Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Doctrina » Santos » Historias de santos »
Historias de santos

Un milagro que se repite hace siglos

Publicado 2009/03/01
Autor : Redacción

La historia de San Genaro y un milagro que se repite hace siglos.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Un milagro que se repite hace siglos  

 

Nadie hasta hoy consiguió explicar ese prodigio que se repite anualmente ante millares de asistentes en la Basílica de San Genaro, en Nápoles. Una ampolleta de cristal protegida por un relicario metálico contiene una cierta cantidad de sangre coagulada de San Genaro que se torna líquida en determinados días del año, en general en la víspera del primer domingo de mayo, en la fiesta del santo, 19 de septiembre, y en el aniversario de la erupción del Vesubio, el 16 de diciembre.
Los fieles colman la iglesia en esas ocasiones. Un sacerdote coloca sobre el altar el relicario y lo gira lentamente, para demostrar que la masa ennegrecida está completamente solidificada y adherente al cristal. En ese momento, un grupo de señoras —conocidas como “parientes de San Genaro”— inicia la recitación de una letanía en honor del Santo. Durante esas oraciones, que duran un tiempo indeterminado, el ministro de Dios continúa girando el relicario. El clima, obviamente, es de grande expectativa. Un fenómeno no explicable por la ciencia humana.
De repente, los asistentes más próximos notan que la masa contenida en la ampolla SanGenaro.jpgcomienza a alterarse y, en
poco tiempo, se transforma en un líquido espeso. El sacerdote prosigue girando el relicario, para dejar ver que la masa se tornó líquida por completo y no está más pegada al cristal. Verificando que la sangre está enteramente líquida y burbujeante, el “diputado” de la Comisión del Santuario (formada por doce laicos) hace con un pañuelo el reconocimiento del milagro.
El sacerdote entonces anuncia solemnemente: —¡El milagro ocurrió! La multitud de fieles expresa su júbilo y Fe con aplausos, oraciones y cánticos. Se entona el Te Deum y se forman inmensas filas de personas que desean besar el relicario.
Todos los intentos de encontrar una explicación fracasaron. Y las rigurosas investigaciones hechas excluyen cualquier posibilidad de fraude. La iglesia no se opone a que esas investigaciones prosigan.
La sangre, tanto en estado líquido como sólido, ocupa normalmente sólo la mitad de la ampolla. Pero durante varias liquefacciones su volumen aumenta progresivamente hasta llenarla por completo.
Este aumento de volumen trae un aumento de peso. Entre el peso mínimo y el máximo, ya se registró una diferencia de 27 gramos. Además de esto, al volverse líquido, la sangre se calienta, tomando la temperatura de sangre recién derramada. Los experimentos realizados por científicos confirman unánimemente que se trata de sangre humana. Uno de esos experimentos, efectuado con uso de espectroscopio, condujo a la conclusión de que es sangre arterial.

