Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Europa »
Europa

Arzobispo de Praga habla sobre el legado del viaje de Benedito XVI a la República Checa

Publicado 2009/10/08
Autor : Gaudium Press

En entrevista a Gaudium Press, el cardenal Vlk cuestionó validez de la pesquisa que apuntó a la mayoría de los checos como ateos, habló sobre contiendas entre la Iglesia y el gobierno checo y dice que llevará la imagen del Niño Jesús de Praga a Aparecida

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

Praga (Jueves, 08-10-2009, Gaudium Press) Más de una semana después de la conclusión de la visita de Benedicto XVI a la República Checa, su 13º viaje apostólico internacional, uno de los principales arquitectos de la recepción del Pontífice en el país, el cardenal Miloslav Vlk, arzobispo de la capital Praga, habla del legado dejado por el paso del Santo Padre a la nación ex-comunista, señalada como una de las de mayor presencia de ateos de Europa.

En amplia conversación con la corresponsal de Gaudium Press, realizada en Praga, el cardenal Vlk habló justamente de los datos que señalaron a la mayoría de los checos como ateos, destacó la receptividad del pueblo checo hacia el Papa, comentó disputas judiciales entre la Iglesia y el gobierno del país en torno a las propiedades eclesiásticas e históricas, abordó el desafío vocacional y misionero en la nación este-europea y adelantó que espera en breve ir al Santuario de Aparecida en Brasil con la imagen del Niño Jesús de Praga.

Eminencia, ¿cuáles son sus primeras impresiones sobre esta visita del Santo Padre a la República Checa?

Las primeras impresiones de esta visita son muy positivas. ¡Es una sorpresa para todos! No solamente para mí, sino para todos, también para el Santo Padre. Porque antes de la visita, todos los diarios escribieron que el Papa iría a un país más secularizado que los otros. Y entonces, el Papa se sorprendió. Todos nos sorprendimos con la cantidad de personas que vinieron a Brno, por ejemplo. Ciento veinte mil fieles, tal vez más. Esto nos muestra que los miembros de la Iglesia no están disminuyendo, sino que son más numerosos que en otras visitas precedentes, como la del Papa Juan Pablo II. Y después, el Santo Padre sintió la fe con la cual los fieles participaron. La participación de los medios de comunicación checa también fue una gran sorpresa. Se pensaba en un país ateo, y al contrario, todos los medios de comunicación fueron muy favorables, muy positivos. Éstas son las principales impresiones.

¿Cuál es la importancia de este viaje para la Iglesia Católica en la República Checa? ¿Cuál momento fue más importante y significativo en su opinión?

La Iglesia Católica de nuestra sociedad era vista principalmente por los políticos, como un "grupo turístico", una asociación pequeña, al margen de la sociedad. Sin embargo, aquí se vio que la pequeña Iglesia Católica forma parte de la Iglesia Católica Universal mundial. Por lo tanto, no es un pequeño club al margen de la sociedad, sino una parte de la Iglesia Mundial. Esto tuvo un efecto muy, muy positivo. Vino el Papa, una gran personalidad, una autoridad, podemos decir, espiritual, moral, del mundo, y nosotros estamos con él. Entonces, él apoyo este pequeño rebaño. Esto es lo más importante, lo más significativo. Y su visita envolvió no solamente a los medios de comunicación, sino también a los políticos. Hasta al presidente Klaus que no siempre fue favorable a la Iglesia, se expresó muy positivamente. Algunos dijeron: "él hablo como un cristiano."

Las estadísticas muestran que la fe en la República Checa no es fuerte. Su Eminencia puede hablar un poco más sobre la realidad religiosa de los checos, ¿Cómo es la situación en relación a las vocaciones? ¿Cuáles fueron los cambios después del comunismo?

Se hablaba de una disminución de los miembros de la Iglesia Católica, principalmente en el censo de 2001. Pero se tienen muchas dudas en relación a este censo, hasta por algunos miembros que lo organizaron. Ellos dijeron que el censo no fue obligatorio y por eso es cuestionable. Yo no creo en estos números, pues la pregunta colocada fue "¿a cuál Iglesia pertenece?" y no si la persona era creyente o no. Hoy, las personas no quieren pertenecer a una Iglesia, como vimos en Alemania y Austria, donde las personas salen de las Iglesias por no querer pagar tasas. Pero esto no quiere decir que no sean creyentes. Aquellos que salen de la Iglesia en Austria, no se tornan no creyentes o ateos. Entonces esto es una cosa que se debe evaluar de otro modo. No es justo.

Vocaciones: Hay familias en crisis, como en todos los lugares, tal vez aquí más que en otros lugares. ¿Y de dónde pueden o deben surgir, nacer las vocaciones, si no de las familias? Si la familia está en crisis, las vocaciones están en crisis.

