Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » Entrevistas »
Entrevistas

La obligación de enseñar la Verdad

Publicado 2009/06/01
Autor : Redacción

Entrevista con el rector del Angelicum.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

La obligación de enseñar la Verdad

 
 

P. Agius, ¿Cómo fue su ingreso en la Orden de Predicadores?

padreJoseph.jpg
P. Joseph Agius, OP.

La casa de mi familia era vecina a la iglesia y al convento de formación de los dominicos malteses, allí participé como monaguillo cuando tenía siete u ocho años. Me gustaba el estilo de vida de los frailes y su modo de celebrar la Misa.

Después estudié en un colegio de la orden de Santo Domingo. En aquella época, casi todos los profesores eran dominicos, y había excelentes profesores.

Se dedicaban de todo corazón a dar a sus alumnos uma formación cultural de alto nivel y, de ese modo, me impresionaba profundamente, a tal punto que, por causa de su ejemplo, decidí que un día sería profesor.

Además, había un fraile dominico muy amigo de mi familia, el P. Marco Said. Su padre era muy amigo de mi abuelo, y su hermano fue compañero de colegio de mi padre. El P. Said enseñaba en el Angelicum y cuando venía de vacaciones a Malta nos visitaba.

Teniendo esto en consideración, comenzó a madurar mi decisión de hacerme fraile, fue por los acontecimientos y las personas, sentí el llamado del Señor para seguirlo en el carisma de Santo Domingo.

¿Dónde estudió y quiénes fueron sus profesores?

Realice los estudios primarios en un colegio estatal, los secundarios en el Ateneo Albert's College , de los Padres Dominicos, ambos en Malta.

Después del noviciado, ingresé al Angelicum , allí estudié primero filosofía (1961-1964), obteniendo la Licenciatura, y después teología (1964-1969 e 1971-1972), obteniendo el Doctorado.

También estudié dos años (1969- 1971) en la École Biblique et Archéologique Française , en Jerusalén, allí hice la especialidad en Biblia. Finalmente, la Licenciatura en Sagradas Escrituras, la conseguí en la Pontificia Comisión Bíblica, en 1971.

Llegué al Angelicum poco después de que dejó de enseñar el P. Reginaldo Garrigou-Lagrange. Mi formación bíblica la debo a los excelentes profesores de exégesis que tuve en el Angelicum (Pietro Paolo Zerafa, Pietro Duncker, Conleth Kearns, José Salguero) y a los profesores de gran fama que tuve en la École Biblique (Pierre Benoit, Roland de Vaux, Marie-Emile Boismard, Raymond- Jacques Tournay).

En el universo de los estudios superiores, ¿Cuál sería la diferencia entre la educación católica y la laica?

padreJoseph2.jpg
“La educación laica no consigue responder a cientas interrogantes que el hombre tiene al respecto de su propia existencia y de su destino.”

Estamos en la situación en que, junto a las universidades católicas también existen las civiles que se definen como laicas. A mi modo de ver, esto tiene su origen en la separación entre la Iglesia y el Estado, creado por la Revolución Francesa. El Estado no se cree obligado a enseñar la Verdad o los valores conocidos a través de la Revelación, sino solamente verdades y valores conocidos por la luz de la razón.

Por eso, en las universidades de muchos países europeos —por ejemplo, Francia, Italia y Bélgica— no hay facultades de teología. En las universidades católicas, al contrário, se quiere dar una formación integral, enseñando verdades y valores conocidos a la luz de la Revelación.

De hecho, todo hombre sabe que no es dueño absoluto del propio ser, y se pregunta a quién debe su existencia y cuál es el sentido de su vida. El ser humano sabe que depende de un Ser Superior del cual depende todo ser, toda criatura. Descubriendo la existencia de Dios, el hombre siente el deseo de conocerlo y entrar en contacto con Él. Santo Tomás habla de un deseo natural que el hombre tiene de ver a Dios. De este modo, el hombre por naturaleza, está preparado para recebir la gracia de conocer la Revelación de Dios. Creemos que Dios se nos reveló a traves de Nuestro Señor Jesucristo, y durante dos mil años los creyentes en Cristo reflexionan e intentan explicar las verdades reveladas.

En tesis, no habría oposición entre las verdades y valores conocidos a la luz de la razón, enseñados en las universidades “laicas”, y las verdades y valores conocidos a la luz de la Revelación, que son enseñados en las universidades católicas. Dios es autor tanto del orden natural, conocido a la luz de la razón, como del orden sobrenatural, conocido a la luz de la Revelación.

Convencido de eso, Santo Tomás no tenía dificultad en entablar un diálogo con todos los grandes pensadores de su tiempo. Dialogó con la cultura hebraica (Maimônides), con la cultura musulmana (Al Farabi, Avicena) y con la cultura griega (Platón, Aristóteles). Buscando la armonía entre la Fé y la razón, Santo Tomás usa la razón para explicar la revelación y demostrar que ésta no se opone a la razón.

Parece que hoy, bajo la influencia de Benedicto XVI, la Iglesia vive una nueva primavera en la Educación Católica. ¿Cuál es la conveniencia de esta iniciativa?

La educación laica, es muy útil, pero no consigue responder a cientas interrogantes que el hombre tiene al respecto de su propia existencia y de su destino, las así llamadas “preguntas del sentido de la vida” como dije más arriba. Ahí entra el peligro del relativismo.

El relativismo pone en el centro al individuo, entendido de modo “absoluto”, niega los valores absolutos y plantea la idea de que el bien es un bien individual; ese bien debe ser buscado a todo costa, mientras no perjudique directamente o los otros.

Existe también el peligro del fundamentalismo religioso.

Éste propone valores absolutos, y son valores absolutos de la propria religión; es “no-respetuoso” con las otras confesiones religiosas, por tanto es cerrada al diálogo.

La educación católica rechaza el relativismo y propone los valores absolutos, rechazando también el fundamentalismo, esforzándose en promover los verdaderos valores, fomentando el diálogo y buscando la armonía entre la Fe y la razón.

¿Qué diría el Rector a los que luchan para tener una sólida formación intelectual y cultural?

Nosotros somos misioneros, no buscamos una profesión para conseguir un nombre. Por esta razón, no debemos desanimarnos si, por cumplir con nuestra misión de promover la verdad y los valores cristianos, no obtenemos aquel consenso esperado por los que hacen carrera. Tengamos en cuenta que los grandes protagonistas de la Historia de la Salvación sufrieron mucho paracumplir su misión, muchas veces sin tener un resultado inmediato.

Esa experiencia la tuvieron los grandes profetas del Antiguo Testamento, como Moisés, Isaías, Jeremías y otros; igualmente la tuvieron Jesucristo y sus Apóstoles. Con su muerte en la Cruz, Nuestro Señor instauró el Reino de Dios. Sufriendo y luchando, nosotros lo hacemos crecer.

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

El Valor del Tiempo

De los objetos más comunes y ordinarios de nuestro día a día, pocos o quizás ningún otro nos remitirá a tan elevadas consideraciones como un reloj....Más

Arquidiócesis de Maringá, en Brasil, organiza Escuela de Teología para Cristianos Laicos

El curso tiene como objetivo general tornarse instancia de formación teológica, pastoral y de vivencia cristiana para los cristianos laicos implicados en el servicio de la Iglesia...Más

Sacerdotes se consagran a Nuestra Señora de Fátima en Perú

La consagración ocurrió el 8 de enero en la Diócesis de Chiclayo. En total fueron 60 los presbíteros los que se consagraron....Más

Cardenal Tempesta presidió ordenación sacerdotal en Río de Janeiro

En su homilía, el purpurado destacó la necesidad de que haya una vocación por parroquia. "Esos son momentos que nos animan en la respuesta al Señor, dentro de la variedad de carismas y dones", dijo el Cardenal de la ordenación...Más

Cardenal Cipriani preside ordenación sacerdotal y diaconal en Lima

En su homilía, el purpurado recomendó a los sacerdotes que "mantengan un corazón apasionado, que hace una elección para toda la vida. Sean laboriosos, hay tanto trabajo que vale la pena esforzarnos todos los días para trabajar por el Señor"...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.