Cardenal Cipriani invitó a los fieles para que se acerquen a la Confesión con fe y humildad

Publicado 2014/03/31
Autor: Gaudium Press

Durante la Santa Misa que presidió en la Catedral de Lima el pasado 30 de marzo, IV Domingo de Cuaresma, el Arzobispo recordó que "la cruz es el camino de la salvación".

Lima (Lunes, 31-03-2014, Gaudium Press) Una invitación para que los fieles se acerquen al Sacramento de la Confesión con humildad y con fe durante este Tiempo de Cuaresma fue la que hizo el Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima, el pasado 30 de marzo, IV Domingo de Cuaresma, durante la celebración Eucarística que presidió en la Catedral de Lima.

Uniéndose a la invitación del Papa Francisco, quien animó el 28 de marzo la jornada de 24 horas de confesión en Roma, el purpurado peruano recordó que el camino de la salvación es la cruz, es Jesucristo y su misericordia: "La cruz está asociada a la alegría. Acércate a la Confesión. La cruz es el camino de la salvación. La fe no solo ve objetos materiales, también ve lo espiritual. Busca lo que a Dios le agrada. Por eso tenemos que volver a pedirle al Señor: auméntanos la fe".

Arzobispado de lima.jpg
Cardenal Cipriani / Foto: Arzobispado de Lima.

Durante su homilía el Cardenal Cipriani también recordó que es Dios quien da el don de la fe, pero es el hombre, con la libertad que el mismo Dios le ha dado, quien decide acogerlo o no: "La Iglesia predica a Cristo. Algunos lo aceptan, otros lo rechazan. La fe es un ofrecimiento que Dios nos da como anteojos para ver mejor la realidad".

"A veces -comentó el Arzobispo- lo que Dios nos dice no nos interesa, nos interesa lo que yo quiero o lo que a mí me gusta", por eso -como continuó el purpurado- "hace falta humildad para decirle al Señor: enséñame y ayúdame".

Es por ello que el Cardenal oró al Señor para que "nos aumente la fe" en Jesucristo y en su Iglesia. "No se puede decir ‘creo en Cristo, pero no en la Iglesia', porque Cristo fundó la Iglesia. Tampoco se puede decir ‘creo en Cristo pero no en este o tal obispo', porque el obispo representa a Cristo en la Iglesia local. No son opiniones, esto es lo que Dios ha revelado a la Iglesia y la Iglesia lo lleva a todos los hijos bautizados", concluyó el purpurado.

Además de Lima, varias diócesis peruanas se unieron a la jornada de reconciliación convocada por el Santo Padre, entre ellas la Arquidiócesis de Trujillo que celebró en la Basílica Catedral una intensa jornada de confesiones, que comenzó desde las 5:00 de la tarde del viernes 28 de marzo y se extendió hasta las 4:00 de la tarde del sábado 29. La celebración de la liturgia penitencial, con la cual comenzó la maratón de confesiones, estuvo presidida por Mons. Miguel Cabrejos Vidarte, Arzobispo de Trujillo.

Con información del Arzobispado de Lima y Conferencia Episcopal Peruana.