Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » Entrevistas »
Entrevistas

Un obispo chino en la Amazonía

Publicado 2009/06/01
Autor : Redacción

En una diócesis con un territorio mayor que el del Estado de São Paulo, Mons. José Song Sui Wan dispone de tan sólo 18 sacerdotes para servir a las parroquias y más de un millar de comunidades. Y da gracias a Dios por haberle dado ese trabajo.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Un obispo chino en la Amazonía

 
 
monsJoseSoung.jpg
Entrevista con Mons. José Song Sui Wan, SDB

¿Cómo llegó usted a Brasil?

Cuando yo tenía nueve años (en 1950), mis padres decidieron salir de Shanghai a Hong Kong. Todo el mundo sabía que los comunistas no permitirían la práctica religiosa libre, y mis padres optaron por perder todas sus posesiones materiales que perder la Fe y no poder practicar la Religión.

Salimos de China por una razón de religión y de libertad. Un pueblo sin libertad no es un pueblo, es un esclavo.

En Hong Kong entré en el Seminario Menor de los Salesianos. Sin embargo, poco después mis padres pensaron que allí tampoco estaban demasiado seguros, porque un día aquello volvería a pertenecer a la China comunista.

Decidieron venir a Brasil. Yo quería permanecer en China, para ser un día misionero junto a mis hermanos que no conocían a Dios, sin embargo, el Superior General de los Salesianos pensó que era mejor que yo acompañara a la familia.

Llegando aquí, continúe mi formación, me convertí en un salesiano, y en el 2002 el Papa me nombró Obispo de mi diócesis de São Gabriel da Cachoeira.

¿Cuáles son las características de esta diócesis?

La diócesis abarca una superficie de 286.866 km2. Por lo tanto, tiene un territorio que es casi siete veces mayor que el de Holanda, es más grande que el Estado de São Paulo. Los viajes aquí sólo puede hacerse por vía fluvial o aérea —auto, ¡ni pensarlo!— y son caros y peligrosos. Yo mismo ya enfrenté cascadas de tres, cuatro metros. Varios misioneros salesianos han muerto en la diócesis.

Tiene diez parroquias y más de un millar de comunidades rurales. Para todo ello, sólo tienen dieciocho sacerdotes.

Gracias a Dios, hay muchos hermanos y hermanas salesianos.

He visitado más de siete mil familias en toda la diócesis. Y ya he recibido respuestas groseras, agresivas, porque declaro que soy un obispo católico, y hay algunos hermanos separados aquí que no me aceptan bien.

Acostumbro a preguntar cómo están, si son felices, si están bien de salud.

Pregunto alguna cosa sobre la Religión, dejo algunos regalos: una Biblia, el Nuevo Testamento, una estampa de Nuestra Señora... Donde está María, el diablo no entra.

Ésta es una realidad poco conocida ...

El año pasado, la Campaña de la Fraternidad fue sobre la Amazonía, y fue una muy buena ocasión para dar a conocer mejor este mundo desconocido e incluso, a veces, temible. Veo que la Iglesia Católica, gracias a Dios, está siendo bien informada, a través de publicaciones como la revista “Heraldos del Evangelio “, y también por Internet.

Los trabajos son muy difíciles, pero es preciso tener un corazón optimista, esperanzado y soñador, al igual que Don Bosco era soñador. Doy gracias a Dios por esa gracia recibida, el don de trabajar aquí. Acabo de aceptar solicitudes para administrar el Sacramento de la Confirmación en tres comunidades rurales; vamos a ir, donde no hay cuarto de baño, ducha, dormitorio, cama... Cada vez que salgo, doy las gracias a Dios por la oportunidad de distribuir su don, la Palabra, la Eucaristía; y cuando vuelvo, agradezco de nuevo.

Benedicto XVI dice que donde no está Dios, no se respeta la creación. ¿Cómo ve usted este hecho?

La Amazonía ha sido ampliamente explorada, ávidamente deseada, y el que viene aquí se lleva una parte de la riqueza material, ambiental. Es una riqueza, pero no debe ser explotada de cualquier manera, tiene que ser aprovechada del mejor modo posible.

Hay mucha riqueza por aquí: oro, diamantes, plantas, además de otros aún por descubrir.

La parte más importante, sin embargo, es la espiritual.

Y nuestra labor, especialmente como Iglesia Católica, es recuperar al hombre. Viendo esta naturaleza tan bella, alguien podría pensar que aquí no hay problemas... Sin embargo, hay serios problemas.