Por su celo, recibió el premio del martirio

De San Genaro —como de casi todos los Santos de los primeros siglos— la Historia registra pocos hechos.
Él era obispo de Benevento, al sur de Italia, durante la última gran persecución contra los cristianos, decretada por Diocleciano, en 305. Yendo frecuentemente a las cárceles a prestar asistencia a los cristianos, fue también hecho prisionero y condenado por el crimen de proclamar la Fe católica, y decapitado juntamente con seis de sus hijos espirituales.
Narra la tradición que, según la costumbre de la época, una piadosa cristiana recogió inmediatamente un poco de sangre del obispo mártir, en una ampolleta que fue colocada junto a su tumba.
En cuanto su gloriosa alma subió al Cielo, su santo cuerpo pasó por curiosas vicisitudes. Permaneció sepultado en la vecina ciudad de Pozzuoli hasta el siglo VI, cuando sus huesos fueron transportados a las catacumbas de Nápoles, hoy conocidas como catacumbas de San Genaro. En el S. IX, el Duque de Benevento, usando el “argumento” de la fuerza, llevó esas santas reliquias a su ciudad. Entretanto, como toda la Península Itálica era campo de continuas guerras, ellas fueron guardadas en el famoso monasterio benedictino de Monte Virgen, más protegido de los asaltos y los saqueos. Allí permanecieron olvidadas por varios siglos. En 1497, el Cardenal Carafa, Arzobispo de Nápoles tuvo noticia de que los monjes de Monte Virgen habían redescubierto los huesos del Santo e inició gestiones para su devolución. Como su hermano, Oliverio, era también cardenal, y, además de esto, protector del monasterio de monte Virgen, fue fácil conseguir del Papa una orden de restitución de reliquias. ¡Pero los monjes se negaron a cumplir la orden!...Entonces el Cardenal Carafa cercó el monte con sus tropas, decidido a tomarlo por asalto. Delante de tan categórico “argumento”, los religiosos cedieron. Temiendo ser engañado, el Cardenal hizo celebrar una misa, durante la cual obligó a los monjes a jurar sobre la Sagrada Eucaristía de que eran verdaderamente de San Genaro los Huesos que estaban entregando. Esos huesos fueron colocados bajo el altar mayor de la Catedral de Nápoles, donde permanecen hasta hoy.

Y la sangre, ¿cuál es su historia?

A esta pregunta del corresponsal de los Heraldos del Evangelio, responde Mons. Vincenzo de Gregório, Abad-Prelado de la Capilla del Tesoro de San Genaro, en Nápoles:

“Sobre la sangre, no tenemos ningún documento antiguo a no ser a partir de 1389. Es una crónica en la cual se relata que en Nápoles ocurre el prodigio de la sangre que se licúa. Se supone que ese documento, originario de Sicilia, ya existía antes de 1389. ¿Desde cuándo? Nadie puede decirlo.
“La única cosa que remonta a la época de San Genaro es la forma de la ampolleta. Del punto de vista arqueológico, ella tiene una forma típica de una ampolleta del siglo IV.” “Las investigaciones científicas llevan a considerar que dentro de esa ampolleta hay sangre humana. Esto es lo que se concluye del examen de espectroscopia, que es actualmente el examen más adecuado”
¿Pero cómo garantizar que esa sangre es realmente de San Genaro?

“Este es un punto de seria reflexión”, responde Mons. Vincenzo. “Esa sangre siempre fue considerada de San Genaro, y, por tanto, se pierde en la noche de los tiempos la tradición oral que mantiene esa relación. De otro lado, es verdad que existía la costumbre de guardar la sangre de los mártires.
Hay, pues, fundamentos históricos para tomar como segura la tradición popular.”

Entre el Santo y sus devotos, una relación de confianza y afecto

Para los napolitanos, la sangre de San Genaro tiene un significado muy especial. Dice Mons. Vincenzo:

“Hasta hace poco tiempo, todas las oraciones eran hechas en dialecto napolitano, en una actitud muy familiar del pueblo hacia su patrono. La relación entre el pueblo de Nápoles y el San Genaro de los milagros es de una gran confianza, de afecto. Es preciso decir que esas oraciones e invocaciones son hechas con un contenido doctrinario y teológico absolutamente correcto.”

SanGenaro2.jpg

Momento de grandísima emoción

Mons. Vincenzo narra como él mismo presenció el milagro por primera vez:

“Fue un momento de grandísima emoción, en mayo de 2001. Estábamos en la Catedral, junto al altar mayor. En esas circunstancias, el Abad-Prelado queda siempre al lado del Cardenal. Transcurrieron dos horas, y la sangre no se licuaba. No pudiendo esperar más tiempo, me dice el Cardenal: ‘Mañana temprano recomienzas las oraciones, para ver si la liquefacción se realiza'.

