Al Ángel de la Guarda

Publicado 2009/04/12
Autor: Catecismo de la Iglesia Católica

Ángel de la Guarda, mí dulce compañía...

Ángel de la Guarda, mí dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día, no me dejes solo, que me perdería. Hasta que me pongas en paz y alegría, con todos los santos, Jesús, José y María.