El alcoholismo, que es un problema mundial, pero aquí... Veo a personas muy inocentes, muy ingenuas, beber y destruirse. La prostitución, no sólo de adultos sino también infantil...

La droga está entrando mucho en esta región, situada muy cerca de Colombia. En mis seis años de trabajo misionero, veo que esos problemas son cada vez más graves. Los misioneros de la Amazonía realmente fueron héroes, por desgracia poco entendidos, y a menudo difamados.

¿Qué tipo de difamación?

A nosotros, los misioneros, se nos acusa de destruir la cultura indígena, de prohibir la lengua de ellos, de haber matado a los pobres indios. ¡Son cosas absurdas! Sólo quien viene aquí y ve la realidad da valor a la labor de los misioneros.

Son personas que han abandonado la patria, padre, madre, cultura y sabrosa comida. Tenemos que venir aquí y ver la realidad, muchas veces precaria, carente y necesitada.

Por lo tanto, aprovecho para aclarar a la opinión pública: nosotros no matamos a nadie; gracias a Dios, no destruimos la cultura, por el contrario, la valoramos, preservamos e incentivamos danzas, canciones, artesanía, pinturas.

Es una gran injusticia acusar a los misioneros de las cosas que otros hicieron.

Nosotros también somos acusados. Jesús también fue acusado injustamente.

Y la población, ¿cómo trata a los misioneros?

Con gran alegría, vemos ciudades enteras, de seis mil, ocho mil habitantes, todos católicos fieles. Recibieron la Fe Católica y la conservan fielmente.

A veces llega un agente de otra religión, ofrece dinero, ofrece alimentos. Va al jefe, al cacique de la comunidad y le dice:

— Yo le doy un salario mínimo, comida. Usted cambia de religión y habla para que sus hermanos también cambien...

A veces, los indígenas se indignan tanto que responden con puntapiés al autor de la propuesta.

Tenemos espíritu ecuménico, no atacamos a nadie, permitimos que todos trabajen, porque la Fe es un don de Dios que se acepta libremente, que después hay que desarrollarla.

¿Usted quería decir algo a los lectores?

Agradezco mucho esta visita de los Heraldos. Pensé que no vendrían, porque es un viaje muy caro. Pero cual fue mi sorpresa cuando vi algunos chicos en el avión y pronto los identifiqué:

“Ellos son serios, con cabello bien cortado, deben ser Heraldos del Evangelio”.

Es una gran alegría recibirlos, estamos muy contentos y satisfechos.

Hago un llamamiento a los lectores: Vengan a conocernos, ¡pasen algún tiempo con nosotros en esta tierra de misión! No hay ningún problema, mientras no tengan miedo de mosquitos ni de las cobras...

***

monsJoseSoung2.jpgMons. José Song Sui Wan nació en Shangai, China en 1941. Recibió la ordenación sacerdotal en 1971 y episcopal en 2002. Recibió el título de Maestro en Filosofía y Teología por la Pontificia Universidad Salesiana, en Roma.

Además del chino y de algunos de sus dialectos, domina varios idiomas occidentales: italiano, portugués, español, inglés, francés, alemán, latín y griego.

Con 67 años de edad, se define como un hombre “muy alegre”. Y añade: “Sui Wan, en chino, significa ‘Nube Feliz'”. Me gusta la música y toco instrumentos musicales. Hago magia. Me gusta contar historias. Así era el fundador de la Congregación Salesiana, San Juan Bosco”.

 

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

Arquidiócesis de Belén, Brasil, inicia celebraciones por sus 300 años

Ella es la quinta jurisdicción eclesial más antigua de Brasil. La celebración lleva por tema "Anunciando el Evangelio de Jesucristo en la Amazonía". ...Más

Santuario de Aparecida acogerá VI Romería del Rosario de las Mujeres

"Mujeres del Rosario: escogidas y enviadas en Misión", será el tema del evento que tendrá lugar el 9 de marzo....Más

Búsqueda por espiritualidad crece entre universitarios de la PUC gaucha

Está ocurriendo un hecho inusitado en la Pontificia Universidad Católica (PUC) de Puerto Alegre (RS), Brasil......Más

Los Sacramentos no son algo que se compre, advierte sacerdote

La advertencia la hizo el Padre Luciano Massullo a propósito del centenario de la parroquia San Pedro, localizada en Puerto Alegre, Brasil. ...Más

Obispos españoles presentan mensaje para la Jornada por la Vida del 25 de marzo

"El amor cuida la vida" será el lema de la jornada que se celebrará en el marco de la solemnidad de la Anunciación del Señor. ...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.