Más que un evento social, el matrimonio es un Sacramento, afirma el Papa

Publicado 2018/10/01
Autor: Gaudium Press

En discurso pronunciado en la Basílica de San Juan de Letrán, el pasado jueves, el Pontífice afirmó que "el matrimonio [es] (...) un verdadero Sacramento que comporta una preparación adecuada y una celebración consciente"

Ciudad del Vaticano (Lunes, 01-10-2018, Gaudium Press) En discurso pronunciado en la Basílica de San Juan de Letrán, el pasado jueves, el Pontífice afirmó que "el matrimonio no es solamente un evento ‘social', sino un verdadero Sacramento que comporta una preparación adecuada y una celebración consciente".

7.jpg

Esta declaración fue hecha a los participantes del curso promovido por la Diócesis de Roma y el Tribunal de la Rota sobre matrimonio y familia en aquella Basílica Romana.

En la justificación de este curso, se informa que su objetivo es "examinar los desafíos y proyectos pastorales relacionados a la familia, considerada Iglesia doméstica y santuario de la vida".

Palabras del Papa

"El vínculo matrimonial requiere de parte de los novios una elección consciente, que pondere la voluntad de construir juntos algo que jamás deberá ser traicionado o abandonado", subrayó Francisco en su discurso.

Para él, "la raíz última de los problemas que se presentan después de la celebración del sacramento nupcial, se debe buscar no solamente en una inmadurez escondida y remota manifestada inesperadamente, pero, sobre todo en la debilidad de la fe cristiana y en la falta de acompañamiento eclesial".

Es por eso que existe la necesidad de "un catecumenado permanente para el Sacramento del matrimonio que dice respecto a su preparación, celebración y a los primeros tiempos sucesivos. Es un camino compartido entre sacerdotes, agentes pastorales y esposos cristianos", dijo Francisco que continuó justificando la necesidad de un "catecumenado permanente":

"El acompañamiento del ministro ordinario ayudará a los futuros esposos a comprender que el casamiento entre un hombre y una mujer es señal de unión conyugal entre Cristo y la Iglesia, tornándose conscientes del significado profundo del paso que están dando".

Francisco destacó además que "en los cursos de preparación para el matrimonio es indispensable retomar la catequesis de iniciación cristiana a la fe, cuyos contenidos deben ser leídos por los esposos".

Después de las nupcias

Para encerrar sus palabras, Francisco también dijo que "A través de una actitud de acogida sincera de la pareja, un lenguaje adecuado y una presentación clara de los contenidos, es posible activar dinámicas que superen lagunas difusas: sea la falta de formación catequética, la carencia de un sentido filial de la Iglesia...".

Para el Pontífice, "la mayor eficacia del cuidado pastoral se realiza donde el acompañamiento no cesa con la celebración de las nupcias, prosigue al menos en los primeros años de vida conyugal".

Y, entonces, por ese motivo, el Papa propuso "coloquios personalizados y momentos comunitarios para intentar ayudarlos con los instrumentos y con el apoyo necesario para vivir su vocación". (JSG)