Segunda Romería Nacional a Aparecida

Publicado 2010/10/14
Autor: Redacción

4.500 participantes del Apostolado del Oratorio se encontraron en el Santuario Nacional de Aparecida, Brasil.

 

Múltiples son las advocaciones bajo las que se presenta la Santísima Virgen: Nuestra Señora de Fátima, de Lourdes, de Guadalupe, del Pilar, de La Salette y muchas más. En Brasil, la de Aparecida es la que mejor representa el fuerte vínculo del pueblo brasileño con esa Madre que, con tanto cariño y solicitud, se dispone a auxiliar a sus hijos en este valle de lágrimas.

1.jpg
Casi cinco mil miembros del Apostolado del Oratorio de diversas ciudades brasileñas participaron compenetrados en la Santa Misa presidida por Mons. Raymundo Damasceno Assis, Arzobispo de Aparecida y presidente del CELAM

El día 14 de agosto, aproximadamente unos 4.500 participantes del Apostolado del Oratorio, llegados de más de 70 ciudades de varios Estados: São Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais, Espíritu Santo y Paraná, se encontraron en el Santuario Nacional de Aparecida para agradecerle juntos a la Patrona de Brasil todos los favores recibidos de sus manos virginales y pedirle que bendijese a las familias de ese país y del mundo entero.

3.jpgEl momento principal de la romería fue la solemne Misa en el altar mayor de la basílica, presidida por el Arzobispo de Aparecida y presidente del CELAM, Mons. Raymundo Damasceno Assis, y concelebrada por el Obispo de Lorena, Mons. Benedito Beni dos Santos, y catorce sacerdotes.

Al final de la celebración, tras las palabras de agradecimiento del P. Antonio Guerra, EP, asistente espiritual del Apostolado del Oratorio, la asamblea acogió calurosamente a la imagen de Nuestra Señora Aparecida, llevada en procesión hasta el altar por miembros de la rama femenina de los Heraldos del Evangelio, para que fuera venerada por los peregrinos.

 

 

 

2.jpg
Celebrantes y fieles acompañaron con emoción la entrada de la imagen de Nuestra Señora Aparecida, llevada en procesión solemne por las hermanas de Regina Virginum, rama femenina de los Heraldos.

* * *

Pidamos también nosotros a la Reina de Brasil que bendiga a nuestras familias, a nuestros parientes, a nuestros párrocos y a nuestros Pastores; que Ella continúe tocando los corazones de las personas apartadas de Dios, llevándolas al seno de la Santa Iglesia.

4.jpg