¿Cuáles son los cambios después del comunismo? Ciertamente los políticos se esforzaron para hacer un cambio económico, transformación económica como entonces dijeron. Pero ellos hicieron esta transformación sin la base de los valores. Y éste fue el mayor defecto de este cambio. Y después, las estructuras cambiaron. Pero en las cabezas, en los corazones de los políticos, principalmente, permaneció el comunismo. Es decir, la mentalidad comunista en la cual vivieron tanto tiempo. Esto fue una señal también en la organización de esta transformación económica sin valores. Ellos dijeron: primero la economía, después las otras cosas como los valores y otras cosas espirituales. Esto fue el gran defecto, el grande error de los políticos. Cambio de las estructuras, el espacio de la libertad sí, pero no los valores. La Iglesia permaneció al margen. No hubo colaboración en el ámbito de los valores. Hoy tenemos entonces el efecto de este proceso sin valores. Crisis política, crisis económica. No trabajamos juntos. Los políticos no quisieron, por ejemplo, restituir los bienes del Vaticano, no hicieron un acuerdo. Estas situaciones veremos como quedarán después del viaje del Santo Padre.

El viaje del Papa Benedicto XVI tuvo lugar por ocasión del 20º aniversario de la "Revolución de Terciopelo" que llevó a la caída del comunismo en su país. Su Eminencia puede contar la situación de la Iglesia Católica de la República Checa, todavía Checoslovaquia, en el período comunista. ¿Cuáles fueron las mayores dificultades?

La Iglesia estaba totalmente en manos de los comunistas. Los obispos no existían, fueron hechos prisioneros. El pueblo de Dios, sacerdotes y laicos, divididos. Los laicos no tenían permiso para colaborar con los sacerdotes. Los sacerdotes estaban solos. La unidad de la Iglesia estaba destruida, los comunistas prohibían todo. Solo en las Iglesias se podían celebrar los sacramentos.

Fuera de la iglesia, familia, juventud, nada. Y entonces el Concilio Vaticano II no pudo hacerse realidad, porque los comunistas lo frenaron. Tenían miedo de la modernización de la Iglesia, no la querían pues así se tornaba más atrayente. Ésta era la situación básicamente. Hoy es necesario vivir el Evangelio, hacer la propia experiencia y dar testimonio, porque la sociedad secularizada no quiere oír sermones, sino quiere oír los testimonios. Para este nuevo estilo, por el control de los comunistas, no estábamos preparados.

Después de la caída del comunismo nos esforzamos para traer a los laicos a "dentro de la Iglesia". Quiere decir, traerlos para que colaboren con los sacerdotes. Pero los sacerdotes estuvieron por cuarenta años acostumbrados a estar solos y a hacer solos. Fue difícil comenzar esta colaboración, pero me parece que dimos pasos en este sentido.

Ahora la cosa más difícil en las relaciones entre la Iglesia Católica y otras creencias cristianas, y el Gobierno Checo, son las cuestiones de los bienes y propiedades tomados por el gobierno comunista. ¿Este problema fue discutido por el cardenal secretario de Estado durante el encuentro con el Primer Ministro? ¿Su Eminencia piensa que este viaje pueda ayudar a resolver este problema?

La Iglesia en este momento de crisis económica, política, de nuestra sociedad, tiene algunos problemas que aún no fueron resueltos. Por ejemplo, la restitución de los bienes. Veinte años después de la caída del comunismo los políticos todavía no consiguieron arreglar lo que los comunistas hicieron. En verdad, ellos cubren estas injusticias y las dejan de la misma manera. Esto es terrible en una democracia. La Iglesia tiene libertad, pero somos dependientes del Estado en el ámbito económico. Los políticos se aprovechan, dicen a aquellos que pagan impuestos - "Ustedes tienen que pagar por la Iglesia." Esto es una mentira, porque el Estado nos ayuda, paga salario a los sacerdotes. Es como si nosotros recibiésemos de a poco la restitución de los bienes que ellos tienen en las manos.

Segunda cosa, el acuerdo con el Vaticano. Existe un nuncio aquí desde 1990, pero no hay un acuerdo entre el Vaticano y el Estado. Se firmó un acuerdo, pero quedó solamente como una ley en el ámbito del gobierno. No fue ratificado en el Parlamento porque un abogado de los tiempos comunistas hizo un discurso diciendo: "este acuerdo privilegia a la Iglesia Católica". Esto es una mentira y populismo, visto que la Iglesia Católica tiene una dimensión internacional y tiene el derecho de tener acuerdos internacionales. Este comunista agregó en el Parlamento que eso es una discriminación a las otras iglesias. Una nueva mentira, porque las otras iglesias no tienen esa dimensión internacional y porque no tienen el derecho de tener un acuerdo internacional.

