Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » Entrevistas »
Entrevistas

Maestro de ceremonias de cinco Papas

Publicado 2009/05/01
Autor : Redacción

Mons Angelo di Pasquale: una página viva de la Historia de la Iglesia, canónigo de la Basílica de San Pedro que trabajó en la Secretaría de Estado del Vaticano durante 45 años, sirvió como maestro de ceremonia a 5 Papas y ejerció funciones en 4 cónclaves.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

 Maestro de ceremonias de cinco Papas

 

maestroCeremonias.jpg

Fue como acólito de la Basílica de San Pedro, ayudando en el bautismo del hijo del embajador de Brasil ante la Santa Sede, que el niño Angelo di Pasquale tuvo su primer encuentro con el futuro Papa Pío XII, por entonces todavía el cardenal Pacelli. Sin saberlo, con eso iniciaba su carrera de dedicados servicios prestados a nada menos que cinco Papas sucesivos. Ordenado sacerdote en 1949, al año siguiente ya fue nombrado para una función de alta confianza en la Secretaría de Estado de la Santa Sede.

Heraldos del Evangelio: Monseñor, ¿cómo llegó a trabajar en la Secretaría de Estado?

No sé por qué caminos –pero el Señor siempre me acompañó y orientó…– fui invitado a trabajar en la Secretaría de Estado muy poco después de mi ordenación. Estuve ahí desde 1950 hasta 1995. El que me hayan llamado tan pronto a la Secretaría de Estado, siendo un joven sacerdote, no me permitió una experiencia pastoral. Por eso en una ocasión, en los comienzos, le dije al cardenal Domenico Tardini, del que era secretario:

–Yo no hago nada de ministerio sacerdotal, soy sacerdote hace pocos años… –Cada vez que escriba un documento, cada vez que abra una carta, recuerde que detrás del papel existe un alma– me respondió.

HE: El Papa Benedicto XVI, cuando visitó la Secretaría de Estado, se sorprendió al ver que tanto trabajo era hecho por tan pocas personas…

Ciertamente es una sorpresa para todos, hasta para los diplomáticos acreditados ante la Santa Sede. Pero el secreto es: trabajo bien dividido, realizado a conciencia, y que cada uno haga de todo. De eso se trata, hacer de todo. Y ese mismo espíritu lo vi en las casas de los Heraldos, donde cada uno hace de todo. Pero sobre todo es preciso tomar en cuenta lo dicho por el cardenal Tardini y por el entonces monseñor Montini, futuro Papa Pablo VI: que éramos sacerdotes, y no burócratas; pastores, como todos los demás.

Incluso porque desde donde trabajábamos poseíamos un panorama de la vida de la Iglesia y del mundo bastante diferente al que se tiene ejerciendo una actividad estricta mente pastoral. No se trata de que esto último sea inválido, simplemente es un asunto de perspectiva.

HE: Usted fue también maestro de ceremonias pontificio. ¿Qué función desempeña como tal?

Fui maestro de ceremonias de 1955 a 1997. El Vaticano tiene siete maestros de ceremonia, y su misión es asistir al Santo Padre en las funciones sacras, a los cardenales en circunstancias particulares, y también ejercer funciones en un cónclave. Son admitidos por selección e invita dos por la Secretaría de Estado. Los candidatos son sometidos a un examen muy severo frente a tres cardenales y dos arzobispos, en el que responden cuestiones de teología moral, dogmática, liturgia, protocolo diplomático e idiomas. Es un trabajo notable, preparando, desarrollando y concluyendo las celebraciones litúrgicas del Sumo Pontífice. O bien, formando parte de las misiones pontificias. Un trabajo que no oprime, pero que requiere mucho empeño, sobre todo porque exige un comportamiento coherente, puesto que, siendo uno visto muchas veces junto al Papa, es preciso estar a la altura.

HE: ¿Cuál fue la ceremonia que más lo marcó a lo largo de esos años?

Lo que llega más hondamente el corazón es el momento de la elección del Papa, en el Cónclave. Es la hora en que se ve clara la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia.

Un cardenal que pocos momentos antes era igual a los demás, una vez electo por los hombres y escogido por el Señor, cambia completamente. No es una ilusión, puede verse que aun físicamente hay una especie de renovación.

Es como lo que todos pudimos comprobar el día 15 de junio en la ordenación sacerdotal de los Heraldos del Evangelio. Hay un cambio, en el aspecto físico inclusive.

