Remedio para los males de hoy: El Divino Espíritu Santo

Publicado 2013/05/20
Autor: Gaudiuim Press

En mensaje divulgado en la página de la Diócesis, Mons. Demetrio Fernandez, Obispo de Córdoba, España, demostró la importancia de la devoción al Divino Espíritu Santo, en los días actuales

Córdoba (Lunes, 20-05-2013, Gaudium Press) En mensaje divulgado en la página de la Arquidiócesis, Mons. Demetrio Fernandez, Obispo de Córdoba, España, demostró la importancia de la devoción al Divino Espíritu Santo, en los días actuales.

1.jpg

Delante de los desafíos de una sociedad globalizada e inmersa en diversas crisis, afirma el prelado que "vivimos tiempos de turbulencias en muchos campos. Necesitamos que el Espíritu Santo nos aclare sobre la verdad de Dios y del hombre, que nos dé fuerzas para seguir la voluntad de Dios, que nos impulse a la misión de llevar el Evangelio a todas las personas. Por ejemplo, en defensa de la vida humana".

Mons. Fernández dice que no es lícito a nadie impedir la vida en el seno materno, y que todo ser humano tiene derecho a la vida desde su concepción, no habiendo razón que justifique el aborto.

A los jóvenes alertó que no se deben entregar a un placer hedonista que tira el sentido del verdadero amor y que "el Espíritu Santo nos inunda con su amor, no solamente el alma, sino también el cuerpo, haciendo de nuestra carne un lugar de la gloria de Dios. La castidad es posible, porque es virtud que el Espíritu Santo produce en nosotros, animándonos a superar el pecado y a convertir nuestro cuerpo en templo de su gloria".

Explica que la sexualidad es el lenguaje y la expresión del amor, siempre que esté en su lugar y momento, determinados por la ley de Dios. Siendo así es un fruto del Espíritu Santo, dentro del universo de la vida cristiana.

Citando a San Pablo en Gálatas, el obispo recordó que los frutos del Espíritu Santo son la "caridad, gozo, paz, paciencia, longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia, castidad". (HN)