Nosotros no somos contra ningún acuerdo de Estado con otras iglesias, sino este nuestro acuerdo internacional no es una discriminación a las otras iglesias. Con estas mentiras acabaron por frenar la aprobación en el Parlamento.

Y también la Catedral. Los comunistas no nacionalizaron la catedral en los años 50. Lo que hicieron fue definir oficialmente un área del Castillo, colocando dentro la Catedral como propiedad del Castillo, inscribiéndola como un bien del Estado con base en un decreto oficial. Y entonces dos tribunales decidieron que la Catedral pertenece a la Iglesia. Pero gracias a un recurso ante el Supremo Tribunal, la Catedral volvió a manos del Estado. Nosotros entramos con un recurso al Tribunal Constitucional y esperamos la resolución con un decreto, hace 17 años.

Estas son imágenes del ejemplo de cómo funcionan en nuestra "democracia" los derechos. Y también la ley sobre las Iglesias, sobre el lugar de las Iglesias en la sociedad, esto todavía no fue resuelto. El Ministerio de Cultura, hace cerca de cinco años modificó la ley que estaba en vigor desde 1992, restringiendo la libertad de la Iglesia. Nosotros protestamos y el Tribunal constitucional canceló 4 párrafos. Nuevas personas llegaron al Ministerio y recolocaron algunos de esos párrafos en la ley de nuevo y después lo corrigieron.

Son varias las cosas no resueltas. En este momento el gobierno está pasando por una seria crisis económica, con una deuda de aproximadamente 260 billones de coronas checas, resultante de una economía ruin hecha por los gobiernos precedentes. Un gobierno técnico quiere remediar el débito estatal. No es posible que nosotros pidamos 83 billone como recompensa por los bienes que están en manos del Estado. Postergamos esos problemas y esperamos un nuevo parlamento que sea más competente, después de las elecciones, que consiga resolver alguna cosa.

Me parece que este viaje del Santo Padre ha sido un viaje más pastoral. Pero en esta visita Pastoral el Santo Padre vino también para ayudar a dar fuerza a los hermanos a resolver lo que no fue aún resuelto. El cardenal Bertone y el Primer Ministro hablaron de todos estos problemas relativos a la relación Estado-Iglesia y constataron que la única cosa posible por hacer es postergar la ley de la restitución de los bienes para más adelante. Nada nuevo hasta el momento. Tenemos que esperar, la Iglesia tiene una dimensión duradera. Nosotros somos capaces de esperar, pues continuaremos aquí mientras los gobiernos cambian.

En la Iglesia Santa María de Victoria se venera al Niño Jesús de Praga y a Nuestra Señora Aparecida, brasileña. ¿Su Eminencia puede contarnos la historia de este culto brasileño? ¿Cómo llegó a Praga?

El Niño Jesús, ésta pequeña imagen, nos llegó de España en 1625, traída por una noble dama de Lobkovic. Entonces los carmelitas cultivaron esta veneración del Niño Jesús. Durante el comunismo no se pudo hacer nada. Pero los carmelitas de Arenzano cerca de Génova, Italia, cultivaron y difundieron esta veneración principalmente en los estados donde hubo colonización española como Argentina, y también Brasil y Filipinas. Estas personas, aún durante el comunismo, visitando Praga, venían a venerar al Niño Jesús, principalmente los que venían de Brasil. Entonces los obispos brasileños decidieron traer a la famosa Madre de Aparecida. Fue una gran fiesta y nosotros prometimos también llevar al Niño Jesús hasta Aparecida. Creo que eso pueda acontecer el año que viene.

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

Arquidiócesis de Belén, Brasil, inicia celebraciones por sus 300 años

Ella es la quinta jurisdicción eclesial más antigua de Brasil. La celebración lleva por tema "Anunciando el Evangelio de Jesucristo en la Amazonía". ...Más

Santuario de Aparecida acogerá VI Romería del Rosario de las Mujeres

"Mujeres del Rosario: escogidas y enviadas en Misión", será el tema del evento que tendrá lugar el 9 de marzo....Más

Búsqueda por espiritualidad crece entre universitarios de la PUC gaucha

Está ocurriendo un hecho inusitado en la Pontificia Universidad Católica (PUC) de Puerto Alegre (RS), Brasil......Más

Los Sacramentos no son algo que se compre, advierte sacerdote

La advertencia la hizo el Padre Luciano Massullo a propósito del centenario de la parroquia San Pedro, localizada en Puerto Alegre, Brasil. ...Más

Representantes de los Santuarios de Brasil participan del Encuentro Nacional

Desde el pasado lunes 18 de febrero, los Rectores de los Santuarios del Brasil están participando del 23º Encuentro Nacional de Santuarios de Brasil, que ocurre en la ciudad de Trindade en Goiás....Más

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.