Versión 0.8 Beta. Ingresar | Registrese

Ingresar

 
E-mail :
Contraseña :
Aun no se ha registrado?
Click aquí
Inicio » Iglesia Católica » Lugares del Mundo »
Lugares del Mundo

Molduras que cantan

Publicado 2018/10/15
Autor : Plinio Corrêa de Oliveira

El arte de hacer jardines con una vegetación frondosa junto a edificios antiguos y venerables constituye un cántico a la eternidad de Dios y a la gloria imperecedera de la Santísima Virgen María.

| Imprimir | Email E-mail | Report! Corregir | Share

He visto muchas cosas bonitas, antiguas, en las cuales siempre me llamó la atención una en particular: la parte que dice respecto a los jardines.

El ajardinamiento constituye una moldura dentro de la cual se dan los acontecimientos. Y yo, aunque no entienda nada de plantas, tengo alguna práctica en hacer comentarios al respecto de ambientes y costumbres.

Bajo este punto de vista, procuraré explicar el papel de la vegetación para la ambientación, no solamente de un edificio, sino también de los que en él viven. ¿Qué es el arte del ajardinamiento?

jardines de Versalles

"Huyendo" a los jardines de Versalles

No puedo olvidarme del verdadero encanto que sentí cuando por primera vez tuve una fotografía global del palacio de Versalles. Era una especie de fotografía aérea que daba una vista panorámica del jardín.

Me acuerdo que yo tenía una postal representando esa escena, en mi bolso en el Colegio San Luis. Y en las largas horas en que estaba obligado a estudiar cosas interesantes, pero también cosas no interesantes, una de las formas de "huir" era levantar la tapa de mi escritorio y quedarme mirando las fotografías de los jardines de Versalles, las alamedas, etc. ¡Yo quedaba encantadísimo con el jardín!

Diversas formas de belleza en un jardín

Siempre me atrajo la atención el hecho de que cuando hay un palacio o una iglesia, y a su alrededor un jardín, existe un elemento inerte, que es el edificio, y un elemento mutable constituido por el propio jardín. Este va sufriendo modificaciones a lo largo de las varias estaciones del año; es alterable de acuerdo con lo que en él se planta, en fin, cambia enormemente.

Como todo edificio dura mucho más que la vegetación que lo circunda, las plantas tienden a envejecer a su alrededor, y por causa de eso tiene su propia vejez agravada por el envejecimiento de la vegetación. Un edificio se cubre, entonces, de altos árboles llenos de sombras - a veces estos árboles traen en el tronco la cicatriz de largas edades heroicamente atravesadas - y lo tornan más digno. Pero es una dignidad que se suma a otra dignidad; una vejez que suma a otra vejez, una penumbra que se acrecienta a la moldura de otra.

jardines de Versalles

El cántico de la suma de las edades

Ahora, la teoría de la suma de las edades pediría que el edificio y el jardín presentasen todas las edades y, al lado de una venerable ancianidad, mostrasen el esplendor de una juventud repleta de lozanía.

Se comprende que haya un jardín sólo con elementos viejos, como determinados jardines de palacios italianos en que, por un inteligente descuido, los árboles hasta se pudren y caen, las aguas se estancan y surgen mosquitos... ¡Eso tiene una grandeza del pasado, que es una cosa fenomenal! Sin embargo, me causaba cierta mala impresión ver siempre el pasado circundado de cosas que hablaban de muerte. Y me parecía necesario que algunas formas de vegetación cercasen los edificios magníficos y antiguos de toda la lozanía de la cosa nueva.

En este sentido hay determinadas plantas encantadoras que tienen el aire de algo siempre joven, cuyas hojas parecen estar en su primera alegría saludando los primeros rayos del sol.

La visión de ese contraste me sugiere la siguiente idea: ¡cómo es bonito plantar, al lado de monumentos venerables y antiguos, vegetaciones nuevas y llenas de lozanía! ¡Cómo es bello que las edades, las fuerzas se sumen y que todas juntas canten la eternidad de Dios y la gloria imperecedera de Nuestra Señora!

Así deben ser las cosas, pensaba yo, y entonces concluí: si algún día me fuere dado disponer la ordenación de algún gran jardín de palacio, iglesia o plaza pública, haré que haya junto a lo antiguo - conservado en la fuerza convencida, desinhibida y afirmativa de su continuidad -, algo de nuevo que hable de una vida que emerge con pujanza en el momento mismo de su nacimiento.

(Extraído de conferencia del 8/3/1980)

jardines de Versalles

 

Su voto :
0
Resultado :
0
- Votos : 0

Artículos Recomendados

Últimos vídeos   ‹‹‹

Copyrigth Heraldos del Evangelio - Todos los derechos Reservados.