“Comencé entonces a tirar del cuello del Cardenal el cordel en el cual se amarra la ampolleta por motivo de seguridad. En el momento exacto en que yo pasaba el cordel para mi propio cuello, la reliquia estalló en salpicaduras y comencé a ver el líquido sobre el cual flotaban pedazos de coágulos que poco a poco se fueron disolviendo.
“¡Ecco!... Son momentos emocionantes, sobre todo porque la sangre nunca se licúa de esa manera. A veces es como un bloque de pudín que se desliza por las paredes, comienza a lanzar un líquido semejante a un suero y finalmente se disuelve por completo. Otras veces, queda enteramente líquido, como un vaso de vino tinto con un poco de espuma. “Conmigo, no obstante, en la primera vez, se produjo un salpicar en el interior y después, poco a poco comenzaron a flotar coágulos... ¡Son momentos de gran emoción!”

La capilla del Tesoro de San Genaro

Mons. Vincenzo suministra muchos otros datos interesantes.

En el año de 1527, como consecuencia de un voto hecho a San Genaro para obtener la cesación de una gran epidemia que había matado cerca de 60.000 personas, se decidió construir una nueva iglesia para abrigar las preciosas reliquias. La construcción, entretanto, se inició solamente en 1608. La inauguración se dio 40 años después. Para el servicio litúrgico de ese Santuario, la prefectura requirió a la Santa Sede la concesión de un organismo litúrgico propio, con clero autónomo, desvinculado de la jurisdicción del Cardenal de Nápoles. Esta precaución se justificaba por el hecho de que en la época, la autoridad temporal del reino de Nápoles podía estar en las manos de un virrey, dependiente del Rey de España.

La Santa Sede concedió. Así se constituyó para el servicio litúrgico del Santuario, un colegio de Prelados, en todo similar al de los Canónigos de la Catedral. El Abad-Prelado tiene el privilegio de usar cruz pectoral, anillo, mitra, etc.

Este Santuario pertenece a la ciudad de Nápoles y es administrado por una comisión de doce miembros “diputados”, diez de la nobleza y dos del pueblo.

La sangre de los mártires, símbolo de la Sangre Eucarística. A pedido del representante de los Heraldos, Mons. Vincenzo envía un mensaje personal a todos nuestros lectores:

“En mi opinión, el vínculo de amistad y amor que nos une a Dios en la Sangre Eucarística, encuentra un fortísimo símbolo en la sangre de los mártires.”

“En este caso concreto, es una sangre muy viva y, por tanto, da el motivo de una Fe viva, que sigue brotando, emanando. Absolutamente, la sangre es un mensaje de Fe. Es la eternidad de Dios que continúa irrumpiendo”.

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

Reliquias de 14 Beatos de Granada, España, fueron entregadas para la veneración de los fieles en varios templos locales

La Catedral de Granada llevó a cabo también una exposición sobre la historia de los mártires locales en el siglo XX....Más

El 9 de marzo será la Beatificación de los Seminaristas Mártires de Oviedo

Se trata de los Siervos de Dios Ángel Cuartas Cristóbal y 8 compañeros mártires, estudiantes del Seminario de Oviedo, asesinados por odio a la fe entre los años 1934 y 1937....Más

Seminario de Estudios Laicales en Sevilla abordará el tema el Discernimiento

Un nuevo ciclo de ponencias inician este 21 de enero por iniciativa de la Delegación Diocesana de Apostolado Seglar. El llamado a la santidad será el eje central de las sesiones....Más

Iglesia destruida por terremoto: Hostias consagradas encontradas intactas, después de año y medio

En 2016 la iglesia de Santa María Asunta, en la ciudad italiana de Arquata, fue destruida por el terremoto que asoló la región...Más

Papa va a Encuentro de Teología en Nápoles, en junio

El próximo día 21 de junio el Papa Francisco estará en Nápoles, Italia, para participar de un encuentro teológico organizado por la Pontificia Facultad Teológica de la Italia Meridional...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.