Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Institucional » Heraldos en el Mundo »
Heraldos en el Mundo

Momento histórico para los Heraldos

Publicado 2009/09/08
Autor : Redacción

Al agradecer la honrosa condecoración recibida del Papa Benedicto XVI, así como las palabras y la paternal dedicación del Cardenal Franc Rodé, Mons. João Clá Dias muestra cuanto eses acontecimientos marcarán a fondo la historia de los Heraldos

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share
 

La medalla Pro Ecclesia et Pontifice ha llegado, para mí, y para las asociaciones de vida apostólica que tenemos la honra de conducir, en un momento muy oportuno. Ella nos llena de alegría porque en el sermón de Vuestra Eminencia quedó patente un punto muy resaltado de nuestro carisma, que es la devoción a la Ssma. Virgen.

Tenemos un empeño total de una entrega completa en relación a Ella.

Y el sermón de Vuestra Eminencia no podía ser más lógico y lleno de sabiduría en lo referente a este dato fundamental.

1.jpg

“Todo cuanto hay en la Iglesia de santidad, de autoridad, de virtud sobrenatural, está subordinado, condicionado, dependiente de la unión a la Cátedra de San Pedro”

Un Arzobispo heroico

El Cardenal acaba de hablar de heroísmo de otros que aquí se encuentran en el día de hoy. Sin embargo, él mismo ha sido un gran héroe porque nació y creció bajo el régimen comunista, en Eslovenia, sufriendo persecuciones.

Tiene un hermano, Andrej Rodé, que fue mártir del comunismo.

El mismo Cardenal, tuvo que salir del país. Cuando regresó, lo hizo como Arzobispo de Liubliana. Allí enfrentó todas las dificultades, dejando la bandera de la Iglesia Católica Apostólica Romana, no sólo muy alta, sino sobre todo con un brillo que ella no tenía antes de que nuestro eminentísimo Cardenal gobernara esa arquidiócesis.

Carisma para conocer y conducir las almas

Él tiene un carisma para conocer y conducir las almas, o sea, el discernimiento de los espíritus. El carisma es una dádiva gratis data por Dios con vistas a beneficiar a terceros. Y he observado cuánto el Cardenal es asistido por el Espíritu Santo en su función de Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, cuánto él analiza y sabe pesar las cosas.

Tiene las fórmulas perfectas. Es un hombre de pasos firmes, pero suaves, de manos también muy enérgicas, pero llenas de suavidad, y sabe resolver situaciones con una categoría única.

Una palabra sobre nuestra devoción al Papa

Además de lo dicho a respecto del Cardenal, es indispensable dedicar unas palabras a la Cátedra de Pedro, de la cual recibimos esta medalla.

Yo fui formado por un líder católico de Brasil, Plinio Corrêa de Oliveira, quien, entre muchas otras virtudes, me enseñó a amar al Papa. En un artículo del O Legionário , que su tiempo era el periódico oficioso de la Arquidiócesis de São Paulo, expresa de forma bellísima lo que está en mi corazón y en el de todos los Heraldos al respecto del Papa:

“Todo cuanto hay en la Iglesia de santidad, de autoridad, de virtud sobrenatural, todo, absolutamente todo esto sin excepción, ni condición ni restricción, está subordinado, condicionado, dependiente de la unión a la Cátedra de San Pedro. Las instituciones más sagradas, las obras más venerables, las tradiciones más santas, las personas más insignes, en fin, todo lo que más genuina y soberanamente pueda expresar al Catolicismo y adornar a la Iglesia de Dios, todo esto se vuelve nulo, maldito, estéril, digno del fuego eterno y de la ira de Dios, si se aparta del Romano Pontífice.

