Los Heraldos del Evangelio reciben Iglesia en Perú

Publicado 2009/05/16
Autor: Redacción

El 31 de marzo de 2008, en la Solemnidad de la Anunciación del Señor, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primada del Perú, presidió la Eucaristía en la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, del Monasterio de las Agustinas

El 31 de marzo de 2008, en la Solemnidad de la Anunciación del Señor, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primada del Perú, presidió la Eucaristía en la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, del Monasterio de las Agustinas, en la capital peruana.

IglesiaPeru1.jpg
Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, Monasterio de la Encarnación,
en Pueblo Libre (Lima - Perú)


La ceremonia señaló el inicio de las actividades pastorales de tres heraldos sacerdotes en esta Iglesia.

En su homilía, el Cardenal discurrió sobre la manera por la cual el Espíritu Santo inspira continuamente nuevos carismas y nuevas realidades dentro de la Iglesia, entre las cuales los Heraldos del Evangelio.

Comentó en seguida diversos aspectos del carisma de esta asociación, como el amor a la liturgia, la devoción a María Santísima, especialmente bajo la invocación de Fátima, y la busca de la santidad.

IglesiaPeru2.jpg   IglesiaPeru3.jpg
El Cardenal Juan Luis Cipriani bendice las
llaves de la Iglesia.
  El Cardenal Juan Luis Cipriani y los concelebrantes, en un momento de la liturgia.

Destacó, además, el trabajo de los Heraldos en su Arquidiócesis y su unión con el Pastor. Hizo una mención muy cariñosa a las Religiosas Agustinianas que, con su vida de contemplación y oración, vivifican el apostolado.

Por fin, manifestó su agradecimiento a Mons. João S. Clá Dias, EP, - fundador y Superior General de los Heraldos del Evangelio - por haber cedido tres sacerdotes de esta institución para asumir el encargo pastoral de la mencionada iglesia.

Al final de la Celebración Eucarística, el Cardenal Cipriani coronó, entre aplausos de la multitud de fieles presentes, la imagen peregrina del Inmaculado Corazón de María.