Papa para la Jornada Mundial por las Vocaciones: Arriesgarse por la promesa de Dios

Publicado 2019/03/11
Autor: Gaudium Press

Con ocasión de la próxima Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, el Papa Francisco dio a conocer su mensaje, que lleva como título "La valentía de arriesgar por la promesa de Dios"

Ciudad del Vaticano (Lunes, 11-03-2019, Gaudium Press) Con ocasión de la próxima Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, que tiene lugar el 12 de mayo, el Papa Francisco dio a conocer su mensaje, que lleva como título "La valentía de arriesgar por la promesa de Dios".

Refiriéndose a los primeros discípulos, el Pontífice habló de la "sorpresa de un encuentro", que muestra "en el horizonte un mar más amplio".

Dios respeta nuestra libertad

"La llamada del Señor -expresa Francisco- no es una intromisión de Dios en nuestra libertad; no es una "jaula" o un peso que se nos carga encima. Por el contrario, es la iniciativa amorosa con la que Dios viene a nuestro encuentro y nos invita a entrar en un gran proyecto, del que quiere que participemos".

El Papa habló de las diversas "llamadas" que recibe el hombre a lo largo de su vida.

Primero la que se da con el bautismo, en la cual "desde la infancia somos iniciados en el arte de la oración y del compartir fraterno".

Luego la posibilidad de "casarse en Cristo y formar una familia, así como otras vocaciones vinculadas al mundo del trabajo y de las profesiones, al compromiso en el campo de la caridad y de la solidaridad, a las responsabilidades sociales y políticas, etc.".

5.jpg

Pero también, "en el encuentro con el Señor, alguno puede sentir la fascinación de la llamada a la vida consagrada o al sacerdocio ordenado. Es un descubrimiento que entusiasma y al mismo tiempo asusta, cuando uno se siente llamado a convertirse en 'pescador de hombres' en la barca de la Iglesia a través de la donación total de sí mismo y empeñándose en un servicio fiel al Evangelio y a los hermanos. Esta elección implica el riesgo de dejar todo para seguir al Señor y consagrarse completamente a él, para convertirse en colaboradores de su obra".

El Papa invita a no dejarse "contagiar por el miedo, que nos paraliza ante las altas cumbres que el Señor nos propone" y mirar a María: "Incluso en la historia de esta joven, la vocación fue al mismo tiempo una promesa y un riesgo. Su misión no fue fácil, sin embargo no permitió que el miedo se apoderara de ella. Su sí «fue el "sí" de quien quiere comprometerse y del que quiere arriesgar, de quien quiere apostarlo todo, sin más seguridad que la certeza de saber que era portadora de una promesa".

Con información de Aica