sagrarios... de hecho, el cielo no es el límite

Son dos sagrarios, de varios que van surgiendo por ahí. Uno está en una pequeña y fabulosa iglesia del litoral brasileño, el otro en un gran templo en Colombia...Más

La admiración, la felicidad, el maldito deseo de aparecer y el infierno

"Dijo innúmeras veces el Dr. Plinio que el primer movimiento de la psiquis del niño era el reconocimiento del ser"...Más

La admiración del Orden del Universo es ocasión de gracia y forma al apóstol

Explica Mons. Juan Clá cuál debe ser la intención primera de un apóstol con relación a sus prosélitos: "Reavivar la distinción entre el bien y el mal, la verdad y el error, lo bello y lo feo"...Más

Santa Sede reconoce labor de la Biblioteca Solidaria Misionera de Valencia

Desde hace más de 15 años la biblioteca distribuye libros a países necesitados de América Latina y África. Su lema es "Cultura contra la pobreza"....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.