Conocemos la parábola de la vid y los sarmientos. En esa parábola, la vid es Nuestro Señor, los sarmientos son los fieles; pero como Nuestro Señor se unió de manera indisoluble a la Cátedra Romana, se puede decir con total seguridad que la parábola sería verdadera entendiéndose la vid como la Santa Sede y los sarmientos como las varias diócesis, parroquias, órdenes religiosas, instituciones particulares, familias, pueblos y personas que constituyen la Iglesia y la Cristiandad. Todo esto sólo será verdaderamente fecundo en la medida que tenga una íntima, calurosa, incondicional unión a la Cátedra de San Pedro”.1

El amor a Cristo y al Papa se confunden

2.jpg

“Las palabras de Vuestra
Eminencia y todo el cariño manifestado en esta ocasión marcarán a fondo la historia de los Heraldos del Evangelio”

Continúa: “‘Incondicional', decimos, y con razón. En moral, no hay condicionalismos legítimos. Todo está subordinado a la grande y esencial condición de servir a Dios. Pero, dado que el Santo Padre es infalible, la unión a su infalible magisterio [únicamente] puede ser incondicional”.

“Por esto, es signo de vigor espiritual de los fieles una extrema susceptibilidad, una vibrátil y vivaz delicadeza con todo lo referido a la seguridad, gloria y tranquilidad del Romano Pontífice. Después del amor a Dios, es éste el más alto de los amores que la Religión nos enseña. Un amor y el otro hasta se confunden.

Cuando Santa Juana de Arco fue interrogada por sus perseguidores, que querían matarla, y para esto buscaban hacerla caer en algún error teológico por medio de preguntas capciosas, ella respondió: ‘En cuanto a Cristo y a la Iglesia, para mí son una sola cosa'. Y nosotros podríamos decir: ‘Para nosotros, entre el Papa y Jesucristo no hay diferencia'. Todo lo que se relaciona con el Papa se relaciona directa, íntima e indisolublemente con Jesucristo”.2

La presencia del Cardenal nos une más al Papa

De hecho, estamos enteramente unidos al Papa. Esta medalla es símbolo de esa unión, y para mí tiene gran valor.

En tanto, más que nada, esta condecoración me hace sentir la unión con el Santo Padre en la persona de este Cardenal puesto por la Providencia en nuestro camino. Cardenal, viene del latín cardo , cardinis , que significa gozne, bisagra. La puerta gira, abre y cierra en bisagras y el término “cardenal” tiene origen en esta imagen: los cardenales son las “bisagras” que unen el mundo al Papa.

Por eso, las palabras de Vuestra Eminencia y todo el cariño manifestado en esta ocasión, esta ceremonia, la medalla Pro Ecclesia et Pontifice , marcarán a fondo la historia de los Heraldos del Evangelio, de la Sociedad Virgo Flos Carmeli , de la Sociedad Regina Virginum y de otras instituciones que surgirán en el futuro.

En la base de todo esto está la figura de nuestro queridísimo Cardenal.

Nuestro corazón tiene grabado por dentro, indeleblemente, el nombre de Franc Rodé.

 

1 OLIVEIRA, Plinio Corrêa de. La Guerra y el Cuerpo Místico. En O Legionário , 16/4/1944.

2 Ibidem.

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

Continúa la saña de la persecución a la Iglesia: el caso de la diócesis china de Fuzhou

ras el acuerdo entre la Santa Sede y el gobierno chino el año pasado, el acoso a la Iglesia se ha mantenido y según muchos testimonios se ha acentuado. Miremos el caso de Fuzhou....Más

"Cátedra de Pedro"- los Heraldos del Evangelio cumplen 18 años

El 22 de febrero de 2001, durante la conmemoración de la Fiesta Litúrgica de la Cátedra de San Pedro, el Santo Padre Papa Juan Pablo II reconoció el carisma de los Heraldos del Evangelio, y los erigió como Asociación Internacional de Derecho Pontificio....Más

"Flashes": momentos de Tabor

Los tres Apóstoles que vieron la Transfiguración de Nuestro Señor en el Monte Tabor recibieron una extraordinaria gracia mística...Más

Los Heraldos del Evangelio comienzan la construcción de una nueva iglesia en Recife, Brasil

La solemne Eucaristía de colocación de la piedra fundamental, fue presidida por Monseñor Luciano Rodrigues Brito, Vicario General de la Arquidiócesis de Olinda y Recife...Más

Con la Bendición de Dios todos los días del año

El sacerdote, revestido con Capa Pluvial y Velo Humeral de hermosos bordados, levanta en alto, serio y compenetrado, el Ostensorio donde está presente Nuestro Señor Jesucristo con su cuerpo, sangre, alma y divinidad......Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.