La Eucaristía "es un sacramento para ir avanzando en la vida", Cardenal Cipriani en la Fiesta de Corpus Christi

Publicado 2014/06/24
Autor: Gaudium Press

El Arzobispo de Lima presidió el pasado domingo 22 la Santa Misa y procesión Eucarística en la Plaza Mayor con motivo de la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Lima (Martes, 24-06-2014, Gaudium Press) Un ambiente de gran fervor Eucarístico fue el que se vivió el pasado domingo 22 de junio en la Plaza Mayor de Lima con la celebración del Corpus Christi. La festividad, presidida por el Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima, comenzó a las 10:00 de la mañana en el atrio de la Basílica de la Catedral con una Eucaristía y siguió con la solemne procesión del Santísimo Sacramento a la que acudieron miles de fieles capitalinos.

Durante su homilía el purpurado peruano recordó que el Corpus Christi "es la fiesta de Cristo en la Eucaristía", donde ella "es un sacramento para ir avanzando en la vida".

Corpus1.jpg
Cardenal Cipriani durante la Procesión con el Santísimo Sacramento / Foto: Arzobispado de Lima.

En este sentido, reflexionó: "Piensa que ese recibir a Cristo durante tantos años es un desafío para decir: ¿si tantos años lo recibo cómo no soy cada día mejor?, piensa cuántas veces el señor calma ese temor, esa duda, esos ataques del demonio que te quieren envenenar. El Cuerpo de Cristo va siendo el alimento que me acompaña en ese caminar, es un sacramento para la misión, para ir adelante con Cristo y con la Iglesia".

Por ello el Cardenal Cipriani hizo un llamado de atención: "Es un escándalo que quien recibe la Eucaristía no esté unido a Cristo, no esté unido al obispo cabeza visible de la arquidiócesis; al Santo Padre, Vicario de Cristo. La unidad no es un conjunto de ideas comunes, la unidad viene del Cuerpo de Cristo que nos une en un mismo sentimiento, en una misma doctrina".

"Cristo representa una misma enseñanza en la fe, un solo bautismo, no dejemos que este relativismo que tantas veces vemos en calles y plazas nos engañe. Cristo nos ha dejado una sola fe contenida en el Credo, unos sacramentos, una cabeza visible, el Papa; un obispo en cada diócesis, sin esto no hay iglesia católica", prosiguió el Arzobispo.

Asimismo, recordó a los creyentes la importancia de recibir la santa Comunión en estado de gracia: "Necesitamos tener el alma limpia de pecado para recibirlo, no es verdad que cualquiera puede comulgar de cualquier manera; hay que tener el alma limpia, para eso está la Confesión, ella será nuestra Madre que nos lleva a la cruz, a proteger la familia y a los niños".

Corpus2.jpg
Alfombras coloridas abrieron paso al Santísimo / Foto: Arzobispado de Lima.

En otro momento también animó a los fieles para que se acerquen al Santísimo Sacramento en las capillas de adoración que ha venido impulsando el purpurado en la Arquidiócesis: "Siempre me ha gustado que Lima fuese, como lo es ahora, una ciudad Eucarística y le doy muchas gracias a Dios y también a los sacerdotes y religiosos porque en estos 15 años se han multiplicado esas capillas del Santísimo. Ahora en muchos rincones de la ciudad tenemos a Jesús esperándonos para poder ir a visitarlo. Cristo está presente en todos los barrios, hagamos un propósito de visitarlo más frecuente en las capillas del Santísimo".

Durante la procesión del Corpus Christi, en la que se oró de manera especial por la familia y la defensa de la vida, participaron alrededor de 5 mil fieles procedentes de diversas parroquias, colegios, universidad, hermandades y cofradías, así como movimientos católicos juveniles de Lima.

Con información del Arzobispado de Lima.