Sembrar la Palabra de Dios, aún en medio de pecados y fracasos, indicó el Papa

Publicado 2019/03/06
Autor: Gaudium Press

Hoy, en la catequesis de la Audiencia General, el Papa Francisco profundizó en el segundo pedido que se hace en el Padre Nuestro, "Venga a nosotros tu Reino"

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 06-03-2019, Gaudium Press) Hoy, en la catequesis de la Audiencia General, el Papa Francisco profundizó en el segundo pedido que se hace en el Padre Nuestro, "Venga a nosotros tu Reino". "Jesús anuncia una gracia maravillosa: Dios, el Padre, nos ama, está cerca nuestro y nos enseña a ir por el camino de la santidad", expresó Francisco.

1.png

El Pontífice manifestó que Jesús inicia su predicación en Galilea proclamando que "El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; conviértanse y crean en el Evangelio", y que con ello anuncia "la Buena Noticia de la salvación".

"Jesús ya desde el comienzo de su misión anunciaba la llegada del Reino, y animaba a la gente a convertirse para acoger en sus vidas la Buena Noticia de la salvación. Cuando en un mundo tan marcado por el pecado y el sufrimiento rezamos con la expresión 'venga a nosotros tu Reino', le pedimos a Dios que no se aleje de nosotros, que lo necesitamos".

Afirmó el Papa que la victoria de Cristo no se ha realizado plenamente, en un mundo "marcado por el pecado". Un mundo, "de guerras y de tantas formas de explotación", pues "muchos hombres y mujeres viven todavía con el corazón cerrado":

"Es especialmente en estas situaciones que la segunda invocación del Padre Nuestro emerge en los labios del cristiano: Venga a nosotros tu reino. Es como decir: te necesitamos, Jesús; necesitamos que en todas partes y para siempre tú seas Señor entre nosotros!", dijo el Papa.

El Pontífice concluyó su catequesis invitando a sembrar la Palabra de Dios aún en medio "de nuestros pecados y fracasos". Darle la luz de esa Palabra a aquellas personas "que han sido derrotadas y doblegadas por la vida, a las que han probado más el odio que el amor, a las que han vivido días inútiles sin entender nunca por qué". A esas personas que creen "que han luchado por nada y que el mal domina en este mundo. Sentiremos responder entonces la oración del 'Padre Nuestro'. Repetirá por enésima vez esas palabras de esperanza, las mismas que el Espíritu ha sellado en todas las Sagradas Escrituras: ¡Sí, vengo pronto! Amén. Ven, Señor Jesús. Que la gracia del Señor Jesús sea con todos". (Ap 22,20).

Con información de Vatican News