Y en el caso del Papa es impresionante la actitud de los electores, con independencia de cuál haya sido su opinión. No se trata aquí de revelar el secreto que juré observar en cada Cónclave, pero es evidente que existen corrientes y grupos. Se trata, pues, del sentido de fe y de amor que demuestran, cualquiera haya sido su opinión, en su completa adhesión al Papa.

HE: Usted, monseñor, debió presenciar varias veces esa escena.

Pude comprobarlo en los cónclaves que eligieron al Beato Juan XXIII, y a los Siervos de Dios Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II.

HE: Acompañando al Papa, ¿qué viaje fue más inolvidable?

Uno de los más felices fue a Génova, por la intimidad con el Papa y por el entusiasmo con que se lo recibió. En esa oportunidad el Papa Juan Pablo II me dijo: “¡Este es su día!” Las calles principales estaban llenas, y las madres levantaban a sus niños en brazos para presentarlos al Papa, que los bendecía. Varias veces el mismo Juan Pablo II comentó y recordó con agrado ese viaje. Pero en todos los viajes había una constante, que era la cortesía y atención del Papa. Nos preguntaba como estábamos, si nos sentíamos cansados, si necesitábamos cualquier cosa. Pero esa intimidad se dio con todos. Pablo VI agradeció en Castelgandolfo que haya ido desde Roma para asistir lo; Juan Pablo I agradeció el discurso de inauguración de su Pontificado, que le entregué el día anterior. En fin, una gran experiencia.

HE: Monseñor, habiéndose relacionado tan íntimamente con cinco Papas, ¿qué cree que la Iglesia puede esperar del Santo Padre Benedicto XVI?

La elección del Papa Benedicto XVI fue extraordinariamente rápida, realizada con gran solicitud. Fue la res puesta a la espera del pueblo de Dios, que después de la muerte de Juan Pablo II sentía una gran expectativa. Y él con su humildad, gentileza, cultura, preparación, inteligencia, espíritu de oración, caridad y amor, permitió encontrar algo incomparable.

Por eso vemos tan llena la Plaza de San Pedro los domingos a la hora del ángelus. Es muy bonito que las personas vengan a verlo, pero también a visitar la tumba de Juan Pablo II. Es la comunión y la continuidad.

HE: Y como conclusión…

Quiero dejar un mensaje a los lectores. Vino un hombre enviado por Dios, llamado Juan, que trajo a la Iglesia y favoreció el desarrollo del carisma que distingue a los Heraldos del Evangelio y a todos los que comparten su espiritualidad.

Tuve ocasión de conocer dicho carisma de cerca, sea con su presencia en la iglesia de san Benedetto in Piscinula, de la que soy rector, o con la reciente visita a diversas casas de la rama masculina y femenina, en Brasil y España. Una espiritualidad verdaderamente propia, con la vida contemplativa, que no quiere decir hacer nada, sino adorar al Señor, hablar con él y escucharlo; y que se manifiesta en el amor y dedicación al prójimo. Los Heraldos tuvieron este gran desarrollo porque supieron unir la vida activa y la vida contemplativa en la vida comunitaria que los hace sentir a todos hermanos y hermanas, hijos del mismo padre.

Por eso, al leer los reportajes, [conviene] pensar en esto y reflexionar sobre lo escrito. Que cuando cada uno de nosotros vea esas maravillas, las haga objeto de su propia reflexión, en el sentido de cómo mejorar, para ser más dignos del Señor, más dignos de nuestros herma nos, y más agradecidos a Dios por todo lo que nos dio.

Y para eso, recurrir a la Virgen de Fátima, a Nuestra Señora de la Confianza y la Perseverancia, recurrir a ella que es una madre dulcísima, y que realmente nos guía en los caminos del Señor.

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

Continúa la saña de la persecución a la Iglesia: el caso de la diócesis china de Fuzhou

ras el acuerdo entre la Santa Sede y el gobierno chino el año pasado, el acoso a la Iglesia se ha mantenido y según muchos testimonios se ha acentuado. Miremos el caso de Fuzhou....Más

Papa envió mensaje por accidente aéreo en Etiopía

La comunicación está firmada por el Cardenal Secretario de Estado...Más

Papa en el Ángelus: No dialogar con el demonio

El Pontífice rezó ayer el Ángelus del primer domingo de Cuaresma...Más

Papa para la Jornada Mundial por las Vocaciones: Arriesgarse por la promesa de Dios

Con ocasión de la próxima Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, el Papa Francisco dio a conocer su mensaje, que lleva como título "La valentía de arriesgar por la promesa de Dios"...Más

En mayo, el Papa visitará Bulgaria y Macedonia del Norte

Entre los días 5 y 7 de mayo próximos el Papa Francisco hará una visita apostólica más...Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.