El gobernador de São Paulo participa en una Misa con los Heraldos

Publicado 2011/03/16
Autor: Redacción

Al final de la Eucaristía, el gobernador hizo uso de la palabra para manifestar la “alegría de encontrarnos juntos aquí, este domingo, pidiéndole bendiciones a Dios".

 

El día 30 de enero se celebró una Misa por las intenciones del gobernador de São Paulo, el Dr. Geraldo Alckmin Filho, en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, en Caieiras.

 

1.jpg

Además del gobernador y su esposa, María Lucía, estuvieron presentes el presidente de la Federación de Agricultura del Estado de São Paulo, el Dr. Fabio de Salles Meirelles, también acompañado por su esposa, Ivelle, y varias autoridades civiles de la región.

2.jpg

Dr. Geraldo
Alckmin Filho.

La iglesia está localizada en la Casa Generalicia de la Sociedad Regina Virginum, donde residen las jóvenes de la rama femenina de los Heraldos del Evangelio.

Al final de la Eucaristía, el gobernador hizo uso de la palabra para manifestar la “alegría de encontrarnos juntos aquí, este domingo, pidiéndole bendiciones a Dios” para el nuevo mandato en el Ejecutivo estatal. Dirigiéndose a Mons. João S. Clá Dias, EP, dijo. “São Paulo, Brasil, la Iglesia le necesitan mucho”. Igualmente agradeció a los Heraldos del Evangelio “su trabajo de evangelización” y “la labor social de auxilio a los necesitados y ver en el prójimo a un hermano”. Y concluyó su discurso con “unas palabras de cariño”: “Invítennos otras veces para que tengamos la alegría de participar en la Santa Misa juntos”.

Por su parte, el Dr. Fabio de Salles Meirelle enalteció a la persona del Dr. Geraldo Alckim Filho como hombre público íntegro y de gran Fe. Y con respecto a monseñor João S. Clá, afirmó que él “no sólo conduce a sus ovejas, sino que también ilumina por donde pasa, porque tiene en su corazón una espiritualidad que consiste en unir a los hombres a la voluntad de Dios”.

3.jpg   4.jpg

Mons. João Scognamiglio Clá Dias, EP, recibiendo (a la izquierda) al Dr. Fabio y a su esposa, Ivelle Meirelles; y ofreciendo al matrimonio Alckim (a la derecha) un hermoso oratorio del Inmaculado Corazón de María.