Cardenal Arzobispo de San Pablo, Brasil, ordena a 11 nuevos diáconos

Publicado 2018/12/18
Autor: Gaudium Press

El Cardenal Scherer resaltó que los ordenandos "deben vivir la caridad, pues los diáconos deben estar atentos y servir a los hermanos, sobre todo a los más necesitados, a los excluidos. También a aquellos excluidos de la Iglesia"

San Pablo (Martes, 18-12-2018, Gaudium Press) El pasado sábado 15 de diciembre, el Arzobispo Metropolitano de San Pablo - Brasil, Cardenal Odilo Pedro Scherer, presidió una Misa de Ordenación Diaconal en la Catedral de la Sede. En la ocasión, fueron ordenados ocho diáconos permanentes y cuatro seminaristas, que posteriormente serán ordenados sacerdotes.

2.jpg

Durante su homilía, el purpurado afirmó que ese rito de ordenación diaconal está cargado de significado y los vocacionados, después de un período de preparación, están listos para recibir la orden del diaconado. "Dios llama a las personas, pero este llamado sucede de muchos modos. La Iglesia, a estos llamados, indica un camino de formación y preparación para que vivan su vocación y ejerzan la misión de diáconos", subrayó, recordando a los seminaristas que ellos serán eternamente diáconos, pues el sacerdote no deja de ser diácono al recibir la orden del presbiterado.

3.jpg

El Cardenal resaltó además que los ordenandos "deben vivir la caridad, pues los diáconos deben estar atentos y servir a los hermanos, sobre todo a los más necesitados, a los excluidos. También a aquellos excluidos de la Iglesia", pues "los diáconos son ministros de la misericordia de Dios".

Comentando la liturgia del tercer domingo del Adviento, el Arzobispo de San Pablo explicó que todos somos llamados a la alegría, al coraje, a la perseverancia. "No somos llamados a una alegría vacía, sino a aquella alegría sentida dentro, a la certeza de que no estamos solos. Él está en medio de nosotros. El cristiano debe ser testigo de la esperanza y la alegría", destacó.

4.jpg


"Expresemos nuestra alegría porque Dios está en medio de nosotros. Hoy, debemos estar todavía más alegres, porque tenemos nuevos diáconos en la Arquidiócesis y eso es una señal de que Dios no abandona su mies. Así, la mies no se quedará sin pastores y en nombre de Cristo Pastor, ellos cuidarán de la mies para que no se pierda. Y ustedes hijos, que serán ordenados diáconos, el Señor os ha dado el ejemplo para que como él lo hagáis también vosotros", concluyó